•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La coordinadora de la organización Mujeres Rurales de Nicaragua, María Fernández Ampié, dijo que es necesaria una reforma a la Ley General de Cooperativas (Ley 499), para introducir la equidad de género.

El objetivo, indicó la dirigente, es que las mujeres tengan más acceso a tierras productivas.

En la actualidad, dijo Fernández Ampié, las mujeres nicaragüenses poseen el 14% del total de tierras productivas, pese a que representan el 51% de la población.Las pequeñas productoras garantizan el sustento de sus familias.

Añadió que según el IV Censo Nacional Agropecuario de Nicaragua, en este país existen 61,000 mujeres productoras agrícolas respecto a una población total de 1.1 millones de mujeres rurales.

“Hay que restablecer la autonomía del sector cooperativo”, expresó.

Fernández Ampié expresó que si más tierras estuvieran en manos de las mujeres rurales, no dependerían de sus parejas para tomar decisiones.

La falta de acceso a la tierra “nos lleva a enfrentar situaciones como la violencia, la discriminación, entre otros problemas a nivel centroamericano”, valoró la dirigente.

Según estudios presentados por Fernández Ampié, la tierra agrícola que está en manos de mujeres en Guatemala es el 15%,  en El Salvador el 13%, en  Honduras el 12% y en Nicaragua el 14%.

 

“En los censos se nos ve como amas de casa, colaboradores que ayudamos, aunque asumimos labores productivas claves, que se consideran parte del trabajo doméstico, no reconocido, no valorado ni remunerado”, afirmó  Fernández Ampié.

PEQUEÑAS PRODUCTORAS

La campesina Daysi Urroz, originaria de la comunidad Lechecuagos, León, dijo que cultiva vegetales en el patio de su casa para consumo de su familia y también vende en el mercado local.

La pequeña productora pidió al gobierno designar presupuesto para la entrega de tierras con base en la Ley 717, creadora de un fondo para la compra de tierra con equidad de género para mujeres rurales.  

Por su parte, Tomasa Cortedano, miembro de una cooperativa de la Dalia, Matagalpa, manifestó que cultiva una parcela con riego por goteo, pero necesita al menos dos manzanas de tierra, por lo que también solicitó ejecutar lo establecido en la Ley 717.

  • Las pequeñas productoras piden que se les garantice acceso a las tierras productivas, para garantizar su alimentación y el desarrollo de sus familias.

En su Artículo 2, la Ley 717, aprobada el 5 de mayo de 2010, indica que se promoverá el establecimiento de un banco de tierras “para ser adjudicadas en carácter de venta con garantía hipotecaria y con enfoque de género, a las mujeres pobres del sector rural, tomando en consideración su especial estado de vulnerabilidad económica”.

Agrega que promoverán “el empoderamiento de la mujer en el sector rural, al convertirse en propietaria de un medio de producción que garantice la soberanía económica y alimentaria de ella y de su núcleo familiar”.

Esta ley señala que busca fortalecer y ampliar el sistema productivo rural “para reducir la pobreza y pobreza extrema que se expresan especialmente en el campo”.

De acuerdo con la encuesta de medición del nivel de vida 2014, realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), en Nicaragua el 26.9% de la población está en pobreza general y el 8.3% en extrema pobreza.

Precisa que en la zona rural el 33.8% de la población está en condiciones de pobreza no extrema y el 16.3% en pobreza extrema.

La encuesta sostiene que la pobreza extrema está definida por el consumo mínimo de 2,282 calorías por persona, cuyo costo anual es de C$10,523, mientras que la línea de pobreza general está calculada en un nivel de consumo mínimo anual por persona de C$17,011.47.

Proponen plan piloto

ESTRATEGIA• La organización Mujeres Rurales de Nicaragua propuso un plan piloto para beneficiar a 300 mujeres rurales con la adquisición de tierras, un componente de habilitación productiva y acompañamiento técnico.

“Esto requiere un presupuesto aproximado de 50 millones de córdobas”, precisó María Fernández Ampié, coordinadora de Mujeres Rurales de Nicaragua.

La iniciativa se ejecutaría en tres departamentos del país, que no precisó.

Fernández Ampié afirmó que las mujeres rurales atienden los huertos familiares, alimentan ganado y aves de corral, siembran, cosechan y procesan el maíz, recogen la leña, buscan el agua, cuidan a los niños y abuelos, participan en comités vecinales y complementan los ingresos familiares con diversos trabajos fuera del hogar.

Indicó que cuatro de cada diez mujeres nicaragüenses viven en áreas rurales.

Fernández expresó que Nicaragua es un país pionero al reconocer en la Ley de Reforma Agraria de 1981 la igualdad de derechos para ambos sexos y a las mujeres como beneficiarias directas de la adjudicación de tierras, independientemente de su posición o parentesco.

“Pese a esto, los obstáculos culturales e institucionales y las prácticas discriminatorias impidieron el acceso efectivo de las mujeres a la tierra. Como resultado entre 1981 y 1990 nueve de cada diez beneficiarios de la reforma agraria fueron hombres”, dijo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus