•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las microalgas son organismos capaces de transformarse de energía luminosa a energía química con una eficiencia cuatro veces superior a la de las plantas. De ahí, el interés de utilizarlas para producir biodiésel amigable con el medioambiente. 

En Nicaragua se encuentran en distintos lugares, pero en mayores cantidades en el borde del lago de Managua, tanto en la zona que le corresponde a esta ciudad como en el área de León, comenta Ramiro Arcia Lacayo, especialista en biomasa y combustible de la Universidad de Ingeniería de Nicaragua (UNI).

Agrega que también se pueden hallar cerca de las plantas térmicas, además, en la costa del Caribe y Pacífico del país. 

Los tipos de microalgas que hay en Nicaragua se dividen en dos —unas de agua dulce y otras de agua salada—, pero en ambos casos puede ser utilizadas para producir biocombustible.

Países como Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala y Panamá han desarrollado la producción del combustible alternativo en sus laboratorios, y lograron reducir emisiones de gases en el ambiente, ahorrar en la compra de petróleo a nivel internacional, disminuir el daño ante el cambio climático y generaron oportunidades laborales para centenares de personas en los laboratorios de obtención. 

  • 3 países centroamericanos están produciendo este tipo de energía.

Hoy, Guatemala tiene la delantera en esta tecnología, con dos laboratorios de este tipo, seguido por Honduras con un laboratorio de biodiésel que es producido a partir de aceite quemado y El Salvador “está empezando a trabajar en este aspecto, pero es claro que está mucho más avanzado que en Nicaragua, porque aquí no se está realizando nada de biodiésel”, lamentó Arcia Lacayo.

¿Es rentable? 

Según el especialista, debido a que los costos del combustible en Nicaragua son más baratos que la construcción de un laboratorio para producir biodiésel a partir de microalgas, no parece conveniente.  

Te interesa: Ingenio invierte US$76 millones en planta de energía

“No es rentable porque la producción de biodiésel a través de microalgas requiere de toda una infraestructura, pues estas tienen que ser procesadas en un laboratorio de biología en donde se produzcan cepas limpias”, indicó Arcia Lacayo durante el I Congreso de Energía, TIC y Automatización. 

Sin embargo, este especialista en biomasa y combustible de la UNI sostiene que “si el alza en los combustibles sigue como se espera ocurra, de aquí a 15 años será obligatoria su utilización. Ya que se necesitará disminuir el uso de combustible y petróleo, y aumentar el uso de este tipo de biocombustible”.

Países vecinos producen biodiésel

Si el alza en los combustibles sigue como se espera que ocurra, de aquí a 15 años será obligatoria la  utilización de biocombustibles". Ramiro Arcia Lacayo, especialista de la UNI.

PERSPECTIVAS • Desde el año 2002, varios países del istmo iniciaron su lucha respecto a la sostenibilidad del medioambiente y el uso de nuevas energías, pues en la Conferencia Mundial de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en Johannesburgo se realizó el lanzamiento de la Alianza en Energía y Ambiente con Centroamérica (AEA).

  • 2 litros de biodiésel se producen por cada 30 libras de microalgas. 

Esta alianza tenía como fin promover el uso de energías renovables en los 7 países centroamericanos, por lo cual se solicitó a cada país la presentación de propuestas para proyectos. En ese entonces Guatemala acaparó el 22%; Honduras, el 15%; Costa Rica, República Dominicana y El Salvador lograron el 11%; y por último, Belice con 7%. Nicaragua no logró más del 1%, según el informe "Estudio de Mercado del Biodiésel". 

También: Los beneficios de producir energía con desechos

En la conferencia impartida para estudiantes e invitados, Ramiro Arcia Lacayo dijo que realizó este estudio en el Instituto Internacional de Formación Profesional del Ambiente de España con el propósito de promover la construcción de un laboratorio de este tipo en Nicaragua, ya que no se cuenta con ninguno.

Asimismo, agregó que la producción de biodiésel a partir de microalgas tendría un impacto positivo, pues hay un dilema que se tiene en cuanto a sacarla de productos como  el maíz, la soya, el azúcar, la canola, la colza y la palma —algunos de estos sirven como alimentos—.

“Con el uso de las microalgas, se pensaría más en si se cultiva para la alimentación o se cultiva para producir energía”, dijo el experto. 

“El beneficio de las microalgas es que primero no son comestibles y segundo se puede producir en cualquier terreno, ya sea desértico, fangoso, arenoso, seco, a la orilla del mar, de un estero o de un lago, sin afectar zonas de cultivo”, detalló.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus