•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cinco años atrás, Denia Blandón empezó un pequeño negocio: una venta de tortillas. Sin embargo, se encontró con que la escasez de agua representaba un grave problema. Vive en la comarca Los Ladinos, en Managua y para tener este líquido debe invertir 140 córdobas diarios en la compra de dos barriles que luego usará en las necesidades de su hogar. 

Denia sabe que hoy se “celebra” el Día Mundial del Agua, pero ella y las personas de su comunidad forman parte del grupo poblacional que aún no tiene acceso a este servicio.  

La cobertura 

En Nicaragua solo el 70% de la población urbana cuenta con el abastecimiento del recurso potable, según información del Centro Humboldt, pero la Administración Nacional del Agua (ANA) sostiene que esa cobertura es del 99%.

Luis Ángel Montenegro, titular de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) aseguró que en las zonas rurales la cobertura de agua es de un 69% y por ende, solo el 31% de la población del campo no tiene acceso al servicio. 

Asimismo, el funcionario destacó que en el campo menos personas deben caminar largas distancias para abastecerse del líquido gracias a los Comités de Agua Potable (Caps), los que benefician a casi un millón de personas. 

“A la falta de acceso también se suma el mal servicio que  brinda la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal)”, comenta Carolina Gutiérrez, habitante de la colonia Nicarao, quien ya ha tenido que ir tres veces a esta institución cuando le han llegado cobros alterados. 

Fuerte inversión 

No se trata solamente de la deforestación y el despale, sino del cambio en el uso de los suelos que los seres humanos estamos realizando". Salvador Montenegro, especialista en temas de agua.

Entre enero y abril del año pasado, la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) realizó una inversión de C$2,268 millones en la ampliación de redes, construcción de nuevos sistemas de alcantarillados, rehabilitación de plantas de tratamiento e instalación y funcionamiento de tanques de almacenamiento.

Para este año, Enacal tiene contemplado instalar 20,228 nuevas conexiones en saneamiento y beneficiar a 109,230 familias que habitan en la zona urbana a nivel nacional.

En acueductos y alcantarillados, Enacal también estará invirtiendo C$1,811 millones, la mayoría por préstamos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y donaciones de los gobiernos de España, Alemania y la Unión Europea. 

Cambio climático  

Según el especialista en temas de agua, Salvador Montenegro, la falta de agua no solo radica en los efectos del cambio climático.  

“No se trata solamente de la deforestación y el despale, sino del cambio en el uso de los suelos que los seres humanos estamos realizando. Cómodamente se culpa al fenómeno de El Niño, a la sequía y al cambio climático, pero esta es una forma de evadir las responsabilidades”, apuntó. 

  • 20 mil nuevas conexiones aproximadamente instalará Enacal este año en saneamiento.

Agregó que el proceso de desertificación que se ha venido dando desde hace muchos años provoca, entre otras situaciones, la falta de acceso al agua.

“Es lamentable el mal uso que se le está dando a la Ley 620 (Ley General de Aguas Nacionales), comentó Montenegro.

Posible solución a la escasez de agua

ALTERNATIVA • Como una de las posibles soluciones a la falta de agua en muchos lugares de Nicaragua, de acuerdo con el estudio “Diagnóstico del agua en las Américas”, el mayor potencial superficial para agua de consumo está concentrado en el lago Cocibolca, con un área de 8,264 kilómetros cuadrados y un volumen promedio de descarga hacia el río San Juan de 12,614.4 millones de metros cúbicos de agua por año.

  • 2 mil millones de córdobas aproximadamente invirtió Enacal en 2015 en ampliación de redes y otras obras.

Este lago fue declarado como reservorio natural destinado en un futuro para uso de consumo humano y riego en la Ley 620 (Ley General de Aguas Nacionales). 

Entre tanto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) llamó ayer a los gobiernos de América Latina a intensificar el manejo de los bosques y reducir la deforestación como medida para mejorar la cantidad y calidad de agua disponible.

Según datos de la organización supranacional entregados en Santiago de Chile, en el marco del Día Internacional de los Bosques, la pérdida de bosque en la región se ha "reducido" en las últimas décadas.

Mientras que entre 1990 y 2000 se perdían 4.45 millones de hectáreas por año, entre 2010 y 2015 las cifras se redujeron a 2.18 millones de hectáreas, apuntó la FAO a través de un comunicado.

"La disminución se debe principalmente a una reducción de las pérdidas en Brasil, Mesoamérica y el Cono sur", añadió el documento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus