•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la década de los setenta el cantautor nicaragüense Mario Montenegro cotizó al seguro social, pero nunca lo hizo por su trabajo artístico, sino por realizar labores en construcción y siendo pintador de autos. “El artista vive de las uñas, es difícil cotizar”, confiesa.

Montenegro nunca completó las cotizaciones necesarias para recibir al menos una pensión reducida. Sus ingresos actuales provienen de la venta mano a mano de sus discos, puesto que sus presentaciones musicales son esporádicas. A veces puede pasar más de un mes sin pisar el escenario.

“En este país no se puede vivir como artista. Hasta para producir los discos uno tiene que buscar por otro lado. En ese sentido, cuando tengo un proyecto nuevo el gobierno me da una ayuda, pero creo que se tiene que crear una política de apoyo económico y atención médica porque conozco artistas que no tienen ni para la tortilla”, sugirió Montenegro.

Desde 2006 la Asociación de Artistas de Nicaragua “Rafael Gastón Pérez” presentó en la Asamblea Nacional un anteproyecto de Ley de Pensiones por servicios a la patria para los artistas de la tercera edad. Pero la propuesta sigue engavetada, asegura el presidente de la asociación, Hosmán Balmaceda.

Según Balmaceda a nivel nacional unos 200 artistas entre cantantes, músicos, imitadores, bailarines, pintores y actores, necesitan apoyo económico de parte del gobierno.

La propuesta de la Asociación de Artistas de Nicaragua es que estos artistas reciban una pensión de 5,000 córdobas mensuales.

“La lista puede disminuir porque muchos han muerto a la espera de esa ayuda, como la cantante de los años cincuenta  Adilia Méndez, Mario Borge, de la época de oro y Elías Palacio —considerado uno de los mayores marimberos del país— por mencionar tres ejemplos”, agrega Balmaceda.

Ley ya existe

Sin embargo, desde 1996 el Legislativo aprobó la Ley de Promoción a las Expresiones Artísticas Nacionales y de protección a los artistas nicaragüenses, Ley 215.

En este país no se puede vivir como artista. Hasta para producir los discos uno tiene que buscar por otro lado…” Mario Montenegro 

El artículo 1 de la Ley 215 estipula que “el arte nacional, como patrimonio de la nación, será objeto de apoyo financiero por parte del Estado. En el presupuesto del Instituto Nicaragüense de Cultura deberá existir una partida destinada exclusivamente a la promoción del arte nacional”. 

En ese sentido, el diputado sandinista Evertz Cárcamo, dice que “en vez de aprobar una nueva ley, se debe reformar la que ya está porque los artistas que andan en la calle bailando y cantando no tienen seguro, se les paga una miseria”.

El cantautor e intérprete de “Aniceto Prieto”, Otto de la Rocha, coincide con Mario Montenegro sobre la situación que atraviesan los artistas nacionales. “Hay muchos colegas que cuando llegan a la vejez viven y mueren en la desgracia y esto en parte se debe a que los músicos no cotizan al seguro social”.

Te interesa: Artistas se unen por “Amado Felipe”

Con 83 años de edad y 69 de vida artística, de la Rocha  empezó a cotizar al seguro desde que fue creado. Se jubiló en 1995 y sigue trabajando. Hace radio y a menudo protagoniza campañas publicitarias. Todo esto le ha permitido tener ingresos extras para subsistir y controlarse un cáncer de próstata que le fue detectado hace nueve años. Además, recibe una ayuda de parte de la Asamblea Nacional de 5,000 córdobas.

Error

Consciente de que es difícil abandonar el arte, Otto de la Rocha aconseja a los nuevos talentos “a que no cometan el error de no cotizar o ahorrar para su vejez. Sin embargo iniciativas como la de la Asociación de Artistas de Nicaragua se deben aprobar”.

Calixto Vargas, de 74 años, es de Masaya y desde los años ochenta se juntó con el “Juan Gabriel” nica para formar el dúo “Pimpinela” nica. Explica que pese a que sus ingresos no dependen meramente de su trabajo en el dúo, es un oficio que no puede abandonar porque “es lo que le da razón a mi vida”.

“Esta es mi pasión pero no vivo de esto, mis ingresos mayores los percibo como entrenador de niños beisbolistas en Masaya”, cuenta Calixto Vargas. Este oficio le permite percibir 8,000 córdobas mensuales.

Los artistas también coincidieron en que los medios de comunicación deben promocionar más el arte nicaragüense como lo establece el artículo 4 de la Ley 215.

En días recientes, el gremio artístico y los medios de comunicación se unieron para solicitar apoyo para Valentín Castillo, artista que se hizo famoso actuando como “Amado Felipe” en la serie Los Pellas Díaz. Diagnosticado con cáncer de estómago, el artista no tenía acceso al tratamiento. Sin embargo ya está siendo tratado debido a la ayuda gubernamental. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus