•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los ojos de Franck de Las Mercedes se pusieron aguados. El pintor nicaragüense, que migró a Nueva York desde niño estaba frente al emblemático Time Square viendo la proyección de sus propias obras.

“Fue causa de gran satisfacción”, dice en esta entrevista.

Para el pintor la difusión de sus obras en esa plaza tenía una gran carga emocional: su etapa de migración, adaptarse a Nueva York, convertirse en artista, ver cómo el fuego destruía su estudio y devoraba sus obras, frustrando sus planes…

Franck de Las Mercedes, originario de Masaya, salió de Nicaragua cuando tenía 11 años de edad, en los años ochenta.

Llegó a Nueva York para hacerla su nueva casa, donde fue creciendo en silencio.

Cuando empezó a pintar a nivel profesional un incendio destruyó su estudio, dejándolo en la calle.

Gracias al apoyo de su esposa, la norteamericana Nicola Blount, y a su coraje monimboseño, resurgió.

Empezó a pintar con más inspiración. Logró que en 2014 su trabajo fuese proyectado en la popular Plaza Time Square de Nueva York, donde miles de personas de todas partes del mundo tuvieron la oportunidad de apreciar su trabajo.

En ese mismo año, el Senado de Nueva Jersey y el Congreso General aprobaron una resolución para dar al nica los más altos honores de este Estado, por un proyecto que hizo a favor de la paz y el cual denominó “cajas de la paz”, que consiste en combinar el arte contemporáneo a través de cajitas que él pinta y donde insta a la gente de todas partes del mundo a participar en conversaciones para que se llegue a la paz mundial.Una de las obras de Franck De Las Mercedes, originario de Masaya.

Este trabajo, el Gobierno estadounidense lo ha utilizado para adaptarlo en los educadores como herramientas de enseñanza, también los centros comunitarios lo usan en su sistema de educación y  los terapistas.

Su pintura se ha vendido en muchos países del mundo y ha participado en numerosas exposiciones a nivel internacional.

 

¿Franck, podrías decirnos cómo fue tu vida cuando llegaste a los Estados Unidos?

Al llegar a la ciudad de Nueva York ya mi madre estaba aquí. Éramos asilados políticos en una ciudad donde creo que conocíamos solamente a otra familia nica. Fue un cambio drástico culturalmente, una vida dura, pues en esa época Nueva York era una ciudad con bastantes conflictos. Pero igual, se volvió nuestro hogar, el cual nos acogió, nos formó y nos ofreció muchas oportunidades de avanzar y ya no se diga la gran influencia cultural con la que Nueva York te inyecta. Antes de ser artista estudié teatro y aspiraba a ser actor y músico. Trabajé para la cadena CNN en Nueva York y después trabajé en producción de televisión y eventos para NBC e Hispanics Today.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la pintura?

Vieras que aunque siempre tuve inclinaciones al arte visual, era más que todo apreciación a las artes. A mediados de los noventa mi inquietud por pintar se hizo fuerte y volverme pintor fue un poco accidental. Entre el teatro y estar produciendo una obra caí en un tipo de crisis existencial. Todo lo que estaba haciendo en mi vida no tenía sentido para mí y lo dejé atrás de un día para otro. En esa etapa no tenía mucho ánimo ni actividades aparte del trabajo. Un día decidí al fin comprar acuarelas y así empecé. Años después de estar pintando me inicié profesionalmente cuando mi esposa, que era mi novia en ese entonces, expresó que mi obra era lo suficientemente apta y colorida para exhibirla. Así participe en mi primera exposición en el 2002.

Te convertiste en un pintor profesional al pasar del tiempo, pero pasó un incidente que te marcó la vida. Un feroz incendio acabó con tu estudio y todas tus pinturas ¿pensaste en ese momento que era el fin de tu carrera como pintor?

Nada te prepara para una pérdida total. No tuve mucho tiempo en procesar y reconocía que lo que debía evitar era encerrarme en el dolor. Lo más importante en ese momento se volvió mi esposa y nuestro bienestar. No tenía tiempo de pensar en mi carrera. La vida se volvió verdaderamente algo de llevar día a día, porque no tienes otra opción. Fue claro que el plan era empezar de nuevo, pues el incendio nos dejó literalmente sin nada.

¿Qué te motivó a seguir adelante?

Mi esposa Nicola. Es una guerrera. También el apoyo de nuestra familia y amigos fue inmediato. No faltó quién nos brindara algún tipo de apoyo. Desde gente que siempre han apoyado mis trabajos, a extraños en otros países que me han seguido, aportaron para que empezáramos de nuevo. A la vez no dudaba pintar nuevamente, pues mi obra ya me había sacado de una crisis anteriormente.

¿Cómo nace el proyecto cajas de paz, un trabajo que te llevó a ser merecedor de muchos reconocimientos a nivel mundial?

Bueno, una vez yo limpiaba mis pinceles en las cajas en las cuales enviaba cuadros vendidos por correo. Un día una de las trabajadoras del correo me dijo que mis cajas eran como obras de arte. Se me hizo bonito eso y decidí crear una propuesta conceptual en la cual todos pudieran participar, apreciar el arte y por ese medio entrar en diálogos sobre la paz.

¿Por qué el símbolo de fragilidad en las cajas?

Porque como seres humanos nos olvidamos muchas veces de nuestra fragilidad, de la fragilidad de otros y de nuestra influencia en otros y poder hacer el bien u ofender a otro. También es una representación simbólica que cuestiona nuestra influencia a hacer la paz en nuestro círculo. Definitivamente, cada caja estimula al que tiene contacto con ella.

¿Qué significó para vos que tu trabajo fuera expuesto en el Time Square de Nueva York?

Para un chavalo que creció en Nueva York viendo esas pantallas toda tu vida fue algo muy significativo. Que tu obra, y más importante aún, el mensaje llegue a miles de personas en un momento. Fue causa de gran satisfacción y también cimentó el proyecto como un movimiento artístico global válido. Me di cuenta que el proyecto de las cajas ya iba más allá por sí mismo de lo que me propuse hacer.

En 2014, el Senado de Nueva Jersey y el Congreso en sí aprobaron una resolución legislativa reconociendo tu valioso trabajo ¿qué significó este reconocimiento para vos?

Es algo que me honra y me ha llenado de mucha satisfacción y agradecimiento. Pues como nicaragüense, inmigrante y artista es testamento de que he aportado algo a la cultura norteamericana. Sobre todo, porque me sorprendió la noticia. Ver que los líderes políticos sigan y reconozcan tu trayectoria es algo que motiva y nutre.

¿Qué es lo que más te ha llenado en la vida?

Mi hijo Luca. Él representa nuevos comienzos, renacer, luz y esperanza en muchos aspectos de mi vida.

Has logrado muchos éxitos con tu trabajo. ¿Cuáles son tus planes para el futuro?

No hago planes en realidad. Me encanta vivir la vida un día a la vez y cada día simplemente me propongo tener una buena intención positiva en la vida.

El pintor

Franck De Las Mercedes.

Profesión: Pintor.

Es artista visual influenciado por la guerra en Nicaragua, el graffiti de Nueva York y el arte abstracto.
En 2012 su proyecto de cajas de la paz le fue proyectado en Times Square. Más de 16,000 cajas han sido enviadas a 70 países.

También en 2012, su retrato de Francisco de Quevedo fue adquirido por la Fundación Francisco de Quevedo, como parte de su colección permanente en España.

El 18 de febrero de 2014 un incendio en Nueva Jersey destruyó su estudio y sus obras.

Para organizar visitas

AGENDA• El estudio cultural de Franck de Las Mercedes se puede visitar, pero con cita previa.
Se le puede contactar a través de su correo electrónico info@franckdelasmercedes.com  o bien, llamando a su estudio al 646-559-0305, para cualquier tipo de cita relacionada con su trabajo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus