•   Boston/ Corresponsal  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Zoológico de Nueva Inglaterra (ZNE, por sus siglas en inglés), compuesto por Franklin Park Zoo y Stone Zoo de Massachusetts, lucha contra viento y marea para evitar la extinción del tapir en Nicaragua, conocido popularmente como danto, el cual fue un gran símbolo de lucha durante la guerra de los ochenta en el país centroamericano.En el zoológico nacional de Nicaragua también hay ejemplares de tapir o danto.

Este animal, que habita en la Costa Caribe de Nicaragua y se alimenta de hierbas, frutos e invertebrados, puede medir dos metros de largo y uno de alto, llegando a pesar hasta 600 libras cuando es adulto.

Sin embargo, los científicos y el personal del Zoo New England están preocupados debido a que la especie está desapareciendo de una forma acelerada en Nicaragua.

 

Proyectos

Para evitar su desaparición, ZNE está ayudando con proyectos piloto que ayudan a evitar que este mamífero terrestre desaparezca del planeta.

Para eso el Zoológico de Nueva Inglaterra, en conjunto con el Programa Mundial de Conservación de la Vida Silvestre (GWC, por sus siglas en inglés), trabaja aceleradamente en las zonas selváticas de Nicaragua donde habita el danto y otros animales salvajes que se encuentran en peligro de extinción.

John Lenehan, director general de ZNE, relató que durante los últimos años la reproducción del danto en Nicaragua y Centroamérica ha ido en disminución de una forma rápida, despertando mucha preocupación al respecto y por eso desde el 2014 están trabajando muy de cerca con GWC en el país, para evitar su extinción.

“Estos animales tienen un período de gestación de 13 meses y solo producen una cría a la vez.

Debido al largo periodo reproductivo, es más difícil para ellos mantener sus números con las actuales amenazas a su supervivencia, que incluyen la caza y la destrucción y fragmentación del hábitat”, explicó Lenehan, mientras mostraba uno de los dos dantos que tienen en protección en el Zoológico del Franklin Park.

Publican libro

En la actualidad, ZNE patrocina en unos de sus proyectos la publicación de un libro, el cual está siendo distribuido en las escuelas del Caribe nicaragüense para explicar a los alumnos de esa zona la importancia que tienen los dantos para el medioambiente.

“Queremos educar a la gente sobre la importancia que tiene el baird’s tapirs para el ecosistema.

El director del Zoológico de Nueva Inglaterra, John Lenehan.Estos animales únicamente están adaptados a su entorno y juegan un papel importante en el equilibrio de los ecosistemas. Los tapires que hay en Nicaragua son herbívoros y actúan como dispersores de semillas. Las semillas que comen se dispersan en su excremento, lo que ayuda a que el bosque se regenere”, refirió.

  • El tapir o danto, que tiene un hocico alargado, puede medir dos metros de largo y uno de alto, llegando a pesar hasta 600 libras cuando es adulto.

Destacó que una de las razones principales de la desaparición del danto en Nicaragua es porque las personas los están cazando, debido a que gustan de su carne o los muestran como trofeo.

La especie también se ve amenazada por la deforestación descontrolada que sufre el país, ya que está contribuyendo con la destrucción de su hábitat.

Monitoreo

Otro proyecto que ZNE está patrocinado en Nicaragua para la conservación del danto ha sido el monitoreo constante de estos animales.

Katruk, el nombre de una flor roja que crece en las orillas de los ríos de la Reserva Indio-Maíz, donde habita este tipo de animal, fue el nombre que escogieron para dárselo a una hembra danto, a quien por un año han monitoreado para saber sobre los recursos que estos animales tienen a disposición para su sobrevivencia.

El collar de monitoreo que se le quitó a Katruk en marzo tiene con esperanza a los miembros de ZNE y GWC, pues esperan obtener mayor información sobre dónde los dantos se están refugiando y alimentando para sobrevivir.

El científico Christopher Jordan, de Massachusetts, es director del programa GWC en Nicaragua y coordina un programa de guardaparques forestales con los nativos de la Costa Caribe para investigar y conservar a los dantos del país y Centroamérica.

Jordan se encuentra en Nicaragua recolectando información sobre el collar que se le quitó a Katruk.

Antes de viajar a Nicaragua, Jordan brindó declaraciones al El Planeta, un periódico hispano local en Boston. A ese diario él le dijo: “Los humanos somos la única especie que amenazamos directamente la supervivencia de los tapires salvajes” al cazarlos y destruir su hábitat.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus