•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ante la disposición de nuevas tecnologías para la construcción segura y el crecimiento económico que experimenta Managua, tanto la población como las autoridades deberían apostar a la construcción de edificios verticales, pues de esa forma las ciudades alcanzan beneficios que tienen que ver, principalmente, con la comodidad de sus habitantes al movilizarse y con el ahorro de costos de mantenimiento. 

Así lo considera el arquitecto Luis Badillo Lozano, decano de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, quien fue invitado por la Universidad Católica de Nicaragua (Unica), para impartir el seminario taller titulado “Diseño de Edificios y Edificios Multipisos: Nuevas Tendencias y Soluciones”. 

Dicho seminario taller empieza hoy a partir de las 4:00 p.m. en el auditorio María Auxiliadora de la Unica.

¿Por qué es importante abordar de forma particular el tema de los edificios y los edificios multipisos?

Ahora Nicaragua está viviendo un momento de crecimiento económico y de desarrollo urbano, pero por la historia y los hechos trágicos de carácter sísmico en Managua, la ciudad se ha quedado un poco tímida en términos de construcción, tanto el terremoto del 31 como el del 72 han construido temores en la comunidad en general que evita que algún tipo de construcción multipiso, de altura, ocurra; entonces como resultado es una ciudad sumamente extendida que sufre de las penurias de las ciudades que se extienden tanto, por ejemplo el tráfico, la falta de coherencia urbana y las inundaciones urbanas, esto último porque se crea un gran manto de sábanas impermeables por grandes superficies de terreno y esa agua no tiene ningún sitio a dónde irse. Ahora, en esta coyuntura histórica donde está ocurriendo este desarrollo económico, creo que es el momento de plantearse la posibilidad de retomar la construcción vertical. Yo estoy aquí para compartir la experiencia de San Juan, que es una zona sísmica de alta peligrosidad, no tan activa como Managua ni tiene todas las múltiples fallas que atraviesan a la ciudad de Managua, pero sí tenemos que diseñar considerando la posibilidad de un terremoto de alta magnitud que ya ha habido.

Nosotros construimos con códigos, con obligaciones de inclusión de tecnología, con métodos constructivos que nos dan seguridad y una mediana certeza de que esto se puede hacer, que se puede vivir en una ciudad más compacta.

¿Entonces, el crecimiento ideal de una ciudad es hacia arriba?

Yo no llamaría ideal, una ciudad tiene que dejar oportunidades para todo tipo de desarrollo y no necesariamente el vertical es la única alternativa, pero ciertamente hay que ver cuáles son las ventajas de permitir el desarrollo de estructuras verticales; primero, una ciudad más compacta, somos países pobres y una ciudad muy extendida es una ciudad muy cara de mantener, (porque) son cientos o miles de kilómetros más de carreteras, de líneas eléctricas, de alcantarillado sanitario y pluvial, de iluminación, la transportación es más compleja, todo eso se vuelve extremadamente costoso. En la medida en que nosotros hagamos una ciudad más compacta y la única manera de hacerlo es con edificios verticales, en esa medida la ciudad consume menos terreno, su transportación es más eficiente porque son menos los kilómetros que hay que moverse, el tendido eléctrico, la iluminación urbana, la cantidad de terreno que se libera, el hecho de que se dejan más áreas sin desarrollar produce que sean más permeables los terrenos de 
alrededor, o sea que se evitan inundaciones urbanas. Son muchas las ventajas que hay. Ciertamente por la experiencia histórica, lamentable, que ha tenido Managua con sus sismos, hay un temor de la población y un temor de las autoridades en permitir de nuevo esa construcción vertical, pero yo estoy aquí invitado a la universidad Unica para compartir con ustedes la experiencia nuestra, de una zona sísmica donde desarrollamos una ciudad que es mucho más compacta que esta y tiene una población similar o más grande, pero más compacta y movernos es más fácil. 

Cuando habla de edificios verticales ¿se refiere a edificios tanto para domicilios como para oficinas?

Yo he visto que comienzan a surgir edificios para oficinas verticales, pero sí una de las cosas que vamos a compartir son los distintos tipos de edificios que nosotros hemos trabajado y que hemos trabajado tanto para oficina como para residencia como para hoteles. En Managua han comenzado a surgir edificios multipisos, yo creo que deberían de surgir más, no por el edificio multipiso en sí, sino por las ventajas que trae a la ciudad. Y quizá deberíamos de atrevernos a ir a unas alturas un poco mayores. 

Por ejemplo, en San Juan ¿qué altura alcanzan los edificios?

Yo tengo muestras de edificios que yo he diseñado y San Juan no tiene la bendición que tiene una ciudad como Panamá que está sobre roca, muchos de los edificios en Punta Paitilla, por ejemplo, están anclados sobre la roca, o sea, no tienen cimientos, sino que el cimiento es la roca natural, como sucede en Manhattan, y eso les da ventajas y por eso llegan hasta donde llegan. En San Juan no llegamos a esas alturas, pero tenemos edificios de 33 niveles y de 30. 

Managua era una ciudad bella, veo fotos de antes del 72 y era una ciudad compacta de la que ustedes, con mucha razón, se sentían y se deben de sentir orgullosos”.

En el caso de Managua, ¿qué altura permitirían las condiciones que tiene la ciudad? 

Yo no me atrevo a responder esa pregunta. Pero yo no creo que debamos de hablar de Managua como una condición uniforme, yo estoy seguro que hay posibilidades de analizar las condiciones del suelo en distintos puntos de la ciudad y encontrar aquellos que son más propicios, eso pasa en todas las ciudades. Managua era una ciudad bella, veo fotos de antes del 72 y era una ciudad compacta de la que ustedes, con mucha razón, se sentían y se deben de sentir orgullosos. En Nicaragua hay muy buena arquitectura, la arquitectura de los años 60, principios de los 70, era muy buena, modernista muy buena, tengo que resaltarlo porque no es así en todos los países. Pero desgraciadamente los temores bien fundados porque ustedes vivieron una tragedia, han hecho que el desarrollo quede un poco tímido, por tratar de calificarlo de alguna manera. 

¿Qué alternativas tenemos para construir edificios verticales seguros en medio de las condiciones sísmicas que tiene la ciudad?

Hay que encontrar el lugar apropiado, hay que tomar las precauciones, hay que incluir las tecnologías adecuadas, ciertamente aumentan los costos de construcción, pero reducen otros costos. Hay un costo social en las ciudades extendidas que tenemos que ver y para eso voy a contar una experiencia: el día de ayer pasé moviéndome en Managua entre dos puntos solamente y me tomó llegar de aquí de Unica al lugar donde nos dirigíamos (Puerto Salvador Allende) hora y media por el tráfico, y de ese lugar de regreso a la Unica hora y media más, o sea que moviéndome dentro de la ciudad y no dando vueltas, sino que solo yendo a un punto en particular, pasé tres horas en el carro, eso es una pérdida bárbara a nivel social, el tiempo que la gente pierde en el automóvil, yo creo que hasta mentalmente hablando la gente se desespera porque uno va a algo, a recoger a los hijos, a una cita médica y el nivel de estrés sube, la violencia social sube. Hay que darse cuenta cuáles son las grandes ventajas y las grandes ganancias en lograr una ciudad más coherente y más compacta. 

¿Cuál es el concepto que tienen los edificios multipisos? ¿En qué consisten?

Los llamo edificios multipisos de usos mixtos en contexto urbanos. Es mejor tener edificios multipisos porque hay menos consumo de tierra y es más efectivo que tener una urbanización. Los edificios multipisos son aquellos que irían a densificar el centro de la ciudad, a hacer del centro de la ciudad un destino, y para eso deben de tener otras características, es decir que haya un comercio a nivel de acera, que haya oficinas en el segundo o tercer nivel, que las residencias o el hotel queden del tercer nivel o del cuarto nivel en delante de forma que haya una integración vertical de la ciudad. Eso reduce la cantidad de viajes, porque si uno vive en un lugar donde abajo está la farmacia, o la peluquería, no tiene que montarse en el carro, no hay que hacer un viaje para eso, ahí baja el tráfico definitivamente. 

El experto 

Luis Badillo Lozano.

Maestría en Arquitectura en la Universidad de Puerto Rico.
Decano de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.
31 años de experiencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus