•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La niña Alejandra Jaritza Toruño Caballero murió la mañana de ayer tras ocho días de agonía en la Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León.

Por decisión colectiva de la familia, la pequeña de 18 meses que desde el domingo 13 de marzo permanecía en coma, fue desconectada de las máquinas que le facilitaban oxígeno y le mantenían con vida.

Presentaba una fractura en la columna, quemaduras en sus extremidades inferiores, fractura en su pierna izquierda y una lesión en el cuello. En los últimos días de vida sufrió un derrame cerebral y una bacteria había infectado sus quemaduras. 

La niña viajaba con sus padres en una moto el domingo 13 de marzo cuando fueron impactados de frente por un vehículo. La pareja murió poco después del accidente.

“Mi niña tenía muerto casi todo su cuerpecito, luego del derrame cerebral, el viernes pasado, su situación se empeoró, teníamos la esperanza de que sobreviviera, pero según los médicos ya no había nada que hacer, fue por eso que decidimos ambas familias evitar la prolongación de su agonía”, dijo Macaria Ramona Maravilla, abuela materna de Alejandra Jaritza y originaria de La Garita en Salinas Grande, León.

Maravilla agradeció a los médicos del referido centro asistencial por la atención que recibió su nieta y expresó que están conscientes que lo único que mantenía con vida a la niña eran las máquinas.

“Solo tenía con vida su corazoncito, latía con dificultad y eso me desgarró el alma, fue horrible ver en los aparatos del hospital el dolor que estaba atravesando mi niña”, agregó entre sollozos.

El cadáver de Alejandra Jaritza fue velado hasta las 5:00 p.m. en casa de su abuela paterna, en el reparto Mercedes Varela de León. 

Luego fue trasladada a la comunidad costera Salinas Grande, a 20 kilómetros de León, y será sepultada este lunes a las 9:00 a.m., en el cementerio El Muñeco de dicha comunidad.

Edwin Caballero, de 36 años, tío materno de la niña de 18 meses, afirmó que van a darle seguimiento a la causa judicial en contra de Silvio Mauricio Tercero Espinoza, de 32 años, quien conducía el vehículo que impactó contra la moto. 

“No es posible que quede en la impunidad la muerte de estas tres personas. Teníamos la esperanza de que por lo menos quedara viva la niña, pero lamentablemente no soportó el accidente”, lamentó el familiar.

El difunto Alejandro José dejó en la orfandad a Bryan José y Ronald Enrique Toruño, de 12 y 10 años, respectivamente, que procreó durante su primer matrimonio, pero quedaron bajo el resguardo de su abuela.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus