•   Masaya, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Masaya, situado a 29 kilómetros al oriente de Managua, es uno de los departamentos más visitados del país, por la atracción turística del Parque Nacional Volcán Masaya, cuyas puertas están cerradas en estos días debido al incremento de la actividad del coloso. 

También sobresalen como sitios turísticos la fortaleza El Coyotepe, en la entrada a la ciudad, la rotonda con la imagen de San Jerónimo, patrono de los masayas, el parque central, el Mercado de Artesanías, el Tiangue de Monimbó, los petroglifos del Cailagua y el Mirador de Catarina.

Los lugares antes mencionados son algunos de los cuales los turistas tanto nacionales como extranjeros no pueden dejar de visitar, ya que Masaya es considerada la Ciudad de Las Flores, capital del folclor nicaragüense, porque aglutina las distintas expresiones culturales.

Este departamento es considerado muy bullanguero, por sus celebraciones que no cesan todo el año, ya que celebran a la patrona de Masaya, la Virgen de La Asunción, San jerónimo, San Miguel, San Juan Bautista, Magdalena, San Lázaro, la Purísima, Dios, entre otros, sin faltar el estallido de pólvora y los contagiosos chicheros en todas las festividades.

Exorcizar al demonio Parque Central

La primera parada es el parque Volcán Masaya, que comprende un área de 54 kilómetros cuadrados, en el que se pueden apreciar dos volcanes y cinco cráteres, los cuales han hecho erupciones en varias ocasiones, atemorizando a los pobladores de este departamento. 

Según datos históricos, al volcán Masaya los españoles lo bautizaron como “La boca del infierno” y en el siglo XVI colocaron una cruz, la que llaman La Cruz Bobadilla, debido a que el padre Francisco Bobadilla la colocó para exorcizar al demonio.

El Parque Nacional Volcán Masaya está habitado por varias especies de animales que se han adaptado al bosque seco que ha crecido en medio de las rocas expulsadas por el coloso en épocas pasadas. Allí se pueden encontrar monos, venados, coyotes, zarigüeyas, mapaches, mofetas y una variedad de aves. 

Los visitantes deben hacer un alto en la fortaleza El Coyotepe, ubicada a pocos metros de la entrada a Masaya,  la que se sitúa en la copa de la colina y sus instalaciones, que poseen 65 celdas, fueron escenarios de batallas contra los yanquis, que marcaron la historia de este país.

Otro de los atractivos de la ciudad es la rotonda de San Jerónimo, que rinde homenaje a la cultura, costumbres y tradiciones de este pueblo auténtico, original y laborioso, porque con sus manos trabajan la madera, el bambú, el junco, el cuero, telas, dulces y su exquisita gastronomía.

Apreciar y disfrutar

El escultor Ricardo Gómez esculpió la obra de 10.6 metros de altura de la rotonda, en la que incluyó la peña, todas las  expresiones folclóricas de la ciudad, como el Torovenado, los Agüizotes y los Diablitos.

  • 10.6 metros de altura tiene la estatua de San Jerónimo en la rotonda de la entrada a la ciudad de Masaya.

En este recorrido no puede faltar la visita al Parque Central, donde podemos apreciar la Basílica Menor de Nuestra Señora de La Asunción, juegos infantiles, quioscos, donde ofrecen bebidas y comidas. En el lugar hay una fuente con decenas de tortugas nadando en un ambiente fresco por los enormes árboles. 

A una cuadra al este del Parque Central se encuentra el mercado Viejo o de Artesanías, donde existen más de 110 módulos que ofrecen todo tipo de artesanías y está rodeado de una antigua muralla que sobrevivió a un enorme incendio que destruyó el viejo mercado. 

Este lugar es muy conocido por sus noches de Jueves de Verbenas, donde grupos de bailes deleitan al público asistente, quienes pueden disfrutar de platillos típicos que ofrecen los restaurantes del lugar. 

El pueblo indígena de Monimbó guarda un tesoro ancestral; los petroglifos del  Cailagua, donde nuestros antepasados dejaron cincelada su historia en un muro de aproximadamente 500 metros, en los que podemos observar figuras zoomorfas, círculos y algunos mitos y leyendas como la de la serpiente emplumada.

Recientemente, las autoridades locales inauguraron el Centro de Interpretación de los Petroglifos del Cailagua, donde los turistas podrán encontrar una exhibición de vasijas, que fueron recuperadas a través de excavaciones y que guardan la historia de nuestros antepasados. 

Además, rehabilitaron senderos para hacer fácil el acceso a los turistas que visitan esta joya arqueológica.

Monimbó y el Malencón

En Monimbó también pueden visitar el Tiangue, conformado por 26 módulos donde ofrecen  bebidas y comidas típicas.

En el Tiangue, el Gobierno central, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Alcaldía de Masaya, invirtieron más de 2 millones de córdobas para acondicionarlo.

Al estar en Masaya no podemos dejar de ir al Malecón, donde el visitante puede apreciar una vista panorámica de la laguna de Masaya con el volcán de fondo. El Malecón está siendo rehabilitado para el entretenimiento de niños y jóvenes.

Y por último no pueden irse de Masaya sin visitar el Mirador de Catarina, donde se aprecia la bella laguna de Apoyo y una vista panorámica de la ciudad de Granada, custodiada por el volcán Mombacho. 

En el mirador también rehabilitaron senderos para disfrutar de la naturaleza, donde se puede observar a los monos y escuchar el cantar de los diferentes pájaros que se pasean de árbol en árbol.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus