•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jaime Incer Barquero es una biblioteca andante. Es geógrafo, historiador, ecólogo, naturista, entre otras ciencias más y un empedernido defensor del medioambiente. Recientemente, con el apoyo del Fondo de Promoción Cultural de Grupo Invercasa publicó su reciente libro titulado “Nicaragua, un anecdotario de memorias y vivencias”, en el que agrupa 120 artículos que desempolvan los recuerdos más añejos, como sus buenos años saltando en ríos y cerros de su natal Boaco.

Barquero, el científico de mayor respeto en el país y también asesor presidencial, recibe a El Nuevo Diario en su casa de habitación para conversar sobre su obra. Durante la entrevista se le pregunta si conoce todo el país y modestamente responde que solo ha podido llegar a un 60% del territorio nacional.

¿Qué aspectos aborda en este anecdotario que recién publicó?

El libro es un resumen de lo que he hecho en casi toda mi vida: viajar por Nicaragua descubrir Nicaragua, estudiar Nicaragua, aprender de Nicaragua, de sus gentes, de su entorno natural. Este libro consiste en 120 cortos artículos, todos ellos ilustrados sobre diversos aspectos ligados con el conocimiento del país, desde el punto de vista geográfico histórico, naturalista, ecológico, vulcanológico, tecnológico y hasta astronómico, que son aficiones que yo he practicado durante muchos años de mi vida y que las he ido confirmando a través de mis viajes y observaciones por todos los rumbos de Nicaragua. Tengo más de 50 años de viajar por Nicaragua a través de todos los medios y por todos los lados y he aprendido mucho por el conocimiento directo, acompañado de una curiosidad de aprender y en segundo lugar por el interés de educar a la población en aspectos poco conocidos e incluso poco escritos.

¿Cuántos capítulos tiene el libro y cómo los ha distribuido?

Es una secuencia de 120 artículos,  siguiendo más o menos un orden cronológico a partir del primero de enero hasta finales de diciembre y consta de  observaciones recogidas en varios años, principalmente en los últimos años de la década del siglo XX, donde tuve muchas oportunidades de viajar por Nicaragua, conocer a la gente, entrevistarme con campesinos, disponer de mapas, imágenes que de cierto modo me ayudaron a comprender cómo está hecha Nicaragua, cómo está constituida tanto geográficamente como histórica.

El libro, explica Jaime Incer Barquero, es un resumen de lo que ha hecho en casi toda su vida: viajar por Nicaragua, descubrirla, estudiarla, y aprender de su gente y de su entorno natural.

Entre esos artículos está el texto sobre el viaje de Metapa a León que hizo Rubén Darío en su infancia…

Sí. El viaje figurado de Darío desde Metapa hasta León incluye la llegada de Rubén Darío infante en brazos de su madre, en una caminata que duró tres días, a la Ciudad Metropolitana desde Metapa, hoy Ciudad Darío. Para poder hacer ese artículo yo recorrí todos los rumbos observando todos los elementos naturales y culturales que pude aprender a lo largo de esa ruta desde el punto de vista geográfico, botánico y conociendo las comunidades que vivían a los alrededores. Los habitantes me dieron referencias de sus antecesores y me contaron sobre cómo era la vida y las costumbres de la Nicaragua campesina de 1867, época en la que Darío nació. Así que la obra es bastante original y está escrita en una prosa sencilla, a pesar de mi formación científica. En el libro también hay observaciones cómicas, simpáticas que me han sucedido a lo largo de estos viajes.

¿Como cuáles, don Jaime?

Tuve la suerte de tener unos abuelos bastante educados que fueron maestros en tiempos de José Santos Zelaya y que de alguna manera influyeron sus conversaciones en mi curiosidad de niño hacia  la geografía y la historia. Mi abuelo decía que en aquellos tiempos la exigencia de la buena lectura era una obligación y una disciplina de tal manera que todo estudiante que comenzaba a leer y cancaneaba las lecciones era en cierto modo reprendido por los maestros, quienes le daban un tajonazo al alumno que recitaba mal la lección y recuerdo una anécdota muy simpática que me contaba mi abuelo. En una ocasión, me decía mi abuelo, el profesor le dio un tajonazo a un pobre alumno que estaba cancaneando una lectura al decir: “Comía como bestia, dormía sobre una vieja, este era Francisco de Asís”, y el maestro sorprendido le pregunta que cómo podía decir eso y en realidad el texto indicaba: “Comía como vestía, dormía sobre una vieja estera, Francisco de Asís”.  

Don Jaime, en este libro usted se refiere a geografía, historia, incluye varias ciencias, ¿es la primera vez que usted habla de todas estas especialidades?

En cierto modo yo siempre he escrito artículos sobre varios temas, pero se me ocurrió seleccionar algunos cuantos de muchas anécdotas que he vivido, disfrutado, a lo largo de mi vida profesional, de tal manera que el libro contiene información curiosa, interesante sobre historia, sobre geografía, sobre vulcanología, sobre ecología, sobre economía, sobre muchas ciencias que yo he practicado porque me formé profesionalmente en ellas o porque las adquirí por afición o curiosidad.

¿Cuál fue el proceso del libro desde su gestación hasta su reciente publicación?

Bueno, un día hace varios años Pablo Antonio Cuadra (q.e.p.d.)me decía que era necesario establecer una biblioteca escolar con lecturas que sean interesantes o adecuadas a los estudiantes y me sugirió que hiciera una serie de breviarios cortos para que el estudiante lo anduviera en su mochila y lo tuviera siempre presente. En los escritos abarcaba todos los aspectos que le pudiera interesar y así comencé a publicar los breviarios sobre la cultura nicaragüense con la intención de que el mundo estudiantil, en forma muy condensada y sencilla, complementara su formación escolar con algo más nutritivo relacionado con Nicaragua. Así que comencé a escribir, a reunir algunos escritos y los publiqué hace varios años y tras el fallecimiento del poeta (Pablo Antonio) ya no se continuaron publicando, pero yo retomé esos artículos, los actualice, los junté y logré seleccionar 120 artículos de casi 500 que tengo sobre temas misceláneos, variados, atractivos y curiosos, por eso es que este libro se llama "Nicaragua, un anecdotario de memorias y vivencias". Son memorias que recuerdo desde mi niñez en mi pueblo cuando de chavalo andaba en el monte subiendo cerros, bañándome en los cerros, conociendo la flora y la fauna que había en ese tiempo hace 70, 80 años y que ahora no existe. Uno va por esos mismos lugares ya no ve ríos ni bosques, ni flora, ni fauna, todo ha sido destruido por la ignorancia o por codicia.

Don Jaime, ¿usted conoce toda Nicaragua o le falta aún conocer?

Modestamente puede decir que conozco un 60% del territorio. Me he metido en (las reservas)  Bosawas, Indio Maíz. He volado sobre las selvas, cuando era joven escalaba todos los volcanes, navegaba una cantidad de ríos, me metía a todas las cuevas, mi visión de Nicaragua ha sido bastante satisfactoria sin ser completa. He conocido a Nicaragua a través de todos los medios (de comunicación), menos submarino.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus