•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A las 3:00 p.m. de todos los sábados Daysi Teresa de Fátima Orozco está con su camisa blanca, pantalón y tenis negros lista para iniciar su trabajo: controlar a dos furiosos boxeadores en un cuadrilátero.

Esta mujer de 27 años, de mediana estatura y delgada dice que antes de comenzar una pelea, habla con los dos púgiles para recomendarles que hagan un combate limpio.

“Les digo con firmeza que no se propinen golpes en la nuca, en la cabeza, ni golpes bajos, que deben obedecer mi voz de mando porque afuera somos amigos, pero allí soy la autoridad”, expresa Orozco, quien trabaja en los gimnasios de los mercados Róger Deshon (San Judas), Iván Montenegro y Roberto Huembes.

EDICIÓN ESPECIAL: Día Internacional de la Mujer

El de Orozco es un trabajo temerario: en el cuadrilátero debe separar a dos hombres que se quieren moler a golpes, imponer el orden entre los furiosos contendientes e incluso garantizar la salud de los boxeadores. 

“La primera vez sentía que el cuerpo me temblaba ante semejante responsabilidad, poco a poco me calmé”, confiesa.

Orozco ha participado como árbitra en 100 combates aficionados y su gran sueño es dirigir una pelea en el legendario Madison Square Garden de Nueva York o en Las Vegas, Nevada.

“Me gustaría ser árbitro en las Vegas, Nevada; en el Madison Square Garden de Nueva York o en el Fórum de Los Ángeles, California. Ese es mi sueño, si me lo propongo, lo puedo conseguir”, sostiene Orozco. 

La idea

Su idea de convertirse en árbitra llegó una tarde cuando conversaba con Luis Ramírez y Orlando Poessy, presidente y Vicepresidente de la Asociación de Jueces y Árbitros  de Boxeo Amateur de Nicaragua (Anjaba).

“Confieso que no conocía ni el abc del boxeo, pero ese deporte me encanta, por eso acepté la propuesta de mis dos amigos y aquí estoy haciendo carrera como árbitro”, expresa la joven originaria de Managua. 

De septiembre a noviembre de 2015 Orozco pasó un curso como árbitro, avalado por la Anjaba, y subió por primera vez al cuadrilátero para desempeñar su trabajo. 

La rutina de Orozco es como un reloj suizo: de lunes a viernes despierta a las 5:40 a.m., desayuna a las 6:00 a.m. y a las 6:40 a.m. está lista para tomar el recorrido que pasa por su casa en Altamira para llevarla a su centro de trabajo, ubicado en el municipio de Ticuantepe.  

Es importante conocer las instrucciones de este deporte, para hacer un buen trabajo como árbitro en el cuadrilátero”.  Daysi Teresa de Fátima Orozco, árbitro de boxeo.

“Salgo a las 5:30 de la tarde (del trabajo) y tras descansar un rato, voy a algún lugar con mi familia para relajarme. Dos veces por semana practico voleibol y estudio todos los días el reglamento del boxeo”, afirma Orozco. 

La joven estudió primaria y secundaria en el Colegio Liceo Franciscano de Managua y cursó la carrera técnica de diseño gráfico en la Universidad Politécnica de Nicaragua. 

El árbitra está clara que los aficionados siempre llegan a ver un buen espectáculo, pero también sabe que su misión es garantizar la salud de los boxeadores.

“Si un boxeador está en malas condiciones físicas de inmediato le doy el conteo de protección y detengo la pelea, no ando titubeando. Estoy pendiente cuando la esquina de los boxeadores tira la toalla, hablo con el médico del ring y no dejó que un púgil reciba castigo sin necesidad”, afirma. 

Orozco, además de árbitra y diseñadora gráfica, perteneció a la Cruz Roja, por lo que tiene conocimientos en primeros auxilios.

Respaldo 

Esta árbitra quiere que otras mujeres sigan sus pasos y tomen un curso. En su caso, además de arbitrar, ejerce como juez.

“Este trabajo es muy complejo, hay que prepararse bien con el reglamento y ser justo cuando un boxeador gana limpiamente y darle la victoria. Muchas veces hay fallos controversiales, porque los jueces a lo mejor se equivocaron, eso pasa, son humanos”, afirma Orozco. 

¿Dará el salto al boxeo profesional?

METAS • El exbicampeón mundial de boxeo y promotor profesional, Rosendo Álvarez, dijo que el trabajo del árbitra Daysi Teresa de Fátima Orozco es excelente y la animó a seguir adelante. 

“Deberían haber más mujeres como árbitros y jueces en el boxeo, es admirable la misión de Orozco. Es muy dedicada y si se lo propone puede llegar a arbitrar peleas en escenarios internacionales”, dijo Álvarez. 

Expresó que al ser Orozco la única árbitra en Nicaragua debería sentirse orgullosa, porque es el ejemplo para que otras mujeres se dediquen a ese trabajo. 

“En mi promotora Orozco tiene las puertas abiertas para que comience a arbitrar peleas en el campo profesional. Esto dará un toque de distinción a su carrera”, expresó Álvarez. 

En tanto, el púgil René Alvarado, contó que ha visto trabajar con mucha responsabilidad a Orozco en el cuadrilátero. 

“Su trabajo es excelente, espero que continúe fortaleciendo su trabajo como árbitro y que haga realidad su sueño de trabajar en veladas boxísticas fuera del país”, dijo el boxeador profesional. 

Dijo Alvarado el boxeo debe abrir campo para que más mujeres sean árbitros y jueces, así como hay boxeadoras en el pugilismo profesional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus