•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A pocas horas de haber llegado al mundo, Rafael, chinandegano de 20 años, fue circuncidado por su abuela materna. El motivo que adujo la señora: evitar infecciones y facilitar la limpieza de su pene. Esta era una costumbre familiar que ha sido descontinuada.

Rafael no supo que estaba circuncidado hasta que llegó a los 16 años. “Después de ver una película en la que circuncidaban a niños, le pregunté a mi mamá sobre este tema y ella me respondió que yo era circunciso”. Por eso dice que no circuncidaría a un hijo suyo. “Que lo haga él cuando pueda tomar sus propias decisiones”.

La circuncisión es una cirugía que consiste en retirar el prepucio. Según urólogos consultados, en el país se realizan máximo unas diez cirugías de este tipo a la semana en las clínicas y hospitales del país, sobre todo a hombres de entre 20 y 30 años.

El urólogo Gonzalo Darce explicó que esta “es una cirugía de complejidad intermedia que debe ser realizada solo por un experto para evitar daños estéticos en el pene del paciente”.

De acuerdo con el también urólogo Oscar Espino, en Nicaragua no se lleva un registro sobre las circuncisiones que se realizan, pero calcula que por semana se pueden registrar 10 operaciones de este tipo y por mes unas 300.

“La mayoría de los que se realizan esta operación son hombres adultos, ya sea porque padecen de fimosis, un problema en el pene que se da cuando el prepucio recubre el glande”, explicó Espino.

A su criterio, “hacerse la circuncisión es bueno porque evita infecciones urinarias, de transmisión sexual e incluso algún tipo de cáncer en esa zona”.

CONTRADICCIÓN

Según el especialista, a veces hay una contradicción entre los urólogos pediatras y los pediatras porque los primeros abogan para que se realice la circuncisión en los recién nacidos con el propósito de evitar  enfermedades o infecciones. Sin embargo, los médicos pediatras no siempre están de acuerdo, pues consideran que el glande queda sin protección.

En ese sentido, la pediatra Sheyla Silva sostuvo que “efectivamente el glande queda desprotegido, pero lo libera de infecciones. De hecho es recomendable ante las enfermedades venéreas, en África y en países donde hay altos índices de VIH la circuncisión es recomendada”.

"La mayoría de los que se realizan esta operación son hombres adultos".  Oscar Espino, Urólogo.

“En lo personal, cuando llegan los padres y me comentan, yo se los recomiendo. Estas operaciones son un procedimiento rápido. Eso sí, es preferible que se haga cuando están recién nacidos porque causa menos molestia”, refirió.  

Los cuidos que recomiendan los especialistas después de la circuncisión son evitar hacer fuerza, descansar entre 15 días y un mes dependiendo del paciente, evitar las relaciones sexuales y las erecciones.

Gonzalo Darce señaló que “el primer cuidado que debe tener el paciente es evitar las erecciones porque destruye la cirugía, para ello le damos un medicamento que las controla. Además debe de estar en reposo, acostado y no se puede bañar en piscinas hasta que esté bien cicatrizado, esto en el caso de los adultos”.

TEMORES

Los principales temores de algunos pacientes son perder el placer sexual o que disminuya el tamaño de su miembro.

Los especialistas coincidieron en que los beneficios de la circuncisión son muchos, como evitar la eyaculación  precoz, el cáncer de próstata, mayor rendimiento durante el acto sexual y el hombre está menos expuesto a las infecciones de trasmisión sexual.  En Nicaragua realizarse una circuncisión cuesta entre US$500 y US$800.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus