•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La actividad de pesca de langosta por medio del buceo se ha reducido del 50% al 26%, afirmó Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), aunque consideró que es una labor que no se puede hacer desaparecer con una ley.

La Asamblea Nacional aprobó la semana pasada una reforma que aplaza la prohibición de la pesca por buceo y la extiende de forma indefinida.

“Yo creo que en un par de años más la actividad del buceo se habrá reducido significativamente”, opinó Segura.

La captura de langosta por medio del buceo es considerada altamente peligrosa para las personas que la realizan, porque al adentrarse a grandes profundidades en el mar sin la falta de equipos adecuados para su protección les provoca la enfermedad de paraplejía, quedando muchos de ellos en silla de ruedas, con daños cerebrales o muertos.

De acuerdo con Segura, en la actualidad hay un poco más de 3,000 personas, cabezas de familia, que viven de esta actividad, entre buzos, sacabuzos, marinos, pikineras (mujeres que compran langostas para venderlas luego a los acopios) y acopiadores.

“Vamos a ir desapareciendo esa actividad en la medida en que se vayan desarrollando proyectos que les puedan ofrecer otro tipo de trabajo a los buzos, se ha venido reduciendo bastante, pero no podemos desaparecerla con una ley”, sostuvo Segura.

Menos barcos

Vamos a ir desapa-reciendo esa actividad en la medida en que se vayan desarrollando proyectos que les puedan ofrecer otro tipo de trabajo a los buzos". Armando Segura, presidente de Capenic. 

Del 2011 a la fecha también se han reducido los barcos industriales dedicados al buceo, ya que había alrededor de 26 pero ahora solamente existen 13, añadió el directivo de Capenic.

Además “había 370 lanchas y pangas artesanales dedicadas al buceo, pero ahora solo hay 180”.

Segura afirmó que los diputados de la Asamblea Nacional decidieron prorrogar la prohibición de la pesca por buceo porque todavía no les han dado todas las condiciones para hacerlo.

“No hay las condiciones todavía de ofrecer a los buzos sobre todo del Caribe, principalmente de la zona de Bilwi, unas nuevas alternativas de trabajo. Si se les prohíbe el buceo en qué van a trabajar, cómo van a mantener a sus familias”, expresó Segura.

Sindicatos escépticos 

Coincidiendo con el representante de Capenic,  Evenor Saballos Wilson, secretario general del sindicato de buzos Sibumiraan, consideró que no hay condiciones para terminar con la labor de captura de langosta por medio del buceo.

  • 13 barcos industriales dedicados al buceo están registrados actualmente, según Capenic.

Dijo que la decisión de ampliar la pesca de langosta por el método de buceo fue la mejor decisión, ya que esta es una demanda de trabajo de los lugareños. “No se puede dejar a merced de su suerte a la gente, hay que hacer las cosas de manera ordenada y primero crear las condiciones necesarias en conjunto, con los gobiernos regionales, empresas, sindicatos y territorios. Mientras esto no ocurra, no se puede cerrar el buceo”, consideró.

Saballos explicó que aún las condiciones no están dadas para la reconversión, ya que en la zona no hay otra fuente de empleo más que el mar.

“Estamos conscientes que el buceo es un trabajo difícil, pero no hay otra opción hasta el momento, la gente aquí vive de la pesca”, observó.

  • 180 lanchas y pangas dedicadas a la pesca con buceo están operando en el Caribe.

Crecen exportaciones de langosta

DIVISAS. La exportación de langosta creció 32.5% en el 2015 en comparación con el año 2014, según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

Armando Segura, presidente de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), dijo que el crecimiento se debe a que se le está dando valor agregado a la langosta del Caribe.

“Antes los productores de langosta del Caribe solo producían cola de langosta para exportación. Ahora han encontrado nuevas técnicas de procesamiento y están vendiendo langostas enteras con todo y la cabeza a Europa y Asia”, explicó.

Para este año, el sector de la pesca espera que las exportaciones asciendan a unos US$300 millones, impulsadas siempre por el rubro de langostas, pepino de mar y caracol; mientras que espera también una recuperación en otros rubros como el pescado, si se presenta un buen invierno.

Algunos buzos han sido trasladados a otras actividades de la pesca y otros a la captura de langosta con nasas, aseguró el director ejecutivo de Capenic.

Se pretende que la actividad del buceo se vaya disminuyendo mediante un programa de disminución gradual, el cual está siendo supervisado por la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (Ospeca) del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

“Ese programa nos va llevando a crear nuevas alternativas de trabajo en otras áreas de la pesca que no sea el buceo y la actividad va a desaparecer en la medida en que vayamos trasladando a los buzos”, dijo Segura. Pero ese proceso es complejo y no tiene una fecha específica para dejar la captura por buceo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus