•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La portada de Remembranzas desde El Pool, un Paraíso Destruido, es tan verde como su mismo contenido. En las 124 páginas de este libro, el docente y escritor Francisco López Urbina relata sus vivencias en El Pool,  considerado el lugar más atrayente y el centro recreativo más importante del municipio de Bluefields de la década de los 50, pero que tiempo después se convirtió en un desierto debido a que fue saqueado. 

López describe que en El Pool podía encontrársele 33 especies de árboles, 20 clases de plantas medicinales, 54 especies de aves, algunas al borde de la extinción y una gran poza que tenía aguas cristalinas. 

“Esa agua era tan pura que la gente llegaba a traerla para tomarla, hoy en día es una lástima, el agua es café y mejor ni digo lo que contiene”, expresa López. 

El hogar de  esta flora y fauna también estaba conformado por una gran roca que medía más de siete metros de alto y estaba cubierta por plantas parásitas. Desde ahí, todos los visitantes podían contemplar la belleza de Bluefields y también servía para refugio y escondite de piratas.

“Según Rodney Downs, nieto del señor Atha Francisco, a este lugar le llamaban “El Escondite”. El profesor e historiador Orisson Garth en sus relatos históricos sobre la costa refiere que el ilustre y temido bucanero Sir Henry Morgan, quien destruyó y saqueó la ciudad de Panamá, estuvo en esta cueva, pero de pasada”, refiere López Urbina. 

Historias 

De todos los piratas que pasaron por El Pool, uno de ellos dejó un tesoro enterrado, según cuenta la leyenda que relata López Urbina en su libro. Supuestamente, un hombre vio en sus sueños a un pirata que tenía uno de sus ojos cubiertos con un parche y la cabeza amarrada con un pañuelo, y este le dijo: “Estoy cansado de estar protegiendo este tesoro que me dieron a guardar, como he observado que eres un hombre honesto, he decidido entregárselo y así poder descansar”.

El pirata de los sueños le explicó al hombre que debía llegar al Pool a medianoche un viernes y decir unas palabras mágicas. Así lo hizo en compañía de varios amigos, él repitió las palabras mágicas y de repente todos escucharon un gran ruido y una gran roca se abrió, luego hubo un destello y cuando pudieron ver bien, encontraron joyas nunca antes vistas.

Cuando uno de los hombres quiso tocar el tesoro, desapareció, mientras que el espíritu del pirata nunca regresó en los sueños de aquel hombre, cuenta la leyenda. López Urbina asegura en su libro que el tesoro sigue ahí.

Lo que sí es realidad es que el proceso de devastación de El Pool es uno de los hechos más desoladores que se hayan visto en Bluefields, causados por el ser humano y por el huracán Juana en 1988. “El Pool que había fascinado y cautivado en el pasado hoy está yermo sin sus frondosos árboles de aguas limpias, en este día contaminadas por bacterias y virus capaces de ocasionar enfermedades contagiosas. Los visitantes que aún llegan al Pool muestran un gesto de repulsión cuando ven el agua”, relata.

Este escritor indica que hay empresas constructoras que desde hace años están sacando material de El Pool para construir calles y que nadie los ha detenido. 

Sugiere en su libro una serie de recomendaciones para el rescate de El Pool, con la esperanza que pueda recuperarse al menos el 50% de la reserva. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus