•   San Juan de Oriente, Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los pobladores del pequeño y fresco municipio de San Juan de Oriente, situado al sur de Masaya, viven de darle forma al barro. Con sus manos e imaginación van formando indígenas de expresión dura.

Los artesanos crean chorotegas, con decorados y policromado tradicional.

Pero San Juan de Oriente no es el único municipio que vive de las artesanías. En Niquinohomo los artistas se destacan por trabajar la madera y pintura de cuadros, en Nandasmo elaboran finas obras con madera y en Masatepe se especializan en la madera, mimbre y bambú.En San Juan de Oriente es común ver las obras de los artesanos.

El Centro de Trámites de Exportaciones (Cetrex) indica que en el 2013 el rubro de las artesanías logró ventas en el exterior por un valor de un poco más de US$626,000, mientras que en el 2014 alcanzó los US$648,878 y el año pasado llegó a los US$708,274.

Pese a que el valor de venta en el exterior de estos productos muestra un aumento, la cifra es baja.

LOS ARTESANOS

El exportador Emmanuel Maldonado Gaitán empezó desde niño a trabajar con la cerámica, aprendiendo de sus padres.

“A los 18 años me independicé, ha sido un trabajo arduo de muchos años, de lucha y enfrentar obstáculos para llegar donde estoy. Me he encontrado con clientes nacionales e internacionales. He tenido la oportunidad de viajar a Estados Unidos, Europa, Reino Unido y diferentes exposiciones en Finlandia, Dinamarca, y los países nórdicos”, dijo Maldonado.

Agregó que como artesano se debe desarrollar la visión para llevar los productos a otro nivel y no elaborar los mismos diseños.

“Le agradezco mucho a nuestros antepasados, porque lo que hemos hecho ahora, la nueva generación, es innovar, mantenemos las formas tradicionales de ellos, no he perdido ese contacto o más bien el arte que ellos expresaban. En algunas de mis artesanías se puede ver una mezcla de lo pasado y lo moderno. Es una combinación, porque es importante que se mantenga nuestra cultura, las líneas que ellos implementaron”, explicó el artesano.

RETOS

Maldonado mencionó que en el negocio ha sufrido pérdidas por la falta de experiencia, pero así ha madurado como pequeño empresario. Aprendió a mezclar colores para darle colorido a las artesanías, se preocupó por tener un buen torno y un buen horno para moldear las piezas.

“He tenido experiencia con 40 artesanos en Estados Unidos, me enseñaron técnicas. Lo más impresionante es que a ellos les encantó que el proceso es a mano, porque pensaban que se hacían en máquinas, pero el trabajo es totalmente a mano.

Trabajo lo precolombino, los pescados y geométricos”, dijo Maldonado.  

Explicó que las artesanías nicaragüenses son únicas en el mundo, por la técnica utilizada.

“A Estados Unidos enviamos vía aérea 500 piezas al mes, equivalente a  cinco mil y seis mil dólares y a Europa es vía contenedor, alcanzan 2,000 piezas, equivalente a 15,000 y 20,000 dólares. Al negocio le anexé el empaque para que la pieza no se deteriore en el viaje. Acá trabajo con otros artesanos”, precisó.

Gregorio Bracamonte Nicoya es un reconocido artesano precolombino que ha ganado tres premios y dos menciones, como el mejor artesano de San Juan de Oriente.

En 1986 viajó a Italia y quedó deslumbrado por la arquitectura de los edificios.

“Nosotros estamos atrasados en cuanto a la cerámica de ese país”, admitió.

Su talento lo ha llevado a países centroamericanos y a Estados Unidos, donde conoció el maneje del mercado de artesanías.
Bracamonte Nicoya rememoró cuando los pueblos aledaños le pusieron el sobrenombre de “San Juan de los platos”, como un insulto, pero después comprendió que era un orgullo, ya que los artesanos hacían platos de barro, utensilios que eran usados para comer.

Además reconoce que su especialidad es solo para un sector reducido, culto en cuanto a las culturas inca, azteca, maya y chorotega, que valoran las piezas que fabrica.

NO PAGAN IMPUESTOS

Elías Bozo, vicealcalde de San Juan de Oriente y encargado del gabinete de turismo, mencionó que el 95% de la población se dedica a la artesanía en ese municipio.

Bozo afirmó que desde el 2013, a través de la Corporación Intermunicipal para el Desarrollo Económico Local del Departamento de Masaya (Cidel), han beneficiado a nueve artesanos con estantes y mejoras en sus salas de venta.

“Los requisitos para acceder a ese proyecto era matricularse, solo se vinieron a matricular y jamás vinieron a pagar la mensualidad. A través de la Alcaldía nos hemos reunido con los artesanos, les hemos expuesto la necesidad de contribuir con la municipalidad para que eso sea recíproco, se benefician ellos mismos”, expresó el vicealcalde.

Bozo detalló que los artesanos venden sus productos a Catarina, un municipio donde no se elaboran las artesanías, pero que las comercializa.

En San Juan de Oriente las casas de los artesanos funcionan como puntos de ventas.

Las autoridades también impulsan desde el 2005 un plan de capacitación para que los artesanos y la localidad den un mejor servicio a los turistas.

Aunque Bozo recordó que de las cinco cooperativas que se inscribieron a ese programa en el 2005, solo existe una.

“Somos reconocidos como el primer productor de cerámica del país y orgullosamente es cierto, porque las obras que se hacen aquí no hay otro lugar que las elabore”, afirmó.

También mencionó que otro problema es que algunos artesanos colocan a sus productos la etiqueta “Made in Costa Rica”, para tratar de vender más.

“Alrededor de 12 artesanos son los que tienen su marca. Un artesano le dijo que él necesitaba vender. Hay unos costarricenses que piden a los artesanos que coloquen Made in Costa Rica. El artesano no se valora, no quiere organizarse para salir adelante”, lamentó Bozo.

El artesano de cerámica contemporánea, Bismarck Ortiz, manifestó que no está asociado a ningún grupo de artesanos, porque no se obtiene algún beneficio, de igual forma asegura que hay pocos artesanos interesados en asociarse.

“La mayoría de las personas tienen sus casas como talleres y tienda para vender la cerámica. Asimismo, hay otros artesanos que se dedican exclusivamente a vender fuera del municipio, y en algunos casos en el extranjero”, dijo Ortiz.

Sin usar nuevas tecnologías

DESVENTAJA • Bismarck Ortiz, un artesano de cerámica contemporánea, dijo que para producir sus obras tienen problemas con los hornos, porque son artesanales y utilizan leña, que está escasa.

“No hay beneficios y tenemos que trabajar independientes porque no hay un banco de insumo. Creo que la Alcaldía de San Juan de Oriente debería de incentivar y promover a nuestro pueblo como un lugar turístico”, comentó Ortiz.  

Elías Bozo, vicealcalde de San Juan de Oriente y encargado del gabinete de turismo, lamentó que a los artesanos “se los come la tecnología”, ya que no usan las redes sociales, como Facebook o WhatsApp, para aumentar su universo de potenciales compradores.

El vicealcalde hizo el llamado a los artesanos a organizarse y pagar impuestos para promover la tecnificación. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus