•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En un documento publicado este año por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), titulado “Herramienta de orientación sobre trabajo infantil destinada a las empresas”, define que un niño es una persona menor de 18 años.

En el texto, la organización deja claro que no todo el trabajo realizado por los niños es trabajo infantil. “Millones de personas jóvenes por encima de la edad mínima correspondiente trabajan, remuneradas o no, de manera legítima, apropiada para su edad y madurez y formando parte de su socialización y de la transición de la escuela al trabajo.

Entonces, ¿a qué llamamos trabajo infantil?, la publicación señala que este abarca todas las formas de trabajo inaceptables realizadas por los niños.

“Se trata de trabajo que expone a los niños a daños o abusos porque: puede dificultar la educación y el pleno desarrollo del niño; y pone en peligro el bienestar físico, mental o moral del niño”.

Fuente: Organización Internacional del TrabajoLa OIT define algunos términos para comprender mejor este tema:

1. Trabajo ligero: Es un trabajo que los niños pueden hacer, siempre y cuando este no ponga en peligro su salud o seguridad, ni obstaculice su educación o formación profesional (en general, se trata de trabajo no peligroso durante menos de 14 horas por semana). Solo puede ser realizado por niños de 13 años o mayores (o provisionalmente, por niños de 12 años en algunos países en vías de desarrollo) cuando lo permita la legislación local.

Edad mínima básica: La edad mínima para el trabajo no debe ser inferior a la edad de finalización de la escolaridad obligatoria y, en todo caso, no ha de ser inferior a los 15 años de edad (o provisionalmente, a los 14 años en algunos países en vías de desarrollo). Algunos países establecen que la edad mínima a los 16 años.

2. Trabajo peligroso: Es una de las peores formas de trabajo infantil. Se trata de un trabajo que es intrínsecamente peligroso, como el trabajo con pesticidas o el trabajo en subterráneos, o que se lleva a cabo bajo condiciones que son particularmente arriesgadas para los niños, como las jornadas de trabajo excesivamente largas o en altas temperaturas. Este tipo de trabajo no deben ser realizado por personas menores de 18 años.

Los Estados pueden crear limitadas excepciones para niños mayores de 16 años, discutiéndolas con las organizaciones de trabajadores y de empleadores nacionales, en casos en los que la salud, la seguridad y la moralidad de los niños que participan estén plenamente protegidas y los niños hayan recibido instrucción específica sobre la actividad correspondiente.

3. Otras peores formas de trabajo infantil: Incluyen la esclavitud, la trata, la servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, incluyendo el reclutamiento forzoso para conflictos armados, la utilización de niños en la prostitución y la pornografía, así como en actividades ilícitas como la mendicidad organizada o el tráfico o venta de narcóticos. Los niños nunca deberían estar involucrados en tales actividades.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus