•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un extenso jardín botánico, en el que los visitantes podrán apreciar todas las especies de árboles frutales que crecen en las diferentes regiones de Nicaragua, apuesta convertirse en un novedoso destino turístico de la ciudad de Rivas.

El  proyecto Jardín Botánico Anita Holmann se localiza en el kilómetro 115.3, de la carretera Panamericana Sur, y surgió con fines educativos, turísticos y de conservación, ya que contempla rescatar especies de árboles frutales y forestales que se encuentran en peligro de extinción.

Carlos Rivas, administrador  del proyecto, detalló que la iniciativa es impulsada desde octubre del 2013 por la Fundación Uno, y aseguró que a la fecha han sembrado, 12,000 plantas en 90 manzanas.

Entre las plantas sobresalen diversas variedades de jocotes,  mangos, cítricos, cocos, aguacates, guayabas,  tamarindo, guanábana, caimito, marañón, nancite, níspero, zapote, almendra, maracuyá,  melocotón, grosella, mamey y especies poco comunes del Pacifico, como pijibaye, tamarindo chino, fruta de pan, higo, mamón chino, canela, manzana rosa, pulasán, ciruela japonesa, entre otras.

Una de las frutas  curiosas  que ya existe en este paraíso es la milagrosa o fruta de felicidad, la cual contiene una glicoproteína que al degustarla hace que frutas ácidas y amargas sepan totalmente dulces, y según Rivas es una especie nativa de África y se ha adaptado en Nueva Guinea.

“La idea del proyecto es sembrar 30,000 plantas en 220 manzanas, y llegar a coleccionar 87 especies frutales, para que los visitantes conozcan cada una de las frutas que crecen en nuestro país y las regiones donde se pueden encontrar con mayor facilidad”, puntualizó Rivas. 

Te interesa: El río San Juan: un paraíso verde en los límites de Nicaragua​

Ricardo Rueda, consultor del proyecto, manifestó que para coleccionar el 100% de los árboles  frutales  que crecen en Nicaragua, se han dado a la tarea de visitar fincas modelos y productores de los diferentes departamentos.  

"Para mantener las plantas traídas del Atlántico y zona norte del país u otras que requieren de mucha agua, contamos con un sistema de riego y de un riguroso seguimiento, porque además de tener la colección queremos mostrar cada una de las especies con sus respectivos beneficios medicinales y nutritivos”, indicó Rueda.

Asimismo, preciso que el jardín dispondrá de un almacigo, en el que los visitantes  podrán elegir el árbol de su preferencia y a la vez promover la siembra de especies en peligro de extinción, como  la anona, chirimoya, caimito, matasano, toronja, limón dulce, naranja agria, entre otros.

Según Rueda, la mayoría de  árboles en peligro de extinción han perdido interés del público, porque las frutas no tienen valor comercial, tal es el caso  “del caimito o la anona, y otras como la naranja agria, que por muchos años ha sido de utilidad en la cocina nicaragüense, y ha sido desplazada por productos fabricados como el vinagre”, aseguró. 

Turismo 

Dentro del extenso jardín botánico también se pretende crear senderos con fines turísticos,  una laguna artificial,  destinada a cosechar agua, y a atraer  aves migratorias que cruzan por el istmo de Rivas, y un área  destinada a capacitaciones.

“Esta propiedad se va a convertir en un sitio de interés para estudiantes de primaria, secundaria y universitarios, y  va a ser un atractivo refugio de diversas especies de animales, incluso ya se ven coyotes, conejos, garrobos, pizotes, pericos ligeros, monos aulladores y una diversidad de aves”,  afirmó Rivas.

También: Intur lanza aplicación turística

En el proyecto se han invertido alrededor de 350, 000 dólares  y ha generado 17 empleos directos, y entre las variedades que más sobresalen está la de mango, con 24 especies, y de  jocote, con 18.

Seguir ejemplo 

Sofía Baca Gutiérrez, agrónoma del Centro Experimental del Instituto de Capacitación e Investigación en Desarrollo Rural Integral (Icidri), de la Universidad Politécnica (Upoli), considera que los pobladores de las ciudades también  pueden, al menos, crear sus propios huertos, mantener las áreas verdes y sembrar más árboles. También, desde las escuelas, hay que educar a jóvenes y niños sobre la reforestación y manejo de basura, con la participación de las instituciones especializadas. A su juicio, el Gobierno debería diseñar planes, aplicar leyes y prohibiciones, también indica que es necesario conocer sobre las diferentes especies, los árboles para leña, maderables, frutales, para sombra, para cercos; las especies de doble propósito, para comida y sombra. “Hay que fomentar los huertos de patio, allí van a tener su comida, va a dar sombra y va a conservar fresco el ambiente”.

Huertos en la comunidad 

SEMBRAR • Para tener jardines o huertos, ya sea en las ciudades o fuera de ellas, no hace falta tener grandes extensiones de tierra, con tener algunos metros disponibles basta.

Verónica López, habitante de Villa Bulgaria, Managua, demuestra que esto es posible en su patio de dos metros y medio de ancho, por unos 7 metros de fondo, donde tiene más de media docena de árboles y plantas medicinales o alimenticias, más las plantas que ha sembrado al frente de su casa. “Yo aquí me siento como a las cuatro y ya me da ‘fresco’, si yo llegara a volar los palitos, queda el gran calor”, comenta la señora, que sufre de problemas de la presión.

Aura Fuente, del barrio Carolina Calero, Ciudad Sandino, también tiene experiencias muy exitosas al aprovechar su patio de unos 7 metros de ancho por 8 y medio de largo, cosechando y refrescando su hogar.

“Tengo árboles frutales: limón, naranja agria, mango, nancite, aguacate y guayaba de fresco, también tengo guanábana, níspero y madroños. Cultivé tomates, chiltomas, cilantro, hierbabuena, pero se me secaron y no volví a sembrar”, dice Aura, explicando que ese tipo de plantas necesitan de mucho cuidado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus