Velia Agurcia Rivas
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un pequeño hogar que alberga animales abandonados en Masaya, al que llegan principalmente perros, recibió en octubre del año pasado a 32 cachorros. Una cifra que los líderes de la Organización Nicaragüense Ambiental, que administra el refugio, consideran anormal. Por lo general entre 8 y 15 perritos son abandonados afuera del hogar cada mes.

Ilse Villa, de la Organización Nicaragüense Ambiental, manifestó que esta tendencia continúa. No obstante aseguró que “hace como dos años llegamos a tener hasta 60 perros”.

En la actualidad tienen 10 cachorros y más de 30 perros adultos. “Nosotros los atendemos y por eso la gente los vienen a dejar creyendo que es nuestra obligación”, dice Villa.

En ello coincide Tania García, vicepresidenta de Fundación Adán, quien aseguró que uno de los motivos del incremento en el abandono de perros es que no se controla la venta de animales. “Me gusta un perro, pero cuando crece más de lo que pensé, lo boto.  Otros no tienen planeado el gasto en comida y por eso los abandonan”.

Zacha Gutiérrez, del Movimiento de Jóvenes Ambientalistas, consideró que el abandono también está vinculado a la situación económica de los dueños de las mascotas.

Desde 2011 Nicaragua cuenta con una legislación que defiende los derechos de los animales. Se trata de la Ley para la Protección y el Bienestar de los Animales Domésticos y Animales Silvestres Domesticados (Ley 747).

Sin embargo aún no ha sido reglamentada, de modo que su aplicación no es completa, advierten diferentes organizaciones especialistas en la materia.

Sumado a la falta de especificación de las sanciones por maltrato animal, está la falta de beligerancia de las autoridades. La Fundación Adán recibe muchas denuncias por esta causa, pero “el procedimiento es muy engorroso e incluye a varias instituciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus