•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un puente de tres kilómetros inconcluso, buques varados, miles de empleos perdidos y decenas de negocios cerrados son la huella de la crisis petrolera mundial en la mexicana Ciudad del Carmen, antiguo emblema del poderío energético del país en el Golfo de México. En la puerta de entrada a la Sonda de Campeche, donde la otrora todopoderosa empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) produce el 70 por ciento de crudo y gas nacionales, el impacto por la caída de los precios del petróleo ha golpeado a todos por igual.

Contratistas, hoteleros, dueños de restaurantes y bares, taxistas y hasta vendedores callejeros. Nadie se libra del drama, como pudo constatar Efe en una visita a esa población del estado de Campeche, fundada en 1717, antiguo refugio de piratas, bastión militar y hasta cárcel.

PLATAFORMAS APAGADAS

La suspensión de trabajos de exploración y perforación de nuevos pozos y la cancelación de contratos a empresas mantienen apagadas 73 plataformas privadas y públicas, visibles desde la costa, a unos cuantos kilómetros mar adentro, golpeadas por el viento y el abandono.

Del total, 65 las alquilaba a Pemex el sector privado y las restantes ocho eran de la empresa estatal, símbolo del nacionalismo mexicano desde la expropiación petrolera del general Lázaro Cárdenas en 1938.

“Hace años nos dedicábamos a la industria pesquera y camaronera, y decidimos poner el restaurante, y hoy en día nos ha pegado terriblemente” porque “cerca de un 60 por ciento de las ventas ha caído”, relata Pedro Pablo Cajún, copropietario de “Mariscos Pablos”, que tiene 25 años.

A ese restaurante familiar, ubicado en pleno malecón, asistían regularmente directivos y trabajadores que en los últimos tiempos se esfumaron, por lo que el local tuvo que prescindir de diez empleados.

“Muchas empresas han cerrado y las que no han cerrado han recortado muchísimo personal y la gente no viene a Carmen a hacer nada porque no hay nada”, se lamenta Cajún.

MENOS EMPLEOS

Fuentes del sector aseguran que en 2015 trabajaban en la Sonda de Campeche 25,500 personas, pero a abril del 2016 suman 16,626. Solo los de Pemex han sufrido un recorte de 5,500 el año pasado a 4,083 este año.

“Es una de las crisis más complicadas que hemos tenido en el sector, no solo de Ciudad del Carmen ni del país sino a nivel mundial”, afirma a EFE Luis Fernando Rueda Flores, del Corporativo Industrial y Comercial, que ofrece servicios de logística terrestre a Pemex.

Los empresarios locales reclaman al Gobierno incentivos fiscales y a las compañías extranjeras ganadoras de la reciente Ronda 1, que licitó 109 bloques de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras, que los tomen en cuenta. La Ronda 1 forma parte de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2016) para abrir el negocio al sector privado y modernizar Pemex, cuyas pérdidas en 2015 ascendieron a 30,000 millones de dólares, su deuda a 87,000 millones y su pasivo a 190,000 millones.

Rueda reconoce que en el otro extremo del Golfo de México, en Houston (Texas, EE.UU.), hay empresas, oficinas y bodegas a remate, pero considera que en el caso mexicano “valdrían la pena medidas de apoyo” y que Pemex fuera “más eficiente” para reaccionar “con más velocidad”. Si a los trabajos directos sumamos los indirectos, el número de empleos desaparecidos en Ciudad del Carmen es de 35,000, según Javier Hurtado, propietario de empresas de servicios de consultoría y capacitación.

Anuncios de “en renta” o “se vende” abundan en naves industriales y complejos de viviendas.

Las habitaciones que costaban 40 dólares la noche, ahora se malbaratan a 9. La asignación presupuestaria pública para la Sonda de Campeche ha pasado de 6,380 millones de dólares en 2014 a 4,300 millones en 2016.

Menos privilegios

CAMBIOS. De las 16 embarcaciones de transporte de personal hacia las plataformas petroleras que había el año pasado en la mexicana Ciudad del Carmen, solo se usan diez y para menor número de desplazamientos.

De 35 helicópteros para trasladar a directivos e ingenieros, la cifra bajó a 20.

Y un puente de 70 millones de dólares que iba a unir Ciudad del Carmen con Campeche capital para suplir a otro desvencijado, llamado La Unidad y de 28 años de antigüedad, permanece inconcluso. “Sin duda es tiempo de cambios, pero debemos saber adaptarnos; es solo temporal, una racha, no podemos parar todos los negocios”, afirma Nely Sánchez, del Corporativo Capital Holding, de servicios inmobiliarios, financieros y ambientales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus