•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A medida que avanza el siglo 21, la dimensión internacional de la educación superior se hace más importante y al mismo tiempo, más compleja, destacan expertos que están en Nicaragua realizando una evaluación a la Universidad Americana (UAM). 

“Hoy en día hay nuevas regulaciones y una nueva realidad que es la globalización, entonces la internacionalización se ha convertido en una fuerza formidable para el cambio en las universidades”, señaló Nelson Zárate, Rector de la Universidad Tecnológica de El Salvador, que forma parte de la delegación de la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria (RLCU), que está en Nicaragua para evaluar a la  la UAM de cara a su reacreditación internacional.

La internacionalización, según Zárate, es algo que hasta hace poco las universidades no querían aceptar, pero que a consecuencia de la globalización la están aplicando. 

“Hoy en día los perfiles profesionales difícilmente tienen que ser de una forma en Guatemala, de otra forma en El Salvador y de otra forma en Nicaragua. El fenómeno de la globalización ha llevado a demandar perfiles internacionales homologados. Por eso es que decimos que la internacionalización de las universidades es una obligación”, destacó.

Crear redes

Maritza Ortiz, profesora de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, señaló que las universidades no pueden aislarse y deben trabajar en redes.

“Yo, por ejemplo, en esta ocasión represento a la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria que alberga a 34 universidades de 17 países y trabajamos proyectos en conjunto”, indicó Ortiz.

En Nicaragua -según datos del Consejo Nacional de Universidades (CNU)- existen 59 universidades públicas, privadas y comunitarias legalmente constituidas. 

La única universidad nicaragüense que pertenece a la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria es la UAM. 

La homologación 

Para el rector de la Universidad Tecnológica de El Salvador la homologación de los planes de estudio de las diferentes universidades de la región es difícil porque muchas veces depende de la normativa de cada país.

“Cuando uno observa un plan de estudios de Administración de Empresas en una universidad centroamericana y una de Sudamérica, nos damos cuenta que son totalmente distintos. Los centroamericanos todavía estamos con la parte tradicional, con la formación generalísima de las personas y muchas veces las autoridades exigen asignaturas básicas cuando el estudiante lo que necesita son asignaturas profesionales. Entonces los programas internacionales han estado ayudando mucho en este aspecto”, indicó Zárate.

En ese sentido, indicó que en la Universidad Tecnológica de El Salvador tienen 1,500 estudiantes en carreras no presenciales. Estos provienen de países tan distantes como España, Taiwán, así como de naciones europeas y sudamericanas.

  • 34 universidades pertenecen a la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria 

“Estos programas tienen que ser lo más representativo posible para que cuando alguien se gradúe en Europa y en Sudamérica sea un programa que se pueda homologar, por lo tanto lo que hacemos ahora es trabajar con un sistema de créditos en vez de un sistema de requisitos”, señaló Edwin Romell Galo, profesor de la Universidad Tecnológica de Honduras.

Obsoletos 

Para Edwin Romell Galo, los planes de estudio de las universidades deben ir adaptándose a las necesidades actuales.

“Actualmente hay una fuerte tendencia a fomentar las carreras técnicas porque se necesita gente que vaya a resolver problemas a la industria y no esperar cinco años que salga de una licenciatura. En las carreras técnicas se tiene la ventaja de preparar a las personas para resolver problemas fundamentales”, destacó.

El profesor de la Universidad Técnologica de Honduras señaló que la globalización  está exigiendo que las universidades tengan un enlace directo con los empleadores.

“La universidades tienen que saber qué es lo que el empleador  necesita, ya que muchas veces contratan al profesional pero este trae deficiencias en algunas áreas y las empresas tienen que gastar mucho en capacitación. El profesional que las universidades está enviando al campo laboral tiene que ir a resolver los problemas del campo laboral”, manifestó.

Para este docente lo ideal es que los planes de estudio de las universidades vayan cambiando cada cinco años. 

  • 59 universidades públicas y privadas existen en Nicaragua. 

“Todo el diseño curricular de las universidades debe estar diseñado con base en competencias, así como lo tiene la Universidad Americana”, destacó el experto.

Romell Galo indicó que el modelo por competencia en el diseño curricular de las universidades es el modelo que está demandando la sociedad, la cual está pidiendo profesionales capacitados para ir a resolver problemas a su lugar de trabajo. 

“Las mallas curriculares deben de ser flexibles, es decir que las universidades puedan estar haciendo una actualización permanente de lo diseñado originalmente y que la legislación permita introducir todas las tecnologías nuevas y el conocimiento fresco que pueda abonar a una mejor formación del profesional”, manifestó. 

Según el catedrático universitario, la idea es hacer los planes de estudios congruentes para ir a resolver problemas inmediatos al campo laboral.

Actualmente 6 académicos de gran trayectoria y prestigio  internacional que  conforman la Misión Evaluadora de la Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria se encuentran en Nicaragua para completar el proceso de acreditación internacional de la UAM.

La calidad académica es primordial -Mario Hernández-

METAS. Mario Fredy Hernández, profesor de la Universidad de El Salvador, señala que la calidad de la educación en las universidades que forman parte de la Red Latinoamericana  de Cooperación Universitaria es comparable con las universidades europeas y las estadounidenses.

“Enseñanza de calidad es aquella en la que se consigue alcanzar las metas de enseñanza, mismas que se distinguen por su ambición y complejidad, como buscar que los alumnos logren un pensamiento crítico, sean creativos y desarrollen habilidades cognoscitivas complejas”, explicó Hernández.

Según el catedrático, a nivel mundial los sistemas de educación superior están siendo sometidos a fuertes presiones para elevar la calidad de su enseñanza hasta el punto que esta se ha convertido en su prioridad estratégica.

“Esto que estamos haciendo acá es un ejemplo, evaluar a una universidad para volver a concederle la acreditación internacional”, indicó.

Hernández señaló que la calidad de la educación es muy difícil de medir. 

Explicó que las casas de estudios superiores, como la Universidad Americana (UAM), han reconocido que la calidad de la educación se basa en muchos componentes, entre ellos la formación docente, la cual debe asegurar un proceso de enseñanza de calidad y una gestión académica pertinente. 

“La Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria tiene un principio y es que nadie puede ser parte de la misma si no tiene un nivel de calidad. No se trata de ser un club de amigos muy amplio, sino de un club selecto de instituciones que tienen un compromiso real con la calidad en la educación superior”, precisó Hernández.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus