•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con un poco de conocimiento de la historia de Nicaragua y muchas ganas de aportar su granito de arena, Isabel López Cobos, una enfermera del hospital El Ejido en Almería, España, se enrumbó hace dos años hacia San Rafael del Norte. Acompañada de otros 300 profesionales de la salud, originarios de Andalucía, llegó a ese municipio de Jinotega para “ayudar a gente que por desgracia y por diversos motivos no pueden acceder al sistema sanitario”.

López Cobos, de 41 años, tiene dos décadas de experiencia y ha viajado al país en dos ocasiones como parte de las jornadas de la organización Quesada Solidaria. En estas los médicos españoles permanecen durante 15 días y realizan alrededor de 200 intervenciones quirúrgicas. 

“Las intervenciones quirúrgicas más frecuentes son varices, hernias y hemorroides. Pero además en la brigada viaja un radiólogo y un médico de atención primaria, por lo que se hacen también pruebas diagnósticas como ecografías y consultas médicas”, relató López Cobos por correo. 

Más allá de los problemas médicos que se atendieron, en su mayoría mujeres de las comunidades cercanas a ese municipio, a López Cobos lo que más le impactó fue el valor de las nicaragüenses. 

“El viaje hasta la clínica para muchas de ellas no es fácil. En algunos casos, vienen de comunidades lejanas. Tienen que invertir mucho tiempo en transportes públicos, dejando a los hijos pequeños al cuidado de otros hijos. Les urge la intervención y cuando nos cuentan sus historias personales, la verdad es que no sientes el cansancio de las largas jornadas. Uno sabe que el paciente necesita operarse para seguir trabajando y criar a sus hijos”. 

Cómo funciona

Para mí la experiencia es muy gratificante y enriquecedora. La población con la que trabajamos es muy agradecida y respetuosa. Siento que me traigo mucho más de lo que dejo”. Isabel López Cobos, enfermera española.                   

La última vez que viajó a Nicaragua fue entre el 18 de febrero y el 4 de marzo, también como cooperante de la organización española que trabaja en conjunto con la Asociación Nazareth-Andif, que tiene presencia en la zona norte del país. 

Esta asociación es la que previo a la llegada de los profesionales españoles capta a los pacientes que serán intervenidos. 

Carmen Rizo, encargada de la coordinación interna de la Clínica Nazareth, explicó que este centro de atención fue construido en 2006 gracias a la cooperación de Quesada Solidaria. Esta organización es una de las tres que ofrece sus servicios de forma gratuita a personas de escasos recursos en la zona. 

Desde 2010, la organización española envía cuatro brigadas médicas en dos grupos, la primera en febrero y la otra en septiembre. 

Debido a que se han convertido en un referente para las cirugías vasculares, “que son las que más llaman la atención, la gente viene, llama por teléfono y si tiene una patología que podemos resolver la atendemos. Lo que puede esperar para otro periodo se programa para septiembre. Es mentira que vamos a darle respuesta a todos los que vienen, pero intentamos atenderlos a todos”, señala Carmen Rizo. --Durante una cirugía en Nicaragua--

Además de la ayuda de Quesada Solidaria esta clínica recibe el apoyo de otras organizaciones especializadas en temas de salud como la Asociación de Voluntarios para el Desarrollo (Avodec – Jinotega) que llevan brigadas médicas cada mes, al igual que la brigada médica de Ortopedia Infantil Solidaridad Gallega de España, que se coordina con el hospital Victoria Motta de la ciudad norteña. 

Todos estos servicios son ofrecidos de forma gratuita a la población, refiere Rizo.

Al otro lado del país, hace cinco años, Shalvi Patel, originaria de Texas, Estados Unidos, reafirmó una decisión personal. La joven, que recientemente había entrado a la universidad participó junto con la Organización Vida en jornadas de salud en zonas rurales de Granada, Masaya y San Juan del Sur. 

“La experiencia fue increíble, me ayudó a afianzar mi decisión de convertirme en doctora”, relata Patel.

  • 200 cirugías realizó la última brigada de Quesada Solidaria en Nicaragua a inicios de año.

La razón, cuenta, se debe a que en los tres años en los que participó como voluntaria, vio y aprendió mucho más sobre medicina de lo que conocía en su país natal. 

Vida es un organismo de voluntariado para estudiantes de medicina y veterinaria que viaja a zonas de difícil acceso. 

Desde 2011 hasta 2014, Patel viajó durante ocho días a Nicaragua donde atendió decenas de casos de diabetes, hipertensión, mal nutrición, infección de piel y enfermedades de transmisión sexual.

“Me hizo sentir que realmente estaba haciendo una diferencia para algunas personas y ellos dependían de mí. Fue una buena sensación”, confesó Patel, ahora de 26 años, y quien el próximo año se graduará como médico. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus