•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los managuas deben “borrar” el miedo a los terremotos, dice Dora Haydeé Chavarría, una especialista en Diseño Arquitectónico Internacional, quien ve en el tráfico, el sistema de drenaje y en la falta de árboles los principales problemas que enfrenta la capital nicaragüense.

La experta agrega que una construcción puede considerarse exitosa cuando “no pone en riesgo a la población”.

¿Qué debe buscar una persona al adquirir una vivienda en un condominio o residencial?

Tienen que ver si las empresas constructoras están cumpliendo realmente con las normativas o parámetros estipulados para poder realizar una edificación. Además, para elegir un apartamento o una casa se tiene que tomar en cuenta varios aspectos: la elección del terreno, si se busca vivir en el centro de la ciudad para tener los servicios básicos cerca o un lugar alejado para estar más tranquilo.

Por parte de los urbanizadores, deben tener muy en cuenta que en el terreno donde se va a construir no sea un área protegida, esto es indispensable. Sobre todo por la cuestión de crear una conciencia ecológica. No es posible que se destruyan lugares que fungen como colchones de viento y de protección.

¿Qué otro factor es necesario?

Es importante que el lugar donde se construyan condominios y residenciales sean terrenos que no dañen sus pendientes naturales para evitar los problemas de inundación que normalmente hay en la capital.

¿Construir edificios en Managua siendo vulnerable ante los terremotos?

El tema de vulnerabilidad es una cuestión de contexto. Por ejemplo, hay países como Taiwán, Japón y Chile que han sido golpeados por terremotos, pero en la medida que hay mejores construcciones y materiales eficientes, el desastre se vuelve menor. Entonces ¿cómo uno amortigua esto? evidentemente, en la calidad de las construcciones.

Uno perfectamente puede construir edificios de dos, tres o cinco plantas. El hecho de concentrar la población en edificaciones centrales se vuelve óptimo en una ciudad como Managua, la cual está colapsando por el problema del tráfico.

¿Qué tan importante son estas construcciones en un país como Nicaragua?

No es importante, sino muy necesario. Una de las complicaciones que hoy tenemos es el tráfico. Para poder moverse de un extremo a otro hay que pasar más de una hora en bus, y en las horas pico se vuelve más complicado. El hecho de adquirir un apartamento en el centro de la ciudad te permite la facilidad, incluso, de llegar caminando hasta tu trabajo, el hospital, la policía y los centros de compras.

Además, vivir en un edificio vertical es más seguro que vivir en una vivienda. Los gastos de mantenimiento se disminuyen porque se tiene a una persona que se encarga de todas esas actividades y no se contrata un individuo de manera independiente, sino de forma comunal. Estas son algunas de las facilidades que provee el vivir en un edificio vertical.

¿Dónde está el éxito de una construcción?

El éxito de una construcción está en no poner en riesgo a la población, eso se logra construyendo de manera responsable. Esto implica que las urbanizadoras realicen los estudios de suelos necesarios, que se acaten las normas de los especialistas, porque se da mucho que en este país todos son arquitectos o ingenieros, cualquier persona viene y edifica a como ellos creen que es. Entonces esa falta de asesoría técnica hace que muchas veces las viviendas colapsen porque no tienen un buen diseño estructural.

Por parte de las empresas se percibe que hay interés en ser más responsables con los materiales que usan y las tendencias tecnológicas que se están implementando”. Dora Haydeé Chavarría, especialista en diseño arquitectónico

¿En cuánto a la relación medioambiente-construcción?

Pasa que el centro de Managua se está quedando sin árboles. Las personas debemos volvernos más ecologistas, más verdes, más dinámicos. Nos estamos convirtiendo en una gran ciudad, pero las grandes ciudades también tienen dificultades. Hay que volvernos una ciudad más caminable, donde no se tenga que movilizar en autos, ya que estos son factores contaminantes.

¿Cuáles son las perspectivas de Managua conforme lo que se ha visto estructuralmente?

Creo que lo primero que debemos hacer es borrar de nuestra cabeza el fenómeno terremoto. Hay unos que no vivieron el terremoto, pero las personas que sí lo hicieron inculcan en ellos el pensamiento que no pueden vivir en un edificio de tres plantas, porque se van a quedar enterrados en caso de un terremoto.

Las personas deben perder el miedo porque una ciudad como esta necesita crecer verticalmente. Además, la economía y los inversionistas van aumentando. Hay que comenzar a hacer usos mixtos de los edificios, es decir que la primera planta sea de comercios y las demás de apartamentos o de oficinas. Y así vamos a ir ordenando más la capital.

¿En comparación con otros países centroamericanos, Nicaragua qué tal está en este sentido?

Creo que vamos caminando. Lo importante es que en Nicaragua, a pesar de los problemas climáticos que tenemos y los fenómenos que nos han atacado, estamos creciendo y mejorando. Por parte de las empresas también se percibe que hay interés en ser más responsables con los materiales que usan y las tendencias tecnológicas que se están implementando.

  • 1.3 millones de habitantes tiene Managua, según cifras oficiales.

¿Además del tráfico, qué otro problema afecta a la capital?

Sabemos que el drenaje alcantarillado y los sistemas de aguas negras en nuestra ciudad están colapsando. Es bueno que en las urbanizaciones y condominios se utilicen sistemas de tratamientos como los biodigestores. Este sistema es muy bueno porque aparte que es funcional y no carga el drenaje de la ciudad, se puede utilizar como abono orgánico. Entonces hay ventajas en el uso de sistemas alternativos que pueden abonar un poco a esta problemática.

¿Qué es un biodigestor?

Son unas máquinas simples que convierten las materias primas en subproductos aprovechables, en varios casos en abono y gas metano.

Managua ha tenido un problema que parece difícil de solucionar y son las inundaciones ¿Cuál es su opinión?

Mirá, aquí tenemos problemas de limpieza, sobre todo por la basura. Ya que esta siempre va a parar a los cauces, provocando que a la hora del invierno los drenajes pluviales se obstruyan. Entonces lo primordial aquí es la organización y un buen drenaje.

¿Cuáles son los retos que deben enfrentar los futuros ingenieros o arquitectos?

Creo que Nicaragua es una hoja en blanco, por lo cual el resto sería hacer las cosas, pero hacerlas bien. Es decir, que se debe construir de manera correcta, respetar las normativas y utilizar los mejores materiales, sin olvidar la responsabilidad ecológica.

  • 325 mil vehículos circulan en la capital nicaragüense, indican cifras de la Policía Nacional

¿Cuál es el tipo de material correcto para utilizar en construcciones que se encuentren en una zona sísmica?

El material varía, pero no es lo mismo diseñar con material emmedue (sistema de construcción antisísmico) que diseñar con mampostería. Por ejemplo, este último es un material aislante, además si colapsa con un movimiento sísmico demasiado fuerte, el peso de los paneles es mucho menor que el bloque. Es decir, que hay mayores posibilidades de sobrevivencia.

La experta

Dora Haydeé Chavarría

Nació en Managua el 8 de noviembre de 1983.

Se graduó como arquitecta en la Universidad Americana.

Estudió en la Universidad de Tunghai, en Taichung, Taiwán, donde sacó la especialidad en Diseño Arquitectónico Internacional.

Trabajó en el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), y en una oficina de Diseño en Taichung, Taiwán. 

Actualmente trabaja en Nicaragua como coordinadora del área técnica del Grupo Inverti.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus