•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A las tres de la tarde del viernes 19, en un camino de tierra que lleva a San Francisco Libre, Adrián Salmerón —un comerciante oriundo de Sébaco y quien ahora radica en León— entregó a la Policía Nacional a su hijo, Michael Adrián Salmerón Silva, principal sospechoso por la muerte de una familia en Costa Rica y quien era buscado por la Interpol. Padre e hijo se abrazaron y lloraron. 

Salmerón Silva, de 24 años, vestido con camisa verde y rapado, había llegado el miércoles a la comunidad Las Mojarras, jurisdicción de San Francisco Libre, ocultándose de la policía, narró un vecino que observó la entrega.

Tras cruzar la frontera ayudado de un coyote, permaneció escondido en la casa de su tío paterno, Carmelo Salmerón, en La Chorrera, ubicada a seis kilómetros al noroeste de Las Mojarras. En este último lugar  fue capturado.

En esta zona árida habitada por campesinos que cultivan para autoconsumo permaneció hasta que fue entregado por su padre. 

“Presencié cuando don Adrián abrazó a su hijo y se despidieron, fue un momento emotivo. Posteriormente el papá se retiró y la patrulla se detuvo unos minutos en la delegación policial de San Francisco Libre”, aseguró el testigo. 

A las nueve de la mañana de ayer Salmerón Silva fue presentado por la Policía Nacional ante los medios de comunicación.

"La fiscal de la República ha estado en comunicación con las autoridades costarricenses en espera de la remisión de las diligencias investigativas practicadas para ser juzgado en nuestro país", declaró el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional. El sitio donde la policía capturó a Salmerón.

Díaz confirmó que el sospechoso se encontraba en la vivienda de un familiar.

"Tuvimos toda la colaboración necesaria de parte de los familiares", agregó el jefe policial. 

Añadió asimismo que por estar prohibida la extradición de nacionales, será juzgado en el país. 

La historia

Salmerón Silva tenía una relación sentimental con Yeimy Jessica Durán, quien estaba casada con el  estadounidense Dirrk Bounchamp. El martes fueron encontrados los cadáveres de Durán, su esposo y los tres hijos de estos dos últimos: Allison de 12 años; Jack, de ocho años y Shantal de seis años. Todos murieron producto de los machetazos que les propinaron.

Al ataque sobrevivió una niña de 4 años, quien recibió al menos cinco heridas. En la vivienda se encontraba una menor de 7 meses, quien salió ilesa. 

Jugaba béisbol

Los vecinos del barrio Linda Vista, en Sébaco, adonde Salmerón Silva vivió su niñez, recuerdan que jugaba beisbol. 

  • 30 años de cárcel podría recibir Michael Adrián Salmerón Silva. 

Santos Martínez es una de las personas que conoció a Michael Adrián desde chavalo. Aseguró que jugaba beisbol en la calle con los demás.

“Aquí era un muchacho normal, humilde, no andaba en vicios. Sería mentiroso si yo dijera que un día lo miré en vicios. A mí me extrañó cuando me dijeron lo que había hecho”. 

Sorprendidos

Los pobladores de San Francisco Libre se encuentran alarmados. En esa ciudad no es usual que ocurran crímenes. 

El padre Félix Velásquez, párroco de la Iglesia de San Francisco Libre,  se mostró triste por el múltiple crimen.

Tuvimos toda la colaboración necesaria de parte de los familiares. Francisco Díaz, Subdirector de la Policía.

“El que comete un error como este tiene que responder ante la justicia, el odio debe acabar. Envío mis sinceras condolencias a la familia doliente y rezaré por el alma de los cinco difuntos”, afirmó el religioso.

"El 25 de febrero del año pasado ocurrió un crimen en la comunidad de San Benito, y lanzaron el cuerpo en las rondas del pueblo. Ese crimen quedó impune, pero casos como esos son aislados", dijo el sacerdote. 

Eduardo García, originario de la comunidad Bijagüe, se mostró sorprendido por la acusación contra Salmerón Silva.

“Muchas veces, personas como este joven actúan bajo las drogas, lógicamente que don Adrián Salmerón nunca esperó que su hijo, quien salió a trabajar hace varios años a Costa Rica, cometiera ese crimen”, dijo García. 

Pastora García se mostró consternada por el fallecimiento de las cinco personas y solicitó a las autoridades competentes todo el peso de la ley. 

Segunda Urbina, quien profesa el evangelio consideró que el progenitor hizo bien al haber entregado a su hijo a la justicia porque no podía encubrir a un criminal. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus