•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El trabajo de cambista es uno de los más riesgosos, porque estas personas están expuestas a los asaltos y en ocasiones algunas de ellas terminan perdiendo la vida a manos de delincuentes.

En los últimos tres años, la Policía Nacional ha atendido 16 casos de ataques a cambistas, entre los que se cuenta un autorrobo.

De esa cantidad de asaltos, nueve cambistas resultaron muertos y uno resultó en robo frustrado.

En lo que va de 2016 los asaltos se han incrementado, al registrar cinco, con un cambista fallecido.

Las cifras ofrecidas por El Nuevo Diario son una compilación de informaciones que han sido difundidas por este periódico durante los últimos tres años. No obstante, los cambistas agrupados en la Federación de Trabajadores Cambistas de Nicaragua (FTCN) aseguran que han sostenido reuniones con la Policía Nacional en busca de soluciones al peligro que enfrentan por el acecho de la delincuencia.

El Nuevo Diario solicitó información a la jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada Vilma González, sobre las estadísticas relacionadas con los asaltos a cambistas, pero no obtuvimos respuesta. 

Llamamos al comisionado general Francisco Díaz y a la comisionada general Vilma Reyes, subdirector y jefa de la Dirección de Seguridad Pública de la Policía, respectivamente, para consultar sobre las coordinaciones que realizan con los cambistas para mejorar la seguridad de estos, pero el primero no contestó y la segunda nos remitió con González.

Más robos en Managua 

Del total de asesinatos contra cambistas, dos ocurrieron en Estelí, mientras en Managua, Rivas y León se registraron uno en cada departamento. 

Durante los últimos tres años, ha habido nueve asaltos a cambistas. En 2014 hubo tres robos, la cifra bajó a dos en el 2015 y subió a cinco en lo que va del 2016. Managua encabeza la lista de asaltos.

En Managua, el 23 de diciembre de 2015 se registró un robo frustrado. El cambista Ramón Leiva Tórrez se salvó de ser víctima de dos delincuentes, quienes armados de pistola y a bordo de una moto intentaron asaltarlo en el sector de Enabas.

Mientras ese mismo año en León, exactamente el pasado 31 de julio, el cambista Carlos José Reyes Jácamo denunció en la Policía de ese departamento que delincuentes encapuchados lo habían despojado de 577,000 córdobas. Al final, las autoridades policiales determinaron que se trataba de un autorrobo.

Acciones conjuntas

Ante el aumento de los robos perpetrados contra cambistas, estos han adoptado medidas de protección para evitar los asaltos, como comprar armas y contratar vigilancia privada. También han coordinado acciones con las autoridades policiales.

“Nosotros, por esta situación, activamos un plan junto con la Policía, (que consiste) en la presencia de policías en los lugares donde ejercemos la actividad de cambio (de moneda)”, aseguró Orlando Mercado, secretario general de la FTCN.

La reunión entre cambistas y autoridades policiales fue motivada luego que en enero de este año, en el kilómetro 7.5 de la Carretera Sur, dos cambistas se salvaron de ser baleados en un intento de robo ejecutado por cuatro delincuentes que se movilizaban a bordo de dos motocicletas. Los sujetos lograron herir al vigilante de los coyotes y a una señora que se movilizaba a bordo de un bus.

Se han "prepiado"

Solo cuando nos hacen un asalto es que la Policía está presente durante uno o tres días, después no”. Martha Fonseca, cambista 

Los cambistas han ido modificando su forma de trabajo para evitar ser víctimas de la delincuencia. Algunos han contratado los servicios de vigilancia privada y otros han decidido armarse para poder responder ante las arremetidas de los tamales. La mayoría de trabajadores de este gremio porta un arma.

Mercado detalló que una de las medidas que han orientado a sus afiliados es que cumplan con el horario establecido de trabajo, que es de 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde los días de semana y los sábados de 8:00 a.m. a 3:00 p.m.

De los 48 años de edad que tiene Martha Fonseca, 26 los ha dedicado a cambiar moneda extranjera. Ella se ha ubicado para ejercer su trabajo en tres lugares diferentes y hasta la fecha no ha sido asaltada, pero cuenta que “por un pelito” estuvo a punto de caer en las garras de los delincuentes.

“En el 2006 yendo a mi casa, a bordo de la camioneta, junto a mi marido, dos carros se nos pusieron al lado y nos rafaguearon, pero no lograron su propósito porque mi esposo les disparó también”, recordó Fonseca.

“Solo cuando nos hacen un asalto es que la Policía está presente durante uno o tres días, después no”, lamentó Fonseca, mientras atendía a Fredy Umaña, un cliente que solicitó el cambio de 20 dólares por moneda nacional.   

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus