•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace siete años en Nicaragua se implementó por primera vez el programa educativo “Una computadora por niño” (One Laptop Per Child, OLPC) gracias al planteamiento realizado por la Fundación Zamora Terán de desarrollar una alianza público-privada en la que se obtuvo lo mejor de dos mundos: la capacidad de acción de un gobierno, las prácticas de manejo empresarial del sector privado y la continuidad en el tiempo, que garantice que se convierta en un proyecto de país. 

Así inició una implementación que hoy destaca por ser un modelo integral y pertinente, que abarca tres entornos: uno operativo, uno educativo que sale de la escuela e incluye a las familias y uno tecnológico, que busca soluciones modernas a necesidades educativas. 

Este modelo se extendió a Honduras con el mismo nombre. “Somos una sola Fundación, los mismos pero en diferentes países, con un mismo fin que es beneficiar a niños de escasos recursos con educación y tecnología. Lo que nos ha vuelto un referente es el trabajo en equipo, los voluntarios, ese decidido apoyo, ese amor de los jóvenes por los niños y por la educación de nuestros países, ese querer ver un país mejor”, sostuvo Lesly Ramos, directora ejecutiva de la Fundación Zamora Terán Honduras. 

La Fundación implementa el modelo educativo en Nicaragua y Honduras, y trabaja de la mano con Fundación Quirós Tanzi en Costa Rica, Fundación ALMO en Guatemala y en República Dominicana con Barrick Pueblo Viejo. 

Ana Reyes, de Responsabilidad Social Corporativa de Barrick Pueblo Viejo, afirma que la experiencia de Nicaragua es “maravillosa” y acudieron a ella para replicarla en República Dominicana. Parte de la experiencia exitosa de Nicaragua es el trabajo en conjunto con el Mined y la búsqueda de soluciones a necesidades educativas a través de la innovación y la tecnología. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus