•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la cárcel deberá esperar juicio el busero Fernando Reyes Chévez, quien la noche del pasado 29 de mayo atropelló mortalmente a una madre y su hijo de siete años cuando cruzaban la vía frente al Complejo Conchita Palacios del Ministerio de Salud (Minsa).

Las víctimas del accidente fueron Ingrid Gaitán Rosales, de 38 años y su hijo Johar Elías Baltodano Gaitán, de siete años. La tragedia ocurrió cuando madre e hijo recién salían de un supermercado.

El juicio donde se decidirá si Fernando Reyes es o no culpable del delito de homicidio imprudente que le imputa la Fiscalía iniciará el próximo 20 de junio, según lo resuelto por el juez Séptimo Local Penal de la capital, Donaldo Alfaro.

Exceso de velocidad

Entre las pruebas que respaldan la acusación del Ministerio Público, destaca un informe de dirección de Averías, Explosiones e Incendios de la Policía Nacional, donde se indica que Fernando  Reyes manejaba a exceso de velocidad y distraído.

En el referido informe se asegura que el busero conducía a una velocidad promedio entre  53 y 63 kilómetros por hora cuando lo permitido en ese sitio  no debe exceder de 45 kilómetros por hora.

La Fiscal auxiliar, Aracely Hernández  quien  insistió en pedir  la prisión preventiva para el busero, subrayó que Reyes después de atropellar a madre e hijo se fugó del lugar yéndose a esconder a las instalaciones de la Cooperativa de buseros Parrales Vallejos, donde llegó a capturarlo la Policía.

Mientras tanto, la defensa de Reyes Chévez, dijo que en la tragedia “hay responsabilidades compartidas”; porque las víctimas al momento de ser atropelladas estaban sobre la raya amarilla que divide los carriles de la vía.

Ante este planteamiento, Rachel Gaitán, hermana y tía de las víctimas reaccionó señalando que el principal responsable de la desgracia es el busero por ir conduciendo  a exceso de velocidad y de manera distraída.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus