•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego de observar la creciente demanda de las especias y semillas para tratar problemas de salud, Anastasia Zepeda Ríos dejó de vender verduras y abarrotes en el Mercado Roberto Huembes --negocio en el que llevaba 25 años-- para comercializar productos naturales. 

En los ocho años que lleva ofertando ese tipo de productos ha hecho muchos clientes, como Augusto César Matamoros, quien es un fiel comprador de la linaza. En su familia, dijo, consumen esta semilla para aliviar problemas del sistema digestivo. 

Incluso recientemente le funcionó para deshacerse de un dolor  en su vejiga. 

“Fui a cita con un médico general y me mandó a hacerme un ultrasonido, pero me acordé que la linaza es buenísima y me la estuve tomando durante una semana y el malestar desapareció”, contó. 

Zepeda Ríos señaló que aparte de la linaza, los productos más buscados para fines médicos son la chía, la flor de jamaica, la manzanilla y la miel de carao. Estos, afirmó, ayudan a contrarrestar la inflamación del colon, la acumulación de grasa en las arterias, la dificultad para orinar, la fiebre y los parásitos. 

“La gente está consumiendo más lo natural como antes que cuando había una tos no se compraba ningún medicamento, solo se iba a arrancar a al patio una planta para hacer un té de manzanilla, orégano, cola de dragón y flor de marango”, apuntó. 

Según Carlos Duarte, responsable de relaciones públicas de la Universidad de Medicina Oriental Japón-Nicaragua, la medicina natural está en auge en Nicaragua, pues cada vez son más las personas que se interesan por incursionar de forma profesional en esta práctica y las que buscan solucionar sus problemas de salud con los tratamientos alternativos que ofrece.

Señaló que esta casa de estudios inició sus operaciones en 2004 con un grupo de 30 estudiantes, pero que ahora tiene una matrícula anual de 60 a 65 estudiantes.

Atendemos a sobrevivientes de cáncer de mama para ayudarlas a combatir los efectos secundarios de la quimioterapida como las náuseas y el insomnio". Sheyla Blandón, doctora en medicina oriental

Maryel Duarte, estudiante de cuarto año de la UMO-JN, decidió estudiar medicina oriental porque en la convencional --también llamada occidental-- los tratamientos están hechos a base de productos químicos que causan muchos efectos adversos en los pacientes, indicó.

Aseguró que su abuela, quien padecía de erisipela (una infección bacteriana que afecta la piel) fue víctima de ello porque los doctores le recetaron grandes cantidades de antibióticos en inyecciones y pastillas que terminaron causándole edemas y gastritis. 

El responsable de relaciones públicas de la Universidad de Medicina Oriental Japón-Nicaragua explicó que la medicina oriental tiene cuatro pilares: la acupuntura, la terapia de masajes conocida como shiatsu, la fitoterapia (tratamiento de enfermedades basado en el uso de plantas) y la moxibustión o terapia de calor.  

Sin embargo, los pacientes también pueden sufrir efectos secundarios o adversos con la fitoterapia, a pesar de que esta es con base en plantas, explicó la doctora en medicina oriental, Sheyla Blandón. 

  • 3 centros de salud en Managua practican la acupuntura y masajes.

“Cada una de las patologías que los pacientes presentan tiene su tratamiento, pero deben de saber las indicaciones, porque si toman más de lo que se les manda hay un efecto negativo”, apuntó. 

Blandón afirmó que cuando una persona decide tratarse con medicina natural, específicamente con la fitoterapia, lo ideal es que lo haga con la guía de un especialista en esta práctica. 

Ramón H. Potosme, productor y distribuidor de plantas medicinales y conocer de sus beneficios por herencia de su padre, sostuvo que la guía de una médico naturista es fundamental para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad con los productos y dosis adecuadas. 

“Por ejemplo, el estreñimiento puede ser por mala alimentación  o por estrés, pero también por una bacteria, entonces las preguntas, la observación y los exámenes de un naturista son importantes”, dijo.

Potosme añadió que la aplicación de la medicina natural también puede ser guiada por un curandero, cuya figura está contemplada y reconocida en la Ley de Medicina Tradicional Ancestral, Ley 759. 

Casos no complejos 

La doctora Sheyla Blandón, especialista en medicina oriental, aclaró además que atienden a pacientes con este tipo de medicina solo cuando su situación no es tan compleja o no están convalecientes.

  • 60 estudiantes se matriculan cada año en promedio  en la UMO-JN. 

Precisó que el tratamiento que brindan está orientado principalmente a mejorar la calidad de vida.  “Por ejemplo, atendemos a sobrevivientes de cáncer de mama para ayudarlas a combatir los efectos secundarios de la quimioterapia como las náuseas y el insomnio, también les recetamos plantas para fortalecer su sistema inmunológico”, puntualizó Blandón. 

En eso coincide el especialista en medicina interna, doctor Nery Olivas Castro, quien considera que la medicina basada en productos naturales es un complemento de la medicina occidental y que su aplicación es válida solamente en padecimientos “menores” como insomnio, problemas de la piel, colesterol, función del colon, etc. 

Carlos Duarte, responsable de relaciones públicas de la Universidad de Medicina Oriental Japón-Nicaragua, aseguró que en los últimos años han logrado tener presencia en los centros de salud Francisco Buitrago, Pedro Altamirano y Silvio Ferrufino y en el Hospital Alemán Nicaragüense, donde enfocan sus servicios en terapias de rehabilitación a través de la acupuntura. 

Detalló que entre el servicio que dan en dichas unidades de salud y en organizaciones que trabajan con mujeres con cáncer y víctimas de violencia, han llegado a 2,289 pacientes. 

La historia 

La medicina natural, también llamada medicina tradicional o complementaria, está reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su utilización desde hace miles de años, porque sus practicantes han contribuido enormemente a la salud humana, principalmente como proveedores de atención primaria de salud a nivel de las comunidades. 

La OMS cuenta con una estrategia sobre medicina tradicional 2014-2023, cuyo objetivo es apoyar a los países que apuestan por este tipo de medicina a aprovechar el potencial de la medicina natural para la salud, el bienestar y la atención de la salud centrada en las personas. 

Así mismo, busca promover la utilización segura y eficaz de la medicina tradicional a través de la reglamentación y la investigación, así como mediante la incorporación de productos, profesionales y prácticas en los sistemas de salud, según proceda. 

En Nicaragua, Ley de Medicina Natural, Terapias Complementarias y Productos Naturales en Nicaragua, Ley 774, tiene como objetivo integrar estas prácticas en el Sistema Nacional de Salud, propiciando el establecimiento de políticas nacionales y programas de aplicación que garanticen este fin. 

Asimismo, fomentar la seguridad, la eficacia y la calidad de la práctica de la medicina natural, de las terapias complementarias y productos naturales a nivel nacional como alternativa viable y efectiva en beneficio de la salud de la población.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus