•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El proyecto tecnológico “DrsBee”, un servicio de prescripción electrónica que mediante los teléfonos celulares anima a los pacientes a tomar sus medicinas, es una de las iniciativas de emprendimiento presentadas en el Programa de Líderes Innovadores de la Iniciativa Centroamérica para la Atención de la Salud (CAHI, por sus siglas en inglés), en el cual participa el Incae.

Ese proyecto es dirigido por el costarricense Hans Douglas Ardón Camacho, de 43 años y quien vive en Panamá.

En entrevista con El Nuevo Diario desde Panamá, Ardón habla sobre distintas cuestiones relacionadas al sistema de salud en el ámbito regional y sobre el proyecto tecnológico “DrsBee”.

¿Qué factores o condiciones influyen para que una persona se adhiera o no a su tratamiento? Al final de cuentas se trata de su salud…

Estos factores se pueden clasificar en cuatro tipos: las condiciones personales como su edad o nivel de educación. Las condiciones del medicamento como puede ser la aparición de efectos adversos o el costo del mismo.

También las condiciones de la enfermedad como la aparición de síntomas que pueden ser repentinos, y por último, las condiciones de comunicación con el personal de salud. Tal como se puede ver, el paciente tiene gran responsabilidad sobre el cumplimiento de su propio tratamiento, pero no es el único factor que incide.

¿Tienen que ver las cuestiones culturales con la actitud de las personas para no tomar los medicamentos ?

Sin duda el componente cultural es muy importante. Toda persona tiene un sinnúmero de conocimientos, costumbres y prácticas que influyen en su actitud hacia los tratamientos. Integrar el saber popular con el saber científico es clave para persuadir a las personas a tomar oportunamente sus medicamentos.

¿Toda enfermedad necesita del correcto tratamiento, pero podría mencionarme algunas en las que no se puede fallar el exacto cumplimiento?

Cada paciente necesita apegarse a sus tratamientos, pero la condición particular en relación con su enfermedad hará más importante el exacto apego al mismo. Por ejemplo, un paciente con epilepsia que requiera de anticonvulsivos debe tomar de forma estricta la dosis que el médico le prescribe.
Porque cuando se interrumpe el tratamiento las convulsiones regresan más violentas y pueden poner en peligro su vida. Otro ejemplo son algunos tipos de cáncer, y la necesidad de aplicar las quimioterapias de forma oportuna.

¿La falta de adherencia al tratamiento varía de una enfermedad a otra?

Los problemas de adherencia terapéutica se observan siempre que se requiera autoadministración por parte del paciente, independientemente del tipo y la gravedad de la enfermedad.

Sin embargo, las características de la enfermedad, su tratamiento y atención pueden influir en el porcentaje de adherencia. Por ejemplo, la adherencia en diabetes puede rondar entre el 50% y el 80%, mientras que en hipertensión arterial ronda el 17% y el 60%.

¿Existe un rango de edad entre las personas que toman correctamente sus medicamentos?

Los estudios al respecto que he podido revisar no llegan a una conclusión absoluta sobre la relación de la edad del paciente y su apego al tratamiento. Pero algunos de estos estudios sugieren que las personas mayores presentan una mayor preocupación por su salud que los pacientes más jóvenes.

¿Cómo pueden las nuevas tecnologías ayudar a que las personas tomen los medicamentos correctamente?

La aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación móvil en la salud están transformando los servicios y modelos de asistencia sanitaria. Asimismo, está proporcionando soluciones que eran impensables hace 20 años.

¿El “DrsBee” es su proyecto tecnológico en salud, cómo funcionará?

Aprovechar la penetración de la telefonía móvil para apoyar al profesional sanitario como también a los pacientes es algo que debemos fomentar. El proyecto “DrsBee”, por ejemplo, dará acceso a información oportuna al médico a la hora de hacer una prescripción y motivará la adherencia terapéutica de las personas, pues se trata de una innovación en el cuidado de la salud.

¿Por qué priorizar la cuestión de la adherencia terapéutica y no otros temas? ¿Qué lo hace tan relevante?

De nada sirve tener el remedio si no se toma oportunamente. Por esto la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos viene diciendo desde hace años que “aumentar la adherencia terapéutica puede tener una repercusión mucho mayor sobre la salud de la población, antes que cualquier mejora en los tratamientos médicos específicos”.

¿A qué se refiere con el uso racional de medicamentos?

Nos referimos a facilitar con nuestra herramienta una guía para el proceso de prescripción donde el paciente reciba la medicación más adecuada, en las dosis correctas y durante el tiempo oportuno, para disminuir el abuso y la automedicación.

¿Cómo se puede hablar del uso racional, si hay países en Latinoamérica donde ni siquiera los hay?

Precisamente el uso racional busca ser más eficiente con los recursos limitados que tenemos. Si los sistemas de salud en Latinoamérica son más eficientes con sus municiones contra las enfermedades, mayor alcance podremos tener en nuestras poblaciones. Aún es más relevante cuando el mismo representa un costo de bolsillo directo para las poblaciones sin ningún tipo de cobertura sanitaria.

En los últimos meses se ha notado el desarrollo y propagación de enfermedades desconocidas, ¿están preparados los países de América Latina para combatirlas?

Muchos países de Latinoamérica cuentan con sistemas de vigilancia epidemiológica estructurados desde los niveles de atención primaria, con el propósito de detectar e iniciar un proceso de control en las enfermedades emergentes.

La preparación de cada país dependerá del nivel de eficiencia con el que trabaja cada uno de estos sistemas y qué tan rápido puede este recabar información para levantar una alerta. La investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos junto al uso eficiente de los que ya existen es una de las claves para enfrentar los futuros retos sanitarios.

¿Cuál es la importancia de educar a los niños desde temprana edad sobre temas relacionados a la salud?

La educación sanitaria es un arma poderosa contra las enfermedades. Y esta debe iniciar desde temprana edad y tener el debido respaldo de los sistemas educativos. La educación sanitaria enfocada en la prevención temprana es el remedio más costo-efectivo que podemos tener al alcance de todos en Latinoamérica.

¿Cuál cree que debe ser el compromiso de líderes de gobiernos para con las personas que habitan las zonas rurales y se les dificulta el acceso al sistema de salud?

La telemedicina usando telefonía móvil ya es una realidad. Las distancias y las condiciones geográficas están dejando de ser un impedimento para ofrecer atención primaria de calidad a poblaciones de difícil acceso. Por esto las autoridades sanitarias y los gobiernos deberían propiciar las condiciones regulatorias necesarias para fomentar este tipo de iniciativas.

¿Qué buscan desde el CAHI/Incae con las acciones que están promoviendo en el ámbito centroamericano?

En CAHI/Incae queremos una Centroamérica donde todas las personas tengan acceso a servicios de salud de alta calidad sin importar barreras socioeconómicas, culturales o geográficas.

¿Cuál es el país de Centroamérica con mejores  tecnologías en salud?

En Centroamérica, Panamá y Costa Rica son los que llevan la delantera en el proceso de adopción de un sistema de salud digital. Aunque las acciones en ambos países son moderadas, ya se ven claros pasos en dirección hacia un proceso de optimización de sus políticas de salud de la mano a estas nuevas tecnologías.

¿Puntualmente cuáles son las claves para mejorar la salud y lograr el progreso de la región?

Enfocarnos en mejorar nuestros sistemas de salud y en la educación. Las mejoras en la salud representan un 25% del crecimiento en ingreso en los países de renta —baja y media— en los últimos 10 años.

Pienso que los puntos claves serían: digitalizar los sistemas de salud para lograr la interoperabilidad del sector; hacer uso de las tecnologías móviles para educar y enlazar a la población y basar las decisiones de salud pública en evidencia real del sistema digital de salud.

El emprendedor

Hans Douglas Ardón Camacho.

Nació en San José, Costa Rica, el 21 de diciembre de 1973.

Tiene 42 años y reside en Ciudad del Saber, Panamá.

Se graduó hace 20 años como administrador de empresas en la Universidad de Costa Rica.

Es especialista en Investigación y Desarrollo Clínico, pero en los últimos cinco años se ha enfocado en la innovación de esta área.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus