•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Benjamín Franklin Urizar es uno de los primeros médicos especialistas en cirugía general que practicó operaciones laparoscópicas en Nicaragua, cuando esta intervención se veía como algo de futuro.

Explica que incluir esta práctica en los hospitales públicos sería tan beneficioso para los pacientes como para  los mismos médicos, porque se cumpliría uno de los principios de la cirugía: El de resolverle el problema al enfermo causándole la menor lesión posible y el de incorporarlo a la sociedad lo más pronto.

¿En qué consiste la cirugía laparoscópica?

La laparoscopía proviene del término griego que significa ver el abdomen por dentro, entonces uno revisa a través de una cámara todo el abdomen, y esa es una gran ventaja. Esta es una herramienta más que tiene el cirujano general para desarrollar su trabajo, que permite que el especialista cumpla una función que ha querido siempre: causarle menos daño al paciente, porque en una cirugía convencional se le hace una gran herida al paciente, y ahí le estamos haciendo otro daño.

¿Cuándo se introdujo la cirugía laparoscópica en el país?

Fue en 1992, con el doctor Eduardo Miranda, luego empezó a realizarla el doctor Milton Mairena, que venía de estudiar de Puerto Rico y después lo estudié yo en México y regresé a Nicaragua. Recuerdo que mientras estudié en México, un maestro me dijo: ‘El que crea que la cirugía laparoscópica es el futuro, está viviendo en el pasado’.

  • La cirugía laparoscópica provoca un daño menor al paciente, lo que le permite reincorporarse a sus labores en poco tiempo.

¿Cómo ha venido cambiando la cirugía laparoscópica que se realizaba en 1992 con la de ahora?

En aquel entonces se utilizaban equipos monopolares que podían causar quemaduras, ahora contamos con unos equipos llamados LigaSure, que no queman el intestino y utilizan energía sónica. Antes también si un paciente sangraba teníamos que abrirlo, por cualquier cosita lo abríamos, ahora si nos sangra un paciente decimos calma, pásame una pinza, buscás una grapa y podés controlar el sangrado. Tampoco voy a decir que aún no sucede, pero todas estas posibles complicaciones se las explicamos al paciente antes de realizarle la intervención.

¿Qué intervenciones pueden realizarse por medio de la cirugía laparoscópica?

Todas las que querrás. Se puede hacer tiroides, estómago, colon, vesícula, apéndice, recepciones de intestino, cirugía de cáncer, incluso las piedras del riñón te las sacan vía laparoscópica, te ‘bombardean’ el riñón con ultrasonidos, se quiebran los cálculos y los orinás, sin hacerte heridas. Hoy en día se puede hacer todo, lo que pasa es que somos pocos los cirujanos que nos hemos dedicado a realizar cirugía laparoscópica avanzada y aunque haya un número de cirujanos (que) se ha ido a capacitar en el extranjero, aún no cuentan con la tecnología.

¿Cuántos médicos que ejercen en el país se han especializado en cirugía laparoscópica?

Cerca de unos 30 que han estudiado en Brasil, España, Estados Unidos y Cuba.

¿Cuánto podría costar uno de estos equipos?

Un buen equipo laparoscópico cuesta unos 120 mil dólares, sin meter las grapas especiales que utilizarás, que cada peine cuesta 300 dólares, y si usás seis ya te vendría costando 1,800 dólares, solo las grapas, y la engrapadora cuesta 780 dólares.

¿A nivel de salud pública, cuáles hospitales conoce que cuentan con los equipos para realizar este tipo de procedimientos?

Ninguno, ninguno tiene LigaSure, ninguno tiene bisturí armónico. En los hospitales públicos operamos de manera artesanal, muchas veces estamos haciendo las cosas como que estamos en 1930, y te digo porque durante 20 años, fui jefe de servicios de cirugía en el hospital Lenín Fonseca y sé las limitaciones que tenemos. Para hacer esos cambios se necesita invertir dinero porque los costos de los equipos son carísimos y el Ministerio de Salud no los puede abastecer.

En promedio, ¿cuánto podría costar una cirugía laparoscópica?

Para darte un ejemplo, una cirugía bariátrica, el procedimiento quirúrgico para tratar la obesidad, vendría costando unos 12 mil dólares.

¿Qué tan necesario es implementar este tipo de intervenciones en la salud pública?

Beneficia tanto al paciente como al hospital, empezando porque el paciente tiene muy poco dolor, mientras que si te opero hoy haciendo uso de la cirugía laparoscópica, a los ocho días estarías trabajando de nuevo, entonces solo perdiste ocho días y el hospital se ahorró en pagarte un mes de subsidio y eso es lo que no se ve. Con una cirugía convencional también hay riesgos de que se te hernie la herida y te tengan que operar otra vez, en cambio con esta intervención hay menos posibilidad porque el daño es mucho menor y esto cumple con los principios de cirugía: El cirujano quiere resolverle el problema al paciente causándole menos lesión e incorporarlo a la sociedad lo más pronto posible.

¿Qué otras ventajas tiene?

Si yo te saco el apéndice por medio de la cirugía convencional, no me doy cuenta qué más tenés, en cambio con la laparoscopía sí, yo te meto la cámara, te veo el apéndice que está con pus y al hacer la exploración veo también que tenés las trompas inflamadas, quizás por una enfermedad venérea que vos ni cuenta te das. Reviso el hígado y veo que tenés el montón de adherencias porque las enfermedades gonorreicas producen inflamación del hígado, pero con una heridita que podría hacerte con una cirugía convencional uno no podría percatarse de esos detalles.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Es un procedimiento peligroso y potencialmente mortal en manos inexpertas, por eso se requiere experiencia y dominio de la anatomía, la fisiología y la técnica.

¿Qué es lo que se viene en cirugía laparoscópica en el país en los próximos cinco años?

Por ejemplo, hoy en día se está haciendo hincapié en la cirugía de contención, que consiste en que al paciente le inyectan una verde  de indocianina, a través de los nuevos laparoscopios de última generación. La verde  de indocianina, a través de la longitud de onda del color verde, que determina exactamente qué parte del cuerpo se va a operar, por ejemplo, si tenés programada una cirugía de vesícula inflamada, este material te permitirá ver esa parte resaltada de color verde, como que la teñiste y vas a lo fijo.

El cirujano

Benjamín Franklin Urizar
Doctor.

Médico guatemalteco nacionalizado nicaragüense, especializado en cirugía general.

En 1996 cursó un diplomado en cirugía laparoscópica en México.

Está recién jubilado, pero imparte clases de medicina en la Universidad Internacional para el Desarrollo Sostenible y tiene a cargo la jefatura de cirugía del hospital Salud Integral.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus