•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua continúa situándose como ejemplo de la producción de energía eléctrica con fuentes renovables. Recientemente, la fundación The Climate Reality Project —fundada en 2006 por el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore— reconoció al país como una de las tres naciones, junto a Suecia y Costa Rica, que están marcando a nivel mundial la ruta a seguir en este campo, que constituye la principal forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.  

Y no es para menos. El 27.5% que representaba la generación de energía renovable en el 2007, pasó al 52.4% en el 2014, y el Gobierno se ha planteado la meta de alcanzar el 90% en el 2020, con proyectos de inversión pública, privada y mixta.  Solo entre el 2007 y el 2013, los proyectos eólicos, de biomasa, hidroeléctricos y solares suministraron 180 megavatios adicionales a la red nacional de distribución eléctrica que cada día tiene una demanda de 550 megavatios.

En el caso de la energía eólica, los proyectos más representativos en el país son Amayo I y II ubicados en el departamento de Rivas y dirigidos por el consorcio canadiense Amayo S.A., que producen unos 63 megavatios.

DIVERSIDAD DE FUENTES

Se espera, además, que el proyecto hidroeléctrico Tumarín, que se encuentra en proceso de desarrollo en el Caribe Sur de Nicaragua, aporte 253 megavatios cuando inicie sus operaciones a finales del 2019, según las proyecciones.

César Zamora, gerente país de la empresa energética IC Power, apuntó que la apuesta de Nicaragua por la energía limpia surgió como una solución a la crisis de desabastecimiento de electricidad que vivió el país antes del 2007.

“Se propuso la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables y con el nuevo Gobierno (2007, Daniel Ortega) inició un diálogo con representantes del sector energético y el Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) para planear cómo salir de esa crisis”, recordó.

Costa Rica y Suecia son los otros países que junto a Nicaragua destacan como ejemplo a nivel mundial en la generación de energía eléctrica con fuentes renovables, según la iniciativa The Climate Reality Project.

Zamora mencionó que se ha logrado inyectar a la red de distribución 180 megavatios de energía eólica, 70 megavatios de energía geotérmica del complejo San Jacinto-Tizate, 50 megavatios de energía hidroeléctrica de los proyectos Larreynaga (estatal), Hidropantasma y El Diamante, que entró a funcionar en diciembre pasado, mientras que en biomasa se espera que este mes entren el ingenio Montelimar con 30 megavatios y los ingenios Santa Rosa y San Antonio, con 80 megavatios entre los dos.

“Y hay planes que en diciembre de 2017 entre el ingenio Casur con 30 megavatios más”, agregó Zamora, quien afirmó que solo en energía geotérmica Nicaragua tiene la capacidad de exportar 150 megavatios a los países vecinos, especialmente entre abril y marzo a Panamá, Costa Rica, Honduras y El Salvador.

ATRAYENDO INVERSIÓN

Para Jahosca López, coordinadora de la oficina de la Asociación Renovables Nicaragua, el destacado desempeño del país en este sector se debe a las políticas que ha impulsado el Gobierno para incentivar la inversión nacional y extranjera, concretamente la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables, Ley 532.

En junio de 2015, dicha ley fue reformada por la Asamblea Nacional con 84 votos a favor para prorrogar por tres años más los incentivos para nuevos proyectos de energía renovable. Uno de los argumentos dados en esa ocasión por los legisladores fue que en la medida que el país transforma su matriz energética se reduce la tarifa eléctrica.

López señaló que también ha influido el desarrollo tecnológico, que ha permitido formular y ejecutar proyectos más eficientes; el desarrollo de capacidades de operación y mantenimiento de este tipo de proyectos, y la inversión de la cooperación externa en proyectos de pequeña escala para promover el desarrollo social de ciertas comunidades con un enfoque medio ambiental.

MUCHO POTENCIAL

La coordinadora de la oficina de la Asociación Renovables Nicaragua recordó que el potencial de Nicaragua en la generación de energías renovables está entre los 4,500 y 5,000 megavatios; ello de acuerdo al cálculo que realizó en el 2014 la Agencia Internacional para las Energías Renovables (Irena, por sus siglas en inglés) con base en las fuentes hidroeléctricas, geotérmicas, eólicas, solares y de biomasa disponibles.

La especialista refirió además que Nicaragua ha sido uno de los países latinoamericanos que se ha destacado en la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4All, por sus siglas en inglés), de la Organización de la Naciones Unidas, y que es dirigida directamente por su secretario general Ban Ki-moon, aunque a nivel regional es impulsada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID, y a nivel nacional por el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Al ser parte de esta iniciativa, los países tienen los compromisos de alcanzar el acceso universal a la energía eléctrica, duplicar la participación de las energías de fuentes renovables en la matriz energética y duplicar el porcentaje de eficiencia energética, que se refiere a medidas para reducir las pérdidas en la cadena de generación, transmisión y consumo de la energía.

"Una vez que la electricidad se inyecta a la red, todos los consumidores se ven beneficiados: el consumo residencial, la pequeña industria y la gran industria productiva”.  Jahosca López, coordinadora de la oficina Asociación Renovables Nicaragua.

“Nicaragua fue de los primeros países en adherirse a esta iniciativa y de los primeros cinco en elaborar su diagnóstico sobre la brecha en el acceso a energía eléctrica y analizar su situación real en cuanto a los tres compromisos, además, en este momento está elaborando un plan de acción que está siendo acompañado por el BID, Irena y otros actores claves”, apuntó López.

A juicio del gerente país de IC Power, Nicaragua debe aprender a administrar la abundancia de energía que produce, indicando que uno de los principales cuellos de botella que hay en ese sentido es que la demanda durante la madrugada no llega a los 400 megavatios y que una solución es que se reduzca la tarifa entre las 10:00 p.m. y 6:00 a.m. para incentivar la demanda en ese horario.

Esperan cambios en Ley 532

Propuesta • La coordinadora de la oficina de la Asociación Renovables Nicaragua, Jahosca López, indicó que esta organización se encuentra formulando una iniciativa de reforma a la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables, Ley 532, para que se tome en cuenta a los proyectos de generación en pequeña escala en el otorgamiento de incentivos para la inversión.

Actualmente, dicha ley contempla beneficios para aquellos proyectos que superan los 10 o 20 megavatios en capacidad de generación instalada, refirió la especialista.

No obstante, señaló que hay proyectos pequeños que aunque su generación oscila entre los 500 vatios y 1 megavatio, representan un importante aporte al desarrollo de comunidades que por primera vez acceden a la energía eléctrica para consumo domiciliar y para actividades productivas.

Además, dijo, los proyectos que superan los 3 megavatios de generación pueden conectarse a la red de distribución y así cubrir la demanda, por lo que son sujetos de beneficios,  como la exención del IVA en la compra de equipos tecnológicos.

El gerente país de IC Power, César Zamora, también opinó que esos pequeños proyectos deben ser cubiertos por la Ley 532.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus