•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El poco enfoque cultural en el proceso enseñanza-aprendizaje en las regiones autónomas del Caribe nicaragüense es un factor determinante en el debilitamiento y estancamiento de indicadores educativos en esas zonas del país.

Así lo indica el primer Informe de Progreso Educativo de la Región Autónoma Norte y Sur 2015, que será presentado hoy por el Foro Eduquemos, con el fin de contribuir a generar consenso y alianzas para mejorar la calidad educativa y fortalecer la gestión de la educación en esa parte de Nicaragua.

“En algunos indicadores el estudio lo que revela es que el enfoque cultural es importante, los niños que están recibiendo educación en su lengua materna por maestros que son de su propia comunidad o de su entorno cultural, tienen mejores resultados”, aseguró Ernesto Medina, presidente del Foro Eduquemos.

DIFERENCIA

Por ejemplo, en el Caribe Norte la tasa de sobrevivencia en las escuelas de educación monolingüe es del 20.7%, mientras que en las de educación bilingüe es del 48.7%, de acuerdo con datos oficiales del 2012.

En el caso de primaria, en la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS), la tasa de abandono escolar es del 8.9% en las escuelas que ofrecen educación bilingüe y del 15.9% en las regulares, es decir, que solo enseñan en español.

Dicho problema se acentúa al comparar los datos con los del promedio nacional. De esa forma, mientras en el Caribe Sur la tasa de sobrevivencia es de apenas el 36.1%, en todo el país es del 56.9%.

Siempre en el Caribe Sur, el informe indica que la matrícula Programa Educativo Bilingüe (PEBI),  tuvo un ligero descenso del 2004 al 2013, pues pasó del 9.3% al 7.8%. En primaria, en el 2004 era del 5.8%, pero al 2013 descendió al 3.5%.

En el Caribe Norte, en tanto, refiere que la matrícula del PEBI ha crecido en preescolar, al pasar del 34.9% en 2004 al 54.7% en 2013. En primaria, en cambio, en el mismo periodo se mantuvo en un promedio del 31%.

El informe plantea que tanto en el Norte como en el Sur debe impulsarse una transformación curricular a partir de los intereses y cosmovisiones  de los pueblos indígenas y afrodescendientes, como actores y sujetos del proceso educativo.

“Debe continuarse el esfuerzo de apoyar el sistema autonómico regional y seguir con los planes de formación de maestros, por lo menos bilingües, no importa que no sean autóctonos. Y retomar el esfuerzo que se hizo y que se ha quedado un poco estancado de seguir publicando los libros en sus lenguas nativas y que los niños reciban clases en su idioma”, agregó Medina.

Para el año lectivo 2015, el Ministerio de Educación (Mined), distribuyó 3.3 millones de libros de texto para primaria, de los cuales 81,500 estaban impresos en las lenguas maternas de los estudiantes de la costa Caribe.

Las lenguas que se hablan en las Regiones Autónomas del Caribe Norte y Sur (RACN y RACS) son el español, miskito y creol, aunque en el caso del Norte también hablan mayangna.

  • Con la promulgación en 2006 de la Ley General de Educación, se incorporó el Subsistema Educativo Autonómico Regional (SEAR), que desde el punto de vista conceptual, político y jurídico es uno de los más avanzados en América Latina y el Caribe.

Requieren que se les otorgue más autonomía

PLANTEAMIENTO. Para el presidente del Foro Eduquemos, Ernesto Medina, si no se soluciona el problema de falta de enfoque cultural en la educación que se imparte en el Caribe nicaragüense, los jóvenes de esa zona del país siempre estarán en desventaja en medio del mercado laboral.

“Yo creo que tenemos una responsabilidad bien grande con la costa Caribe, esa brecha que existe con el Pacífico no debería de existir; también creo que debe dárseles a ellos el empoderamiento para seguir construyendo su sistema autonómico, creo que es un error seguir pretendiendo que desde Managua se dirija correctamente la realidad tan compleja de la costa Caribe”, apuntó.

Medina refirió que existe una preocupación entre las autoridades regionales, las universidades que atienden en esa zona del país y los jóvenes, debido a las pocas oportunidades de empleo que tienen estos últimos.

“Y en educación técnica el estudio revela que el problema que tenemos en el resto del país se acentúa en la costa Caribe, (porque) no hay un sistema de formación técnica que esté respondiendo a las necesidades de empleo de los jóvenes y a las necesidades del desarrollo de la región”, dijo.

“Hay algunas iniciativas, sobre todo particulares, que están formando recursos en temas forestales, pesca y turismo, pero diría que tienen todavía muy poco impacto con respecto al tamaño de la región y el tamaño de los retos”, añadió Medina.

Este informe se realizó bajo una metodología que consiste en definir indicadores que se consideran básicos para tener una radiografía del sistema educativo, y analizar un periodo determinado, si han mejorado, si están estancados o si más bien hay un deterioro de la situación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus