•   Chinandega, León y Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El terremoto de 6.3 grados en la escala abierta de Richter que golpeó a casi toda Nicaragua la noche del jueves, dejó sin dormir a la población de Chinandega y León, donde el movimiento telúrico se sintió con más fuerza, aunque no provocó ninguna pérdida humana, indicaron ayer las autoridades.

“Este terremoto tuvo una magnitud muy similar a la del terremoto de 1972, que destruyó Managua”, afirmó ayer Wilfried Strautch, asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).Las paredes de la casa de Baudelio Reyes, en la comunidad Luis Andino, jurisdicción de Tonalá, Chinandega, están reventadas por efecto del fuerte temblor.

“En esta localidad hay por lo menos 40 casas dañadas por el sismo”, dijo Reyes, quien se sumó a las labores de supervisión del estado de las viviendas, en apoyo a sus vecinos y amigos de la comunidad.

En el municipio de Tonalá quedaron en el suelo 4 viviendas: Una en el barrio Augusto C. Sandino; dos en el “José Mondragón”; y una en la comunidad rural Paz Alí, más un centenar de casas que quedaron seriamente dañadas por el fenómeno.

Te interesa: Sismo de 6.1 sacude Nicaragua

“Lo importante es que se preservó la vida. No se registró ninguna víctima y todo está volviendo a la normalidad”, declaró la alcaldesa Miriam Ramírez, durante la visita a Tonalá de Guillermo González, codirector del Sistema Nacional para la Prevención, Atención y Mitigación de Desastres (Sinapred).

“Hay daños menores. La evaluación de las casas dañadas se da en otro momento, lo importante es que se preservó la vida”, indicó ayer González.

El codirector de Sinapred recorrió ayer las comunidades en Rancherías, localizada a 30 kilómetros de Chinandega, y la cabecera departamental, Puerto Morazán, donde golpeó más el terremoto.

González mostró satisfacción por el acompañamiento a la población y la organización de los líderes para dar seguridad a los ciudadanos.

Ninguna autoridad municipal dio a conocer cifras de las casas derrumbadas o fisuradas por el sismo de la noche del jueves.

El geólogo y geofísico, Eduardo Mayorga, declaró a El Nuevo Diario que el terremoto del jueves tuvo mayor profundidad que el ocurrido en Managua en diciembre de 1972, por lo que no hubo mayores daños.

EVALUACIÓN

En la evaluación de los daños efectuados a la población de Tonalá se constató que 8 viviendas se vinieron al suelo en la comunidad de Rancherías, mientras el 70 por ciento de las 2,900 viviendas tienen alguna fisura.

Así lo afirmó Rubén Rojas, comunitario de la localidad, quien informó al Comité que evalúa los daños que han revisado el 100 por ciento de las viviendas y que las afectadas presentan problemas como “paredes rajadas, debilitadas y techos vulnerables”.

María de Lourdes Zavala Rostrán, Directora de la Escuela Emmanuel Mongalo, vivió momentos muy tristes con el temblor. “Creí que mi casa se vendría abajo porque está muy debilitada”, dijo, al tiempo que explicaba que a Prudencio Granados, Gladys Rostrán y Martha Rodríguez se les cayó su casa, mientras que a Noel Zavala y a Octavio Corrales se les vino al suelo una pared.

María Félix Aguilar, trabajó durante la emergencia. “La población estaba asustada. La gente respondió a las recomendaciones que se dieron durante las capacitaciones ante desastres. No tuvimos víctimas, aunque sí hay temor, porque la gente no quiere meterse a sus casas”, subrayó.

EN LEÓN

En León, por otro lado, muchas familias perdieron el sueño y decidieron permanecer en vela en las aceras de sus propiedades tras el sismo.

Otras personas optaron por dormir en los patios de sus viviendas, mientras que en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello al menos 8 pacientes junto a sus familiares decidieron abandonar el edificio.

Diana González, pobladora del barrio El Calvario, en León, afirmó que se disponía a dormir cuando sintió el temblor.

“Salí corriendo al patio de la casa, busqué un lugar despejado y seguro, claro que me asusté, me puse nerviosa porque solo me imaginaba lo peor, pero tuve que guardar la calma porque tenía que atender a mis dos hijos, de 10 y 13 años”, relató ayer.

Ramón Argeñal, subcomandante del cuerpo de socorristas de la Cruz Roja Nicaragüense, destacó que una brigada de dicha organización se presentó al hospital y evacuaron a unos 50 pacientes de los últimos 4 pisos, a las afueras del costado norte del referido centro asistencial.

Según Rosa Jiménez, pobladora del reparto Rubén Darío en León y familiar de una paciente en el hospital, sintió pánico al momento del temblor. “El inmueble de 5 pisos se mecía como hamaca, fue una experiencia horrible, evacuamos el lugar, pero luego de dos horas retornamos al tercer piso con mi esposo, que se encuentra convaleciente de una cirugía en el estómago”, comentó.   

Una fuente del Comité Municipal de Atención y Prevención de Desastres informó que en la cabecera departamental (León) solo se registran 5 viviendas con fisuras.

Leer más: Sinapred recorre municipios de Chinandega tras terremoto de 6.1

Mientras tanto, Margarita Hernández, responsable de la Oficina de Riesgo Municipal en la Alcaldía de León, expresó que el monitoreo es permanente porque las réplicas continúan.

“León es una ciudad vulnerable porque posee edificios antiguos ubicados en el Centro Histórico, además que en el casco urbano es atravesado por 5 fallas sísmicas, el llamado es a la calma”, sugirió.

EL PELIGRO

Las réplicas del terremoto registrado en el Puerto Morazán, en Chinandega, podrían activar los volcanes San Cristóbal, Telica y posiblemente el Momotombo, dijo ayer a El Nuevo Diario el geólogo y geofísico, Eduardo Mayorga.

El experto aseguró que un sismo podría avivar la estructura interna o capa magmática de los colosos.

“A veces un sismo activa un volcán y viceversa”, agregó el geólogo.

Los volcanes San Cristóbal y Telica, pertenecientes a la Cordillera de los Maribios, están activos y eventualmente lanzan ceniza, arena y gases, por lo que pobladores cercanos a los colosos mantienen activos planes de protección con apoyo de las autoridades de socorro.

“Habrá que ver si esto incide de alguna forma en el volcán San Cristóbal, expresó Mayorga, quien confirmó que desde  2014 ha aumentado la sismicidad en Nicaragua.

Mil réplicas en 15 horas

Róger Olivas
 

En apenas 15 horas las autoridades registraron 1,108 réplicas al terremoto de 6.3 grados ocurrido la noche del jueves, informó ayer Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

“Las familias están recuperando la tranquilidad y permaneciendo vigilantes, alertas. No podemos bajar la guardia, debemos estar en elevada disposición porque cuando hay un terremoto puede darse una réplica igual o mayor, tenemos que estar preparados”, reiteró Murillo.

En general, el Gobierno calificó como exitoso los planes de emergencia aplicados en distintos puntos del país, tras el sismo ocurrido a 7 kilómetros de Puerto Morazán, en Chinandega, registrado a las 9:25 p.m. del jueves y que generó alarma en todo el país, aunque sin provocar mayores daños.

“Gracias a Dios todo está normal, solo el susto. Las afectaciones son pocas y de menor cuantía, paredes descascaradas, cortocircuitos en algunas zonas francas de Chinandega, alguna fisura y personas con crisis nerviosa, muchos desmayados y personas que no pudieron salir ordenadamente de sus casas, sufrieron traumas”, expresó Murillo.

Añadió que tras el terremoto salieron fuera de servicio las subestaciones de Chinandega, Villanueva y Mina El Limón, por lo que 50,000 familias quedaron sin energía eléctrica la noche del jueves.

Precisó que en el Hospital de Ocotal se realizó la evacuación de toda la sala de ginecología y obstetricia y los pacientes fueron trasladados a la casa materna del municipio.

EL VOLCÁN

“Las grietas existentes en el edificio, que está viejo y estamos en proceso de cambiarlo, se profundizaron y entonces los pacientes se trasladaron de consulta externa a las aulas docentes y los quirófanos están funcionando”, explicó.

Wilfried Strauch, sismólogo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) dijo que el terremoto ocurrió cerca del volcán San Cristóbal, el más alto de Nicaragua.

“Sabemos que cuando ocurre una actividad sísmica cerca de la cadena volcánica siempre tenemos que pensar que pueda haber relación. No podemos hacer ninguna proyección, pero hay una remota posibilidad que esta actividad sísmica tenga que ver algo con el volcán San Cristóbal”, dijo Strauch en conferencia de prensa.

Explicó que ese territorio se ubica cerca de la cadena volcánica, la cual es bastante sísmica, y el mapa de sismos ocurridos en la zona del epicentro de ayer indica que hubo muchos movimientos telúricos.

“El sismo del jueves fue el mayor que conocemos en la historia de esa zona”, indicó el sismólogo.

“Puede ser que un movimiento del magma del volcán haya influenciado en las fallas, aún a esa distancia, porque son como 40 kilómetros del epicentro. No es muy probable, pero posible”, declaró Strauch.

Un grupo de especialistas viajaron al volcán San Cristóbal para constatar posibles manifestaciones en las fallas y evaluar los registros del coloso a través del GPS instalado ahí.

EPICENTRO

El epicentro del terremoto de 6.3 grados, a una profundidad de 4 kilómetros, ocurrió a 7 kilómetros de Puerto Morazán, Chinandega, la noche del jueves en un lugar poco habitado, donde funcionan camaroneras, por eso los daños fueron menores afirmaron funcionarios del Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres.

Strauch aseguró que el epicentro fue al noroeste de Nicaragua y detectado antes de poder sentirlo en Managua.

Estelí y Nueva Segovia en vilo

Máximo Rugama y Leoncio Vanegas

ACCIONES • El comandante José Ramón Montano, jefe de la Dirección de Bomberos en Estelí, dijo ayer que tras el terremoto de 6.3 grados de la noche del jueves activaron las brigadas de primeros auxilios y recalcó que en la cuesta la Kukamonga, en el tramo ubicado entre el kilómetro 169 y 170 (vía Panamericana que une Condega con Estelí) hubo ligeros deslizamientos de rocas y tierra, pero en ningún momento se obstaculizó la libre circulación.

Sí hubo una roca que cayó sobre el carril que va de norte a sur, la cual impactó a una furgoneta, sin generar mayores consecuencias.

En la comunidad Santa Cruz, al sur, el líder religioso y docente Basilio Lorente Castillo dijo que el sismo asustó a la población y que dos o tres casas sufrieron grietas en las paredes.

Mientras, en Ocotal no hubo un informe oficial de daños en las viviendas, pero en casi todos los barrios hay vecinos que reportan resquebrajamiento de paredes, considerando que la mayor parte de la infraestructura es de adobe.

Carlos González, del Benemérito Cuerpo de Bomberos, dijo que por la mañana de este viernes, lograron supervisar cinco casas que resultaron con fisuras.

Tras el sismo, las autoridades de salud y los pacientes del Hospital Alfonso Moncada Guillén fueron ubicados en la Escuela de Enfermería y en el edificio anexo de consultas externas, ambos locales situados contiguo al edificio antiguo, construido en los años 30 del siglo pasado, a base de adobe.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus