•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua, las niñas son la mayoría en las escuelas, pero también las que más avanzan en los grados y las que menos desertan, explica Maryelling Murillo, asesora en educación de Plan Internacional.

Agrega que en los últimos cinco años la matrícula de niñas aumentó en un 5% y que representan el 55% del universo de estudiantes.

La experta dice que en este país todavía se deben botar las barreras del machismo, principalmente en las zonas rurales, donde a las niñas se les impone dedicarse a las tareas del hogar.

¿Analizando el fenómeno de que las niñas superan a los niños en educación (en Nicaragua), a qué se debe esta situación?

Esto lo vimos después de analizar tres informes de la situación de la educación en Nicaragua realizados por el Ieepp, Eduquemos y Unicef, en los que se destaca que hay más niñas que niños en las aulas de clases, estos estudios también reflejan que la niña reprueba menos, por lo tanto deserta menos y permanece en el sistema escolar. Es decir, una vez que la niña logra entrar a la escuela permanece en ella, entonces podemos decir que al tener la niña la oportunidad de entrar a la escuela, hace que se desempeñe y aproveche más que el varón.

¿El hecho de que haya más cantidad de niñas en las aulas de clases es un factor que interviene en este fenómeno?

No creo que sea a nivel de matrícula, una cosa es el acceso, ambos están teniendo oportunidades de acceso, sin embargo la niña para ir a la escuela tiene antes que hacer jornada doméstica en la zona rural y también en la urbana. Nosotros lo asumimos más a una motivación que tiene la niña de salir adelante y también a estereotipos.

¿Por qué cree que los estereotipos tengan alguna influencia en que las niñas se destaquen más?

Asignamos roles a las niñas y a los niños que los hacen comportarse de manera diferente. Al exigir a las niñas socialmente que se porten bien y que ayuden en la casa antes de ir a la escuela, hace que ellas vean la educación como una oportunidad y por eso la aprovechan más, en cambio cuando hablamos de los niños decimos que los niños se portan mal, son más necios e hiperactivos, entonces les asignamos roles totalmente diferentes que hacen que las niñas se sientan más motivadas que los niños.

¿Ocurre este fenómeno en el resto de Centroamérica?

Este fenómeno no solo afecta a Nicaragua, sino a otros países de Latinoamérica y es producto de muchas intervenciones sociales sistémicas, de esfuerzos del Estado, así como también de las decisiones de la sociedad civil, que hemos venido trabajando. El fenómeno que las niñas tengan mayor incidencia en educación no solo es en Nicaragua, también en países como Costa Rica, Panamá y Guatemala las niñas se han destacado más, pero hay países, como por ejemplo México, en las que hay más niños en la escuela que niñas.

¿Desde cuándo se visualizó este fenómeno en Nicaragua? 

En el año 2004 había brechas solo del 1% más de niños que niñas en las aulas de clase, fue a partir del 2005 que las niñas han tenido más acceso a la educación y una vez que la niña logra entrar a la escuela aprovecha más la oportunidad, entonces al final es más barato educar a una niña que a un niño, porque si el niño te repite y te sale más caro, porque estas gastando el doble, en cambio la niña no repite, es por ello que necesitamos invertir más en la educación de las niñas.

Te interesa: Inversión millonaria para escuelas del país

Lo que queremos es que la familia entienda que se verían beneficiadas si hay una educación de calidad tanto para el niño como para la niña.

Fue a partir del 2005 que las niñas han tenido más acceso a la educación y una vez que la niña logra entrar a la escuela aprovecha más la oportunidad”. Maryelling Murillo.

¿El hecho de decir que es necesario invertir más en la educación de las niñas no hace excluir a los niños?

No es que vamos a invertir más en las niñas, sino que vamos a centrar la atención en ellas, en las que tienen dificultad de acceso a la educación. Por ejemplo, en las comunidades miskitas las familias solo mandan al varón a la escuela, porque la niña tiene que quedar en la casa ayudando a la mamá a hacer los quehaceres del hogar e incluso cuidar a los hermanos, entonces nosotros como Plan Internacional intervenimos y sensibilizamos a esa familia que no manda a esa niña a la escuela.

Lo que queremos es intervenir en esas comunidades que hay desigualdades entre niñas y niños para que haya una matrícula equitativa y entonces trabajemos igual con ambos géneros, pero si la niña está en desventaja en relación al niño, tenemos que realizar acciones que den igualdad de oportunidades. Lo que queremos es que la familia entienda que se verían beneficiadas si hay una educación de calidad tanto para el niño como para la niña.

¿A largo plazo, si este fenómeno sigue en Nicaragua cómo se podría ver afectado el país?

Para mí el impacto sería positivo porque está relacionado a dos grandes aspectos: Uno porque el 52% de la población nicaragüense son mujeres y, segundo, recordemos que invertir en la educación de las niñas es invertir en la familia porque esa mujer es la que va a ser madre de familia, es la que va a educar a sus hijos y si como mujer te educaste vas a querer que tus hijos se eduquen y vas a priorizar la educación, entonces si las mujeres siguen accediendo a la educación vamos a reducir la paridad, porque cuando las niñas tienen acceso a la educación tienen más oportunidades.

¿Cómo se verían beneficiadas las familias de las comunidades rurales, que las niñas tengan la misma oportunidad que los niños en temas de educación?

La discriminación por género que hemos tenido las mujeres en Nicaragua ya no las van a vivir sus hijas, porque si las educan desde pequeñas ellas tendrán otra historia diferente a las de sus madres, en las comunidades por ejemplo ahora las mamás dicen: ‘yo quisiera que mis hijas tengan una historia diferente, que estudien, que no se casen a temprana edad’. De igual manera se mejoraría la calidad de vida porque ya esa niña, esa muchacha que logra estudiar, podrá dar otra condición de vida a sus hijos, van a tener un mejor empleo, entonces el fin último de nosotros es la mejora de la calidad de vida de la familia y la comunidad.

¿Cómo piensan incentivar a los padres para que mejore la calidad de educación en sus hijos de manera que no promuevan una competencia entre ellos?

El trabajo con la familia es determinante, si bien tenemos un convenio con el gobierno de capacitar a maestros, de buscar estrategias para atraer a las niñas a las escuelas, de cómo prevenir abuso y violencia, el trabajo de sensibilización con madres y padres es muy importante porque si el papá dice que la niña no va a la escuela, la niña no va ir, entonces nosotros estamos trabajando para demostrarle a los padres que la educación es la única herramienta que va a llevar a su hija a salir de la pobreza.

  • 55 por ciento de los menores estudiantes en Nicaragua son niñas, indica Plan Internacional.

¿Cuál consideras que sea la clave para que las niñas sobresalgan más en educación que los niños?

La motivación y la conciencia, nosotros como Plan Internacional tenemos experiencias en las que al principio los padres decían que sus hijas no necesitaban estudiar por el hecho de ser mujer y cambiar esa mentalidad de los padres ha sido un gran logro, pero en sí la motivación en las niñas y en la mujer es la que las hace transformar su condición y su realidad.

También: Ser estudiante en el Triángulo Minero

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus