•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fátima y Ashley eran la misma persona. Fueron los nombres que el leonés Onel Ramírez utilizó en sus perfiles de Facebook y WhatsApp para engañar a cinco jóvenes que violó, según la confesión que él mismo hizo esta semana ante las autoridades policiales.

Este es uno de los hechos públicos más recientes y estremecedores que ocurren en el país sobre los engaños en las redes sociales, y que evidencian también la falta de cuidado que se tiene al entablar una conversación cibernética con un desconocido.LOS MENORES DE EDAD SON LOS MÁS EXPUESTOS A LOS CIBERDELINCUENTES.

En una información publicada este miércoles  por El Nuevo Diario, los vecinos describieron a Ramírez como alguien solitario y siempre atento a su celular, incluso hasta se asustaron cuando la Policía llegó a buscarlo. Aunque María Verónica Díaz González, una de sus compañeras de trabajo, indicó que él la enamoraba cuando ambos estaban trabajando en una distribuidora, en León.

 

"Este caso corresponde a una sociopatía, es decir, trastornos de personalidad orientados a obtener un beneficio inmediato sobre el dolor y el sufrimiento de los demás", explicó el psiquiatra forense Nelson García Lanzas sobre la acción delictiva cometida por Ramírez.

Lanzas agregó que hay distintas maneras de expresar la sociopatía. En el caso de Ramírez es un sujeto incapaz de mantener relaciones afectivas sólidas, además de la presencia de fantasías sexuales y la búsqueda de estas a través del engaño.

Aunque fuese introvertido, los amigos de Ramírez lo  reconocieron como un hombre inteligente, a quien no había que explicarle las cosas dos veces.

"Pese a su sociopatía, no puede negarse que Ramírez demostraba una gran capacidad, ya que tenía la inteligencia y malicia de organizar perfiles de mujeres con los cuales podía manipular a sus víctimas", dijo Lanzas.

La psiquiatra Gioconda Cajina concordó con el diagnóstico de Lanzas, al indicar que Ramírez es un psicópata moderno que maneja las redes sociales para satisfacer sus necesidades y hacer daño a los demás.

En días recientes, Ramírez fue denunciado en el distrito policial de León por estar supuestamente involucrado en el asesinato de Jessica Betanco Díaz, una joven de 19 años de edad  que fue encontrada muerta en octubre pasado y a quien  este sujeto tenía en sus perfiles de Facebook.

"Es un psicópata sádico que demuestra  mucha agresividad, aunque habría que ver cuál fue la forma en que esta víctima (Jessica) murió", explicó Lanzas.

Antecedentes de violencia

Este especialista añadió que las causas por las que este sujeto podría haberse vuelto tan agresivo responde a traumas de la niñez, como violencia o abusos sexuales.

Así también, habría que ver el componente emocional que tenían sus víctimas, que por lo general son vacíos emocionales, inestabilidad afectivas o propuestas materiales que son hechas por sus victimarios ante la falta de recursos.

  • Los especialistas afirman que un encuentro lejano resulta emocionante para quienes utilizan las redes sociales con el fin de contactar a las víctimas, a quienes violan y matan.

"Las jóvenes son las que están más relacionadas con las redes sociales, son las más inocentes y logran caer en esta relación interpersonal. Las redes sociales son un medio fácil para atraer a este tipo de víctimas, porque se establecen relaciones impersonales donde el humano no está expuesto", indicó Lanzas.

Cajina recomendó que en estos casos los padres deben tomar más control respecto al uso de los aparatos electrónicos de sus hijos. "Muchos jóvenes tienen una computadora dentro del cuarto y no duermen", agregó.

Respecto a la forma de identificación de estos victimarios, la psiquiatra dice que es difícil hacerlo. Por eso lo mejor es evitar entablar conversaciones cibernéticas con quien no se conoce.

Delitos por redes sociales se vuelven frecuentes

ACECHO. En Nicaragua las redes sociales, Facebook especialmente, se han venido utilizando por delincuentes para cometer ilícitos como tráfico de personas o mostrar fotos de jóvenes desnudas sin su consentimiento.

En octubre del año pasado, el nicaragüense Héctor Díaz fue llevado a los juzgados por contactarse con Gurlal Sing, originario de la India, a quien le ofreció llevarlo a Estados Unidos, pero todo era una farsa.

En este caso también fueron acusados Jairo Leiva, Miguel Ángel Silva, Melvin Vargas Díaz, Erick Torres Obando y el menor de iniciales K.F.

“El delito de tráfico de migrantes es algo grave, porque se trafica con la vida de seres humanos y se pone en riesgo la seguridad del país y de los extranjeros que van en busca de un sueño”, expresó la jueza Gallardo  en ese entonces a El Nuevo Diario.

Este año se conoció la noticia que en Chinandega cerca de 500 fotos de unas 10 jóvenes circulaban en celulares de habitantes de Corinto.

La Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres en el artículo 195 establece que comete delito de propalación “quien hallándose legítimamente en posesión de una comunicación de documentos o grabaciones de carácter privado lo haga público sin la debida autorización, aunque le hayan sido dirigidos, será penado con una multa de 60 a 180 días”.

El artículo añade que “si las grabaciones, imágenes, comunicaciones o documentos hechos públicos son de contenido sexual o erótico, aunque hayan sido obtenidos con el consentimiento, la pena será de dos a cuatro años de prisión”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus