•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reto de Nicaragua con las nuevas tecnologías es difícil, pero no imposible, dice Santiago Tejedor, especialista en ingeniería de proyectos, en periodismo y ciencias de la comunicación, y máster en comunicación y educación por la Universidad Autónoma de Barcelona, donde también es docente.

Nacido en Valencia, España, Tejedor visitó Nicaragua para presentar la conferencia “Aprender a aprender hacia una educación 3.0”, con el propósito de reflexionar con estudiantes y profesionales sobre los principales cambios que las tecnologías digitales han introducido en el terreno educativo.

En entrevista con El Nuevo Diario, el experto responde interrogantes sobre las nuevas tecnologías y respecto a las oportunidades que el internet ha abierto en distintos campos, sobre todo en el académico.

¿Cómo poder hablar sobre las nuevas tecnologías y el uso de la web 3.0, si en Nicaragua existe un gran número de personas que no tienen acceso al internet?

Creo que la respuesta es que debemos caminar en dos velocidades, hay que potenciar por un lado la posibilidad del acceso a la conectividad, pero eso no quita que se siga avanzando en contenido y en sistemas pedagógicos.

Se puede, se debe y se tiene que hablar de web 3.0 en Nicaragua y en cualquier país del mundo, porque justamente este tipo de web tiene como principal prioridad que estas (nuevas tecnologías) lleguen a todas las personas, pero debemos seguir avanzando y seguir creciendo a dos velocidades.

¿Entonces usted cree que Nicaragua está preparada para adaptarse a la “educación 3.0”? -Santiago Tejedor-

Totalmente. Nicaragua es un país que durante mucho tiempo y a nivel histórico ha demostrado que en el ámbito educativo tiene muchas cosas qué decir. Cuando el escenario y la coyuntura eran muy particulares, incluso complicadas, este país llegó a alcanzar unas cuotas de alfabetización que fueron referencia en todo el mundo.

Ya hoy día, desde mi experiencia sobre este terreno, te puedo decir que algunos estudiantes y profesores que he conocido en diferentes oportunidades demuestran interés, voluntad y capacidades totalmente buenas para afrontar este reto.

¿Y cuál es el impacto del uso de las nuevas tecnologías en la educación?

El impacto es muy amplio si sabemos utilizarlas. El problema ha sido que hemos confundido que el uso de las nuevas tecnologías se limita a comprar equipos, herramientas o instrumentos, y no se trata de eso. Muchas veces nos hemos limitado a pensar que esto era una inversión en infraestructura técnica, y no es así. El trinomio básicamente se compone de tres pilares: contenidos, pedagogía e instrumentos. Si falla uno de los tres, no se logra la sostenibilidad.

¿Cuál es la metodología que promueve?

Nosotros planteamos una hipótesis en la que se explica que todo es una continuidad de aprender a aprender, sobre todo, basado en un modelo pedagógico que es aprender haciendo, pero viviendo y llevando el aprendizaje a los contextos más cotidianos, más concretos y más cercanos al día a día.

Esto permitirá entender que lo que se hace tiene sentido. Se habla de un modelo referencial o constructivista que se conoce como Modelo de Aprendizaje por Indagación, donde el estudiante construye su propio conocimiento y lo hace elaborando productos, presentaciones, buscando respuestas. Y el profesor se convierte solo en un acompañante, en tutor o en un asesor, y muchas veces aunque cueste aceptarlo, el profesor se convierte en un alumno y tiene también que jugar ese rol.

A propósito de los roles, ¿cuál será el de un docente en este modelo de educación?

El rol ante todo es imprescindible, insustituible y decisivo. La tecnología no ha venido para sustituir al docente, sino que ha venido para complementarlo, enriquecerlo y aportar elementos positivos. El docente debe plantear un contexto, dibujarlo y en ese sentido plantear unas interrogantes y acompañar a sus estudiantes en esa construcción autónoma, personalizada, que se tiene que realizar desde el propio aprendizaje.

Hay escuelas que han decidido cambiar la división arquitectónica de las aulas, sin exámenes, sin horarios, solo los profesores se reúnen con sus estudiantes cada mañana para decidir qué van a estudiar y cómo lo van a estudiar. Estamos en una auténtica revolución de la educación, y darle la espalda a esto es darle la espalda al presente y también al futuro.

 ¿A qué se refiere cuando habla de contenidos didácticos?

Los contenidos didácticos están pensados con una lógica estrictamente pedagógica, por ejemplo, YouTube no es una plataforma pensada para la educación, pero se puede utilizar, entonces los contenidos didácticos son los que han sido creados para ser usados en el aula, y tienen la finalidad de enseñar, formar y conseguir que el destinatario, en este caso los estudiantes, tengan un mejor aprendizaje.

De pronto se vuelve un poco complejo entender qué es la web 3.0. ¿Podría explicarme exactamente qué es?

Hubo una web que era la 1.0, en donde las páginas estaban inspiradas en el papel, una web pensada para la lectura. Luego en el año 2004 Tim O’Reilly planteó a una serie de expertos cómo mejorar y reinventar el internet, ahí es cuando se inicia a utilizar el término web 2.0, la cual no es una web de lectura sino de lectoescritura, pues en esta el usuario se vuelve el protagonista, es una web inspirada en la lógica del pirata informático, porque busca siempre cómo mejorar y en este proceso de optimización, en este escenario de mejorar cada vez más, es que surge el término web 3.0.

¿Cuál es la relación entre la web semántica y la web 3.0? ¿es la misma o no?

La web 3.0 es conocida como la web semántica. Es una web que piensa por el humano, con más interactividad. Es una web que cuando uno se conecta a las distintas cuentas, comienza a aparecer un contenido adecuado a tu personalidad, porque la máquina sabe qué te gusta, qué consumes, qué piensas, qué páginas ves y te ofrece un conjunto de contenidos que la computadora piensa que pueden ser útiles para ti.

Es una web que nos conoce y que adapta sus resultados a lo que cree que nos interesa, eso es positivo, pero tiene un componente ético también muy interesante y delicado, porque quién le ha dado a Google la potestad para pensar por nosotros.

¿Cómo explotar los beneficios de estas tecnologías?

Bueno, yo creo que tenemos que aprovechar esta oportunidad revolucionaria que no teníamos antes, pero que tenemos ahora. Hoy prácticamente podemos construir nuestro propio medio de comunicación, nuestra propia plataforma, nuestros propios contenidos.

Se debe convertir a los alumnos en autores y que si esto resulta positivo, --claro que sí, porque cuando se vuelven autores entienden la responsabilidad de publicar un buen contenido, es decir, ahora se tiene una infinidad de recursos que anteriormente eran muy difíciles de conseguir y que hoy permiten eliminar las barreras del espacio y el tiempo.

¿Qué medidas se pueden implementar para que el internet llegue a grupos sociales donde aún no hay acceso?

En este aspecto se tiene que jugar con diferentes actores, que son las bibliotecas, los centros tecnológicos comunitarios, fundaciones y organizaciones que se conviertan a la espera de llegar a esa conectividad del 100%, para que los ciudadanos puedan encontrar un punto de conexión con internet. Muchos países lo están implementando. República Dominicana, por ejemplo, tiene un proyecto que ha sido premiado con US$1 millón por llevar internet a todo el país, especialmente a las zonas más pobres y desfavorecidas, partiendo de una reflexión muy interesante, que es la división entre inforricos e infopobres.

Si no permitimos que la gente se conecte al internet estamos condenándolas a ser infopobres, a no tener acceso a muchas oportunidades. Otras iniciativas que se han hecho en España y Colombia son autobuses móviles conectados a internet, que son como pequeños cibercafés que se trasladan por todo el territorio, permitiéndoles a las personas tener la experiencia de navegar por el ciberespacio.

En este sentido, en Nicaragua se ha habilitado wifi gratis en los parques públicos, pero los jóvenes no los usan para fines informativos o educativos. ¿Qué piensa al respecto?

Creo que debemos cambiar los contenidos informativos o educativos para que sean atractivos, y además, debemos educar críticamente a los jóvenes en un uso sano y responsable del internet.

El especialista

Santiago Tejedor
Máster en educación y comunicación

Nació en 
Valencia,  España. 

Dice que Uzbekistán, República Dominicana y México son tres de los países que ha conocido y le parecen sorprendentes. Lo mejor de su trabajo, afirma, es aprender cada día cosas nuevas. De su experiencia en Nicaragua comenta que siempre es algo magnífico, pues la gente es encantadora.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus