•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a la creación de la Ley 618, "Ley de Higiene y Seguridad Laboral", las cifras de accidentes laborales no bajan. En 2015 se reportó un aumento del 2.4% de accidentes de trabajo en comparación con 2014, según el anuario estadístico del INSS. Para el ingeniero Carlos Adán Rodríguez, director  del Instituto de Capacitación y formación profesional (Inechsa), esto ocurre por varias razones.

En principio porque antes de la implementación de la ley las empresas no llevaban una estadística pública de los accidentes ocurridos.

“Donde he llegado a hacer las valoraciones médicas, he constatado que el 90% de las empresas tienen los medios de protección, el problema es la falta de consciencia del trabajador, cuando ve que el supervisor no está no los utiliza, ya sea porque le estorba o por el calor. Hay lugares en los que tienen que andar con tapones, con orejeras y todo eso les debe sofocar, pero es preferible usarlos a tener un accidente”, aseguró la médico laboral y microbióloga Mercedes Orozco.

Carlos Adán Rodríguez consideró que los accidentes laborales también se producen porque algunas pequeñas empresas no están conscientes de la utilización de equipos de seguridad que llenen todos los requisitos de certificación. “Hemos visto en diferentes negocios que venden artículos que tienen algunas restricciones, por eso nosotros estamos buscando la promoción de elementos de seguridad certificados, sobre todo en las pequeñas empresas porque en las grandes empresas el uso de un buen equipo de seguridad es parte de lo cotidiano”, mencionó Rodríguez durante el XI Simposio Nacional de Seguridad, Salud y Medio ambiente que se desarrolló ayer.

En el anuario estadístico del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social se estableció que la actividad económica que representa el mayor índice de ocurrencia en accidentes laborales es la industria manufacturera. La mayoría de los casos ocurren por golpes y cortaduras, añadió Rodríguez.

La especialista Mercedes Orozco dijo que entre  las enfermedades crónicas que afectan a los empleadores está la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y el estrés laboral.

Orozco recalcó acerca de la necesidad que las empresas realicen exámenes pre y post contratación. “La ley te dice que tenés que hacer chequeos pre-empleo, es decir, antes de trabajar, y esto con el objetivo de ver que si la persona está apta para ese puesto; y si la enfermedad se presenta después de la contratación, indiscutiblemente no lo vas a despedir, lo que tenés que hacer es restructurar su puesto”, recomendó.

Orozco dijo que una empresa manipuladora de alimentos debe realizar chequeos médicos a sus empleadores al menos dos veces al año, en cambio, en empresas tales como las financieras, donde no se manipula material pesado ni de alimentos deben hacerse anual.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus