•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los habitantes del Paso Panaloya ubicado a 17 kilómetros al norte de Granada, en Malacatoya, están sufriendo a causa de la escasez de agua y por los efectos del cambio climático.

Manuel Muñoz vive en esta comunidad. Produce yuca y arroz. “Ya hemos perdido parte de la cosecha”, sostiene. “No pudimos lograr la meta que era de 500 manzanas, aunque la pérdida no es mucha, el cambio climático nos afectó a todos por igual”.  

José Luis Sánchez, quien se dedica a la crianza de ganado, también fue afectado. “El agua que le damos a los animales la extraemos de un pozo y la trasladamos a una pila”. Pero agregó que los pozos en el Paso de Panaloya se están secando.

Junto a él, la profesora María Magdalena Miranda lanza una frase dura: “A mis 51 años no había visto nada igual a esta situación que estamos viviendo”.

El río Tipitapa o de Panaloya ha bajado su caudal. Esta situación ha afectado a todos por igual. La profesora Miranda relató que el agua para el consumo humano la obtiene de un pozo que perforó Raúl Morales, quien se las regala.

“La problemática de la sequía es grave, todos en general debemos estar conscientes del daño que le hemos venido haciendo a la naturaleza por los despales en primer lugar en el propio Paso de Panaloya. Al otro lado, donde había una hacienda, los arboles dejaron de existir…”, indicó Luz Daniela Meneses Gaitán, miembro de la secretaría de la mujer de la Asociación de Trabajadores del Campo de Malacatoya.

Roberto Castro Mendoza, experto en recursos naturales y medio ambiente, hizo hincapié en que la deforestación indiscriminada y el mal uso de los suelos contribuye a esta situación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus