•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los escabrosos detalles de los cinco crímenes que el Ministerio Público le atribuye a Michael Adrían Salmerón Silva, de 24 años, dejan al descubierto que la maldad humana no tiene límites.

Cuando la fiscal auxiliar Sardes Pérez daba lectura a la acusación formulada por la Fiscalía contra el sospechoso de los cinco asesinatos, un asesinato frustrado, una violación agravada y una exposición de personas al peligro, en el auditorio del Complejo Judicial Central de Managua el horror y la incredibilidad se reflejó en el rostro de los presentes.

Pero mientras periodistas, abogados y el personal del Juzgado quedan perplejos a medida que  avanzaba la lectura de la acusación,  el señalado  de matar a cinco miembros de una familia en la comunidad de Matapalo, jurisdicción de Guanacaste, Costa Rica, ni siquiera se inmutó.

Los hechos 

El "monstruo" de Matapalo, como le llama la prensa costarricense al nica sospechoso de la masacre, antes de asesinar a sus víctimas entre la medianoche del pasado  13 de febrero y la madrugada del 14 del mismo mes, estuvo consumiendo licor, refiere el escrito acusatorio.

La primera víctima de Salmerón Silva fue Jessica Durán, a quien mató dentro de la habitación donde dormía con su niña de seis años. A Durán le “clavó” dos estocadas, una en la clavícula y otra en el pecho.

Acto seguido le asestó cinco heridas en la espalda a la menor, cuyo cuerpo ensangrentado quedó a la orilla del cadáver de su progenitora.

Te interesa: Prisión preventiva para Salmerón

Intento fallido 

Después se dirigió a la habitación del estadounidense, Dirk Beaucham, quien trató de repeler el ataque con otro cuchillo, pero solo le causó tres heridas superficiales a Salmerón, refiere el escrito acusatorio.

Al estadounidense el acusado le hizo una herida en el brazo izquierdo, una en el cuello, otra en la parte izquierda del cráneo, ocho en la espalda e igual cantidad en el tórax, para totalizar 19 estocadas.

Una vez que mató a  Dirk Beaucham, el imputado se dirigió al cuarto donde estaba el niño de ocho años, a quien siguió dentro de la habitación hasta que lo acorraló en un baño, según el relato de los macabros hechos.

También: Realizan audiencia contra sujeto señalado de masacre en Costa Rica

Al niño de ocho años lo hirió en la mano derecha, después le propinó tres cuchilladas en la espalda y siete más en el tórax. Estas últimas le perforaron el corazón y los pulmones, se asegura en el escrito acusatorio.

Sadismo sin límites de Michael Salmerón 

ESPELUZNANTE • Después de que Michael Adrían Salmerón Silva mató a los dos adultos y los dos niños en la vivienda ubicada en la comunidad de Matapalo, jurisdicción de Guanacaste, Costa Rica, el indiciado se dirigió a un tercer cuarto, donde se ensañó de manera particular con la menor de 12 años, a quien mancilló y después asesinó de manera despiadada.

A la niña, el llamado "monstruo" de Matapalo primero le clavó tres veces el arma homicida en la espalda y después la mancilló y no satisfecho con su despiadado acto, le causó nueve heridas más en el cráneo y otras  cinco el tórax.

Ya fallecida, a la niña la arrastró al baño, donde  la puso bajo la ducha para lavarle la sangre, sitio donde fue encontrada semidesnuda la mañana del 16 de febrero, cuando se produjo el dantesco hallazgo.

Del endemoniado hombre no se escapó ni la niña de cuatro años, porque después de buscarla por toda la casa y encontrarla detrás de una puerta, la lanzó con furia contra la pared  y finalmente la hirió en el cuello.

La niña de cuatro años y la bebé de seis meses, esta última hija biológica del asesino, fueron encontradas deshidratadas en la escena del crimen dos días después por un trabajador del Ministerio de Salud de Costa Rica.

La audiencia inicial para Salmerón quedó fijada para el próximo 29 de abril.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus