•  |
  •  |
  • Edición Impresa

A nivel mundial, seis de cada diez jóvenes afirmaron que tener nuevas amistades a través de Internet es muy importante, sin embargo, solo el 36% de ellos estaba convencido que podía distinguir a las personas que estaban mintiendo sobre su identidad en línea, indicó un estudio del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) publicado esta semana.

Esta falta de intuición, muchas veces propia de su edad, es aprovechada por los abusadores, quienes utilizan las redes sociales para mostrarse como jovencitos amistosos, cuando descubren que hay un niño con el que pueden mantener contacto y que a la vez puede ser blanco de violación y de extorsión sexual, explicó la psicóloga Lorna Norori, coordinadora del Movimiento Contra el Abuso Sexual (MCAS).

“Por ejemplo, si vos a un niño le preguntás cuántos amigos tiene en Facebook te puede decir 800, y si vos le preguntas cuántos de ellos conoce probablemente te diga que todos, pero no de frente”, expuso Norori.

Entre las estrategias de las que se valen estos abusadores para ganarse la confianza de  sus víctimas consiste en mostrarse cariñosos y valerse de un mundo irreal, al decirles que son sus novios o novias y que no está mal que les envíen una foto de ella o él sin ropa para luego concretar el abuso sexual.

En este  nuevo informe, llamado “Peligros y posibilidades: crecer conectado”, realizado con base en la opinión internacional de 10 mil jóvenes de 18 años, procedentes de 25 países, indicó también que la mayoría de los adolescentes recurren más a los amigos que a los progenitores al reconocer que están frente a una situación de peligro.

“Si no hay comunicación, confianza y respeto desde muy temprana edad dentro de la familia, las niñas  y niños van a crecer vulnerables, los abusadores lo saben y se valen de eso”, comentó Norori.

La psicóloga indicó que en un estudio realizado por la organización en 2014, concluyó que tanto los niños como los adolescentes no tienen  información sobre estos temas ni en la escuela, ni en la casa y tampoco en los medios de comunicación, así que el único medio que tienen para enterarse es a través de Internet.

Es más grave aún, añade Norori, que de manera general hay un altísimo grupo de personas menores de 18 años que creen que el abuso sexual no puede ocurrirles, al pensar que esa es una situación que solo le sucede a los adultos.

“Hay que saber escuchar a las hijas e hijos, hablar con ellos para prevenir, saber qué hacen ellos en las redes sociales, pero eso sí, no puedo obligarles a decirles qué están haciendo. Tampoco se puede ser irrespetuoso y agarrarle el teléfono, sino más bien entablar una comunicación para que sienta la confianza y la responsabilidad de no verse envuelto en ese tipo de riesgos”, finalizó Norori.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus