•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pequeños reservorios de agua se han establecido en tres comunidades del municipio de San Juan del Sur, con la finalidad de  mitigar los efectos del cambio climático y mejorar  los cultivos de pequeños productores de la zona.

El proyecto piloto es ejecutado por el Ministerio de Economía Familiar Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (Mefcca) en fincas ubicadas en  las comunidades Barbudos, Las Pampas y Zaragoza, las cuales se localizan en el llamado Corredor Seco.

Entre las tres comunidades se han construido once reservorios, que tienen capacidad para retener  entre 600 y 800 metros cúbicos de agua de lluvia, que en períodos de sequía será utilizada para irrigar los cultivos y garantizar el vital líquido a los semovientes.  

“La construcción de estos retenedores de agua es algo novedoso para nosotros, las perspectivas que tenemos son que brinden resultados, para poder suministrar agua a nuestros cultivos, porque la sequía de los últimos tres años nos ha golpeado”, indicó el pequeño productor Julio Umaña Valle, de 49 años. 

Los reservorios fueron diseñados para establecer sistemas de riego por gravedad y en otros casos a través de bombas succionadoras de agua, y el fondo del suelo fue compactado con una mezcla de tierra y arcilla, para mantener el  agua, y en  las laderas se plantará una especie de grama para  evitar que las lluvias arrastren el lodo.--Así lucen los reservorios de agua--

De acuerdo con Umaña, el proyecto ha generado buenas expectativas entre los pequeños productores de Barbudos, “pero consideramos que lo ideal es revestir el fondo con una capa de cascote o un plástico impermeabilizante, para que el agua no se escape”, indicó Umaña, quien se dedica al cultivo de chiltoma y granos básicos. 

Te interesa: Purifican agua sucia

En la propiedad de Emilio López, se encuentra otro de los reservorios y, según sus palabras, los encargados de la construcción les dieron un año de garantía y a la vez les recomendaron usarlos en cultivos que requieren menor cantidad de agua, tales como tubérculos y hortalizas.

Agregó que este tipo de proyectos beneficia a los hogares de estas comunidades, que viven de la agricultura y especialmente del cultivo de granos básicos para el autoconsumo.

“Acá los inviernos son drásticos y yo sobrevivo de la siembra de arroz, frijoles y maíz, pero en 2015 debido a mal invierno perdí las cosechas y ahora que me hicieron esta especie de represa en mi propiedad, espero que funcione para captar agua, que tanto necesitamos en tiempos de sequía”, concluyó el campesino Francisco Katarino Espinoza, de 61 años.

Factores de escasez

La variabilidad climática, los cambios y la cobertura del suelo, la urbanización y deforestación, el aumento y la migración de la población, el crecimiento económico y la demanda de agua para procesos productivos son los principales factores que han ocasionado la escasez de agua en el país, según Heidy Calderón, jefa de Área de Investigación y Desarrollo, del Centro de Investigación para los Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA).

“El fenómeno de la escasez de agua no solo afecta a Nicaragua sino a toda Centroamérica, necesitamos medidas de almacenamiento de agua, necesitamos aprender a cosechar agua”, reafirmó Calderón en el foro  “Sismicidad y Medio ambiente", realizado este miércoles por el Instituto de Geología y Geofísica (Cigeo) de la UNAN-Managua.

“Tenemos un clima variable, a veces tenemos bastante lluvia y no queremos que siga lloviendo, no aprovechamos a conservar esa agua para cuando tenemos sequía”, comentó Heidy Calderón. 

El especialista en medioambiente Marcos Casanova afirmó que es muy importante conocer la situación del agua en nuestro país: “Los especialistas debemos adentrarnos en el tema, porque si la temperatura está cambiando, nosotros necesitamos cambiar nuestra forma de vivir y debemos encontrar una manera para explicarle a la gente que necesitamos cuidar el agua”.

También: Usuarios se culpan por escasez de agua

Durante la conferencia, Calderón recomendó implementar un plan de acción que incluya una estrategia nacional para cambio climático en la que se abarque la educación ambiental, defensa y protección del ambiente, conservación y cosecha de agua, mitigación adaptación y gestión de riesgo ante el cambio climático y manejo sostenible de la tierra.

Según el “Diagnóstico del agua en las Américas”, publicado en el año 2010, Nicaragua cuenta con cinco de las 19 cuencas hidrográficas principales de Centroamérica; sin embargo, estas se han visto afectados por la sequía. En el 2010, las Naciones Unidas reconoció el Derecho al Agua y Saneamiento y declaró que los gobiernos tienen la obligación de proteger el recurso y promover su conservación.

Muchos sin agua potable

Aunque Nicaragua es uno de los países más privilegiados en cuanto a disponibilidad de agua, no toda esta es apta para consumir. Según Heidy Calderón, quien realiza una investigación sobre el estado de los recursos hídricos del país, la seguridad hídrica en Nicaragua es afectada por la contaminación de arsénicos, el uso de desechos sólidos y las aguas residuales que disminuyen en gran cantidad la calidad del agua.

“Tenemos problemas  de calidad de agua, algunos de origen natural, por ejemplo las rocas que hay cerca de las corrientes de agua y sueltan sustancias que la contaminan. Otras ocasionadas por el humano, como la basura y las aguas residuales”, enfatizó. De acuerdo con el CIRA, Nicaragua tiene más de 15 fuentes de agua contaminadas por arsénico, entre las que destacan comunidades como Mina el Limón, San Juan de Limay y Santa Rosa del Peñón.  

Según la Asociación Mundial para el Agua (GWP, por sus siglas en inglés), actualmente el 80% las aguas residuales no son tratadas y contaminan las aguas que podrían ser utilizadas para consumo humano a nivel mundial. 

En Nicaragua, el 90 por ciento de la población tiene acceso al agua potable en la zona urbana, en la zona rural el 70 por ciento, de acuerdo con la Autoridad Nacional  del Agua (ANA).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus