•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Laura Caballero realizaba sus labores domésticas cuando observó que el cielo se ensombreció. Es lluvia, pensó, sin embargo, 20 minutos más tarde fue una  lluvia de cenizas la que cayó sobre su casa, la que la hizo correr para cerrar puertas y ventanas, y cubrir alimentos y la ropa limpia. Eran las 10:30 de la mañana cuando acaeció el hecho.

Caballero habita en El Pellizco, una de las 15 comunidades rurales ubicadas al norte de la ciudad de Chichigalpa que fueron afectadas por la explosión inesperada del volcán San Cristóbal, donde se concentran más de tres mil personas.La explosión detuvo parcialmente el fluido vehicular.

La población sufrió la caída de cenizas por más de una hora. La gente que estaba en las calles se cubrió la cabeza con toallas y pañuelos, el tráfico encendió sus luces, la circulación fue lenta y poco a poco comenzaron síntomas como ardor en los ojos y dificultad para respirar.

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, se refirió a la fuerte explosión y al registro de al menos 10 réplicas de menor intensidad en la zona.

Alcance

“Las cenizas y gases alcanzaron hasta la ciudad. Es la primera vez que viene sobre la zona urbana. Recorrimos algunas comarcas afectadas y estamos en alerta. Nuestros ejercicios están dirigidos a sismos y erupciones volcánicas y nuestro sistema nos avisa de la microsismicidad”,  declaró el alcalde de Chichigalpa, Víctor Sevilla.

La pluma de cenizas se elevó dos mil metros. Esa cantidad de material quedó en la falda del coloso, porque estamos a la  entrada del invierno.

  • No se ha decretado alarma, pero las autoridades aseguran que están alerta y aplicarán planes de evacuación para proteger la vida de la población.

De continuar la amenaza hay planes de evacuación. “Por ahora se recomienda la protección personal. Las autoridades monitoreamos y de registrarse mayores explosiones, debemos sacar a la población que vive cerca de las laderas”, afirmó José María Álvarez, responsable del Comité Municipal de Prevención de Desastres.

La ceniza no llegó a Chinandega y ni a El Viejo, ciudades normalmente afectadas por la salida de material.  Tampoco  afectó a las comunidades rurales La Grecia, La Joya o Rancherías.

Pedro Pablo Escoto regresaba en carreta de la carretera Panamericana cuando vio venir “la oscurana”.

Inmediatamente pensó que era nube de cenizas. “Me bañé de material. Mis animales también. Usted viera cómo afecta esto al ganado porque estamos en verano y el poco pasto está cubierto de arena”, dijo entristecido.

El polvo castigó a las vendedoras ambulantes. Durante más de una hora en Chichigalpa se detuvo el comercio. No había nadie en las calles y la densidad de la ceniza empañaba ver, más allá de los diez metros.

Ricardo Sequeira, inspector de transporte, escuchó al menos dos explosiones. La más fuerte fue la primera a las 10:30 de la mañana, que oscureció el cielo y detuvo lentamente la marcha de la flota que viaja hacia Managua, narró.

Lista de comunidades

Las comunidades afectadas son Versalles, Apastepe, Juan José Briceño, Las Nubes, Sirama Norte y Sur, Las Brisas, Los Ébanos, Santa Cruz, Los Liros, Los tres Pellizcos, Cosmapa, Santa Matilde, Cuitanca y la ciudad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus