•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo de estudiantes universitarios le dio un giro moderno a varios de los juegos tradicionales y juguetes artesanales nicaragüenses que los padres y abuelos conocieron, con la intención de que los niños de “ahora” sean más activos y se desencadenen de los aparatos electrónicos y no teman ensuciarse.

Esta iniciativa denominada Chigüines fue expuesta en la XXI Muestra Empresarial que desarrolló la Universidad Americana (UAM) ayer durante todo el día y donde se presentaron 88 proyectos.

“La idea surgió de la necesidad que los niños de hoy, entre los 4 y 10 años tengan una infancia saludable, por otra parte, queremos darle  valor al trabajo del artesano nicaragüense, que fabrica cosas muy lindas”, dijo María Fernanda Gutiérrez Gaitán, estudiante de IV año de Mercadeo y Publicidad de la UAM, y quien desarolló la empresa con otras cuatro compañeras.

La línea de juguetes consiste en trompos, boleros, yoyos y unos muñecos llamados “personitas”, cuyo propósito es eliminar los estereotipos de género que existen en los oficios.

Este último juego es el producto estrella de la línea de juguetes. Consiste en unos muñequitos de madera  conformados de dos partes, cuya cabeza y cuerpo son intercambiables, de manera que el niño decida si su muñeco será una mujer piloto o un hombre enfermero.

“Todos los diseños son propios, decidimos ponerles caritas de animalitos a los boleros, mientras que el trompo tiene un diseño más moderno y fácil de usar”, explicó Gutiérrez.

Aparte de los juguetes, la empresa publicará un libro de juegos en forma de cuentos, llamado “¿Te cuento cómo jugar?”, para fomentar el juego dinámico y la interacción social.

Tanto el bolero, como el  yoyo y el trompo tienen un costo de 86 córdobas, mientras que las personitas y los libros cuestan 106.

De momento estas jóvenes han sido invitadas a varias escuelas de la capital para ofrecer charlas a los niños sobre el producto, aunque próximamente piensan abrir un local en Altamira.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus