•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La división de la oposición en Nicaragua este año “es más pronunciada que la del 2011”, afirma Raúl Obregón, quien prevé que la intención de voto se reacomode según vayan apareciendo los candidatos de los partidos que competirán en las elecciones generales de noviembre próximo. M&R Consultores presenta hoy su primera encuesta electoral de 2016, en que la oposición nicaragüense solo consigue el 14%. De seguir así, “podría llegar a acumular un techo de aproximadamente 37.7%, que es muy parecido a la proporción de votos obtenidos en el 2011”, analiza Obregón.

Estamos a siete meses de las elecciones presidenciales. ¿Qué se puede predecir en este momento, según tu encuesta?

Esta es la primera encuesta de ocho contempladas a realizar, del proyecto de M&R denominado “Voto 2016 Nicaragua Elige”, correspondiente al proceso electoral que se avecina. Queda claro en estos resultados que si la elección hubiese sido el día de la entrevista, los nicaragüenses mayoritariamente (65.4%) hubieran favorecido con su voto al partido FSLN. Estamos a siete meses de la fecha de las elecciones, sabemos y somos convencidos que existe una proporción del electorado que tiende a la volatilidad, que en nuestras encuestas lo categorizamos como voto oculto, por lo tanto, creemos que aún no es el momento de predecir un posible resultado en noviembre próximo. Precisamente, el proyecto de encuestas electorales tiene entre sus principales propósitos ir observando el comportamiento de los números obtenidos en esta primera encuesta, pero tal y como se muestran los resultados, queda en evidencia que el FSLN actualmente cuenta con una clara ventaja sobre sus probables contendientes.

Parece que bastantes nicaragüenses tienen la intención de votar en noviembre. ¿Qué significa eso, en términos políticos?

Es probable que una alta participación de votantes en las próximas elecciones indica que los ciudadanos las consideran como un mecanismo de expresión democrática, por lo que no quisieran perderse la oportunidad de participar en la elección de la candidatura de su preferencia para que rija los destinos del páis en el siguiente período de gobierno. En términos políticos podría estar indicando que los nicaragüenses consideran un deber y/o un derecho ciudadano el asistir a las urnas, con el propósito de apoyar a quién podría dar respuesta a sus necesidades y mejorarle su situación de vida.

¿Qué condiciones esperarían los nicaragüenses para decidirse a votar?

Los resultados de esta encuesta muestran que una condición que podría ser determinante en la participación es que haya observación electoral, tanto nacional como extranjera, la cual generaría tranquilidad y confianza en un proceso limpio, transparente y que le imprimiría legitimidad al proceso.

¿Cuánta confianza muestran los ciudadanos en este proceso electoral?

Hay un alto grado de confianza en que el proceso electoral se desarrollará de manera transparente, siempre y cuando se garantice la observación electoral. Según los resultados de la encuesta, al menos 7 de cada 10 entrevistados manifiestan entre mucha y alguna confianza en el proceso.

Si en las elecciones pasadas (2011) la oposición logró cerca del 40% de los votos, ¿qué podría esperar este año, según lo que indica hoy la encuesta de M&R?

La población expresa mucho interés en votar, dice Raúl Obregón.Al comparar los resultados del presente estudio con los del 2011, se puede observar que hay cierta similitud, es decir, que actualmente la oposición si lograra aglutinar a la mayoría de partidos, podría llegar a acumular un techo de aproximadamente 37.7%, que es muy parecido a la proporción de votos obtenidos en el 2011 si se suman los votos del PLI y el PLC.

¿Cómo podría cambiar la intención de votos, una vez que todos los partidos elijan candidatos?

Pareciera que la imagen de quien represente a un partido político tiene mucho peso para los votantes. En cualquier partido político, incluso en el FSLN, el nivel de conocimiento, comportamiento y acciones para con la población son factores determinantes para apoyar una candidatura, por lo tanto, una vez se conozcan estas candidaturas es posible que observemos algunas variaciones en la intención de voto de los entrevistados en las encuestas.

¿Cuánto pesa el voto oculto y cómo se podría manifestar el día de la votación?

En esta encuesta el voto oculto alcanza una proporción de 20.6%, sin embargo, de este segmento, al menos se estima que un 40.2% podría votar, y todo hace indicar que la mayoría de esta proporción se estaría inclinando por el FSLN en quien miran mayores posibilidades de ganar la elección. Por otra, el 59.8% del voto oculto actual tiende a la abstención.
 
¿Qué podría buscar la gente en estas elecciones?

Los principales problemas que la población nicaragüense viene manifestando en los últimos años están referidos a empleo, en cantidad y calidad, disminución de la pobreza, accesibilidad a la canasta básica para atender las necesidades cotidianas, mayor seguridad ciudadana, etc. Por lo tanto, la mayoría de la población posiblemente estaría esperando mensajes creíbles alrededor de la solución de sus problemas y necesidades inmediatas. Creemos que la gente, hoy por hoy, está votando por ella misma, es decir, por la solución de sus problemas, más que por ideologías.

¿Cómo se expresan los jóvenes que votarían por vez primera?

Es una generación en desarrollo de su identidad, tanto social como políticamente hablando. Este segmento ha sido receptor de algunos beneficios que resultan de proyectos implementados por el Gobierno actual. Estamos ante una generación altamente tecnologizada, por lo que el acceso a internet, y redes sociales en lugares públicos sin costo alguno podría estar pesando en su intención de voto. Adicionalmente, debe considerarse que el Gobierno actual ha estado acondicionando centros recreativos y deportivos para los jóvenes y adolescentes, a lo que se suman también programas de becas para estudiar carreras técnicas y universitarias.

¿Qué ves diferente en este proceso electoral, con relación al de 2011?

Según las últimas encuestas, la aprobación de la gestión del actual Gobierno se ha consolidado en una banda entre 60% y 65%, lo cual representa un capital que en el 2011 aún no tenía el partido de gobierno. Por otra parte, la aparente inminencia de la ejecución del megaproyecto Gran Canal Interoceánico, que podría potenciar el crecimiento económico del país, tiende a generar esperanzas que no se tenían en el 2011. Con respecto a la oposición, la división en el 2016 es más pronunciada que la del 2011, y las posibilidades de unidad parecieran estar cada vez más lejanas, lo cual contribuiría a una mayor fragmentación del voto de oposición.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus