•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que en los últimos diez años América Latina ha experimentado un importante crecimiento económico y, por tanto, se ha reducido la desigualdad, los pueblos indígenas no han sido partícipes de dicho cambio en la misma medida que lo han hecho los no indígenas, revela un estudio del Banco Mundial.

El estudio "Latinoamérica indígena en el siglo XXI" señala que gracias a la combinación de crecimiento económico y políticas sociales adecuadas, más de 70 millones de personas salieron de la pobreza.

En medio de esa transformación, la pobreza de los hogares indígenas disminuyó en países como Perú, Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador, mientras que en otros, incluidos Ecuador, México y Nicaragua, se cerró la brecha educativa que durante décadas excluyó a los niños indígenas.

“Latinoamérica ha experimentado una profunda transformación social que disminuyó la pobreza y aumentó la clase media, pero los pueblos indígenas se beneficiaron menos que el resto de los latinoamericanos”, sostuvo ayer Jorge Familiar, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, durante la presentación del documento en Panamá.

"Si queremos lograr nuestros objetivos de reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, tenemos que luchar contra la discriminación y exclusión para que todos los latinoamericanos cuenten con las mismas oportunidades de tener una vida mejor", refirió.

El estudio detalla que la pobreza afecta al 43% de los hogares indígenas de la región, lo que equivale a más del doble de la proporción de no indígenas. El 24% de todos los hogares indígenas vive en condiciones de pobreza extrema, es decir, 2.7 veces más frecuentemente que la proporción de hogares no indígenas.

“En términos más generales, la creciente desigualdad económica entre indígenas y no indígenas de América Latina está asociada con una desventajosa inclusión al mercado. En las ciudades, los indígenas acceden principalmente a empleos precarios y mal remunerados. En países con grandes poblaciones indígenas como Perú, Ecuador, Bolivia y México, el porcentaje de indígenas que tiene un empleo calificado y estable es entre dos y tres veces menor que el porcentaje de no indígenas”, agrega.

Para realizar este estudio, el Banco Mundial hizo un análisis de una muestra de censos y encuestas de hogar en toda la región.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus