•   Siuna, RACCN  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A 32 kilómetros de la carretera Siuna-Waslala, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, se encuentra Rosa Grande, una pequeña comunidad donde surgió ChocoTrim, una chocolatería cuyos productos se han convertido en una dulce insignia de este municipio minero.

Al llegar a la planta procesadora, que se ubica a unos 100 metros de la carretera, se percibe el aroma del cacao, el cual se combina con olor a pinol, pues ahí también ofrecen el servicio de molino.El cacao nica es muy apetecido para la fabricación de chocolates.

Zenayda Díaz, una mujer delgada, de piel clara, barre la planta y limpia las máquinas que usan para la elaboración de los chocolates; es un viernes y no se trabaja, pues Álvaro Ordóñez Díaz, el responsable de la elaboración de productos, ha viajado a Siuna, al parque de ferias a ofrecer los exquisitos chocolates.

Zenayda es la que tiene el mejor punto que se le da a la mezcla, ella es la que debe asegurar ese gusto exquisito que caracteriza a  los productos de ChocoTrim, que es propiedad de la cooperativa Cristino Ordóñez, que la integran 21 socios. Es una organización familiar.

IDEA VINO DE HONDURAS

Augusto Ordóñez, encargado de Mercadeo de ChocoTrim, explica que la idea de elaborar chocolates surgió hace poco más de cinco años, a raíz de la participación de un socio de la cooperativa en una capacitación sobre la elaboración de estos productos en Honduras.

Sin embargo, ellos no contaban con la maquinaria que usaban en el vecino país, pero eso no fue impedimento para que no echaran a andar la producción. Con calderos, bajo una choza de teja y madera rústica, se aventuraron a elaborar las pelotitas de chocolate, cuyo sabor conforme avanza el tiempo, han venido perfeccionando.

Ordóñez recordó que los socios buscaban encontrar cómo darle un valor agregado al cacao, ya que lo vendían a precios irrisorios y no desaprovecharon que uno de sus socios aprendiera lo básico para la elaboración de los chocolates y este además entrenó a otros, que son los que hoy manejan la elaboración en la pequeña fábrica.

“También queríamos producir algo que fuera propio del municipio y ahí hemos ido, mejorando cada día la fórmula para darle un mejor sabor. Como vieron que teníamos  iniciativa, algunos organismos nos ayudaron y así fue que surgieron los chocolates bajo la marca ChocoTrim, (Chocolates Triángulo Minero)”, dijo.

"Queríamos producir algo que fuera propio del municipio y ahí hemos ido, mejorando cada día la fórmula". Augusto Ordóñez, encargado de Mercadeo de ChocoTrim.

Uno de los organismos que les brindó apoyo es Oxfam, el que invirtió un total de US$12,000 en la construcción de la planta procesadora, se compraron máquinas: molino, batidora, secador, entre otras necesarias para la producción.

EL MERCADO, UN PROBLEMA

Además, por medio de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (UNAG) han participado en intercambios de experiencias en otras chocolaterías en Granada y en Matagalpa, lo cual ha servido para mejorar sus productos.

Lo difícil para ChocoTrim no ha sido elaborar los chocolates, sino encontrar un buen mercado.

“Nuestra región no tiene cultura de consumir chocolates y eso ocasiona que se nos estanque el producto, no hemos podido colocarnos en un lugar donde haya una buena demanda”, señaló Ordóñez.

Los socios dicen que han llevado el producto a otros departamentos como Managua, Estelí, Matagalpa, pero hasta ahora siguen buscando ampliar la demanda de chocolates.

Ordóñez manifestó que falta afinar algunos detalles en los productos para poderle dar una mejor presentación a los chocolates, como por ejemplo un empaque más fino.

“Toda persona que consume nuestros productos les encanta, les gusta mucho, pero también los costos de producción son altos y muchas veces el consumidor no quiere pagar ese valor, por eso es que vendemos más el chocolate convencional”, apuntó.

  • Uno de los socios de la cooperativa que participó en una capacitación sobre la elaboración de chocolates en Honduras, transmitió lo aprendido a sus compañeros y se aventuraron en un nuevo negocio en el que todavía no han podido consolidarse.

Los productos de ChocoTrim

OFERTA. Los chocolates de ChocoTrim se vende en tres presentaciones. El que más se mueve es el convencional, una pelotita de seis gramos, cuyo empaque es de papel aluminio color plata y cuesta C$1 en el mercado.

El producto de mayor calidad de ChocoTrim es una barra cuadrada, cada unidad en el mercado local cuesta C$10. Este chocolate es a base de cacao fermentado y lo aprendieron a hacer con un suizo que les visitó en la comunidad. De este mismo producto ofrecen otra presentación de forma exagonal, cada bolsita contiene seis barritas pequeñas, el sobre cuesta también C$10.

Asimismo, se ofrece pasta de cacao para hacer refresco, el cuarto de libra se vende a C$20.

ChocoTrim lleva más de dos años en el mercado y han sacado un nuevo producto; un vino, pero su proceso de fermentado dura seis meses. Es una bebida muy aceptada y se agota rápido. El litro cuesta C$120 y también lo venden en presentaciones de medio litro.

Otro de los proyectos que está encaminado es la fermentación de cacao. Cada quintal lo compran a C$3,000. La cooperativa cuenta con un pequeño fermentador en prueba para ver si es posible que ellos mismos puedan fermentarlo.

En Siuna hay tres puestos de venta de chocolate ChocoTrim, en los cuales se distribuyen unas 5,000 pelotitas del producto, una venta “muy baja, porque el sector de Siuna es grande, no sabemos si es que falta promocionarlo más, nos hace falta aprender a ofertarlo”, observa Augusto Ordóñez, encargado de Mercadeo de la empresa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus