•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Texto y fotos: Josué Garay

Las cristalinas aguas del Mar Caribe nicaragüense, rodeadas por bosques tropicales, se complementan con las seis etnias que habitan la zona —garífunas, creoles, miskitos, mayagnas, ramas y mestizos—, quienes mantienen vivas las costumbres culinarias y culturales de sus antepasados. Bluefields es la cabecera departamental del Caribe Sur del país. Es una localidad situada a 383 kilómetros de Managua y cuenta con una historia que representa la valentía de las personas afrodescendientes y pueblos indígenas.

La fiesta del Palo de Mayo es uno de sus atractivos, ya que se trata de una celebración realizada en honor a la diosa de la fertilidad y da inicio a las primeras lluvias del año.

El soldado holandés por el que se bautizó Bluefields 

Según información del Centro de Investigación de la Costa Caribe el nombre de Bluefields se debe a un soldado holandés llamado “Blauveldt o Bleeveldt”, quien en 1602 escogió por casualidad la bahía de esta ciudad como centro de operaciones por las ventajas tácticas y naturales que ofrecía.

Pueblos sobrevivientes

Entre las actividades que se realizan para la alimentación y el comercio está la pesca. Además, la caza de algunos animales en los bosques que contrastan con las lagunas y el extenso mar.

Adultos mayores, honrados por su experiencia

En las comunidades es común ver a personas mayores haciendo pan de yuca —el cual es vendido a 25 córdobas—, mientras los más pequeños aprenden el arte gastronómico de sus ancestros. 

“Palo de Mayo”, uno de los ritmos bailables

La música que cantan y bailan los costeños tiene un simbolismo especial. Narran parte de las vivencias de sus ancestros y refleja los conocimientos sobre el cultivo, la pesca, el clima y los dioses.

Los puertos son considerados como  centros del comercio

Por su característica geográfica, los puertos se vuelven puntos donde comerciantes ofrecen frutas, verduras, mariscos y artesanías. Como el caso de Ramón Castillo, quien llega junto con su compañera de vida, en su lancha, y a primeras horas de la mañana,  procedente desde El Rama para ofertar las naranjas cosechadas en su propia finca.

Una visita para salir de la cotidianeidad del Pacífico

El sumergirse en las aguas azul turquesa, caminar por la arena blanca, dormir iluminados por el brillo de las estrellas y la luna harán que este lugar se vuelva inolvidable. 
Si visita los arrecifes de coral, podrá avistar más de 35 especies, como el abanico de mar y los cerebriformes. Además, estrellas de mar, pulpos, tortugas, peces  y langostas.

El Caribe Sur: una región  por descubrir

Esta es una travesía que no se puede perder. Se trata de disfrutar de distintas cosas en un solo lugar. Navegar en río, laguna y en el propio mar Caribe, en medio de la flora y la fauna acuática. 

Religión

La Iglesia Morava es la que atrae a la mayoría de los costeños nicaragüenses. Se supone que se instaló en esta zona el 14 de marzo de 1849.

Gastronomía en vivo 

El pan de yuca, el aceite de coco, el puré de plátano y los mariscos son infaltables en las comidas de la Costa Caribe. Los precios de las sopas de mariscos oscilan entre 100 y 130 córdobas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus