•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“La Villa”, como la llaman los vecinos, dejó de ser rural. En ella se concentran 12 mil habitantes, distribuidos en ocho comarcas, con una población que registra alta migración hacia el Salvador, Guatemala y Costa Rica, principalmente.

Carmenza Delgado opinó que la vida de la Villa 15 de Julio se ha desmejorado. “Los jóvenes que regresan de los países centroamericanos vienen con algunas mañas, que las multiplican entre la juventud y que sumado al consumo de drogas, deterioran la vida tranquila del pueblo”, apuntó.

Delgado pidió a las autoridades que vuelvan sus ojos sobre esta población, que urge de proyectos sociales, calles pavimentadas, parques y programas de intervención, para evitar la descomposición social.

Esa zona contabiliza a dos personas muertas violentamente en las calles y otro joven que sobrevive al ataque de grupos de chavalos. Y las rencillas van subiendo cada vez más de tono. Primero el escenario fue en el barrio “Buenos Aires”, luego en “Nuevo Amanecer”, pero los conflictos, se han generalizado en otros sectores suburbanos de la Villa 15 de Julio.

“El problema se da a partir del fin de semana. Grupos de jóvenes que consumen licor y marihuana se apoderan de las calles y originan trifulcas, que de acuerdo al nivel de violencia, han terminado con muertos y lesionados graves”, dijo Ana Josefina Izaguirre, madre de Jefferson Efrén Romero Izaguirre, fallecido en febrero pasado. 

Un joven de 20 años de edad, identificado como Elvin David Bravo Martínez, se recuperó, de las heridas producidas por escopeta calibre 12, cuando participaba de una reyerta familiar, la semana pasada

“Es una tentativa de homicidio, seguido de lesiones gravísimas”, confirmó el comisionado Julio Martínez, jefe de detectives de la delegación policial de Chinandega, al informar que Judit Aracely Pérez denunció que Elvin Bravo resultó herido por su primo Álvaro Mendoza, alias “El Perro”, de 18 años. -Una de las víctimas de los conflictivos jóvenes de La Villa-

Maestros de la Escuela “Timoteo Baca” aseguran que los fenómenos sociales como los expendios de marihuana, licor y la prostitución, van en aumento, ante la indolencia de los padres de familia que no aconsejan bien a sus hijos, la falta de un puesto de policía y la atención de las autoridades edilicias. 

Policía sin techo

En ese sector, que en lo que va del año se han registrado 53 delitos, entre ellos robos con fuerza, violencia o intimidación, actualmente no existe una delegación policial.

La casa en la que funcionaba la unidad policial fue desocupada por falta de pago del alquiler, y actualmente, el equipo de trabajo se trasladó a patrullar en las carreteras, al llamado de la incidencia coyuntural de cada comunidad.

“No es que no haya presencia policial. La Villa 15 de Julio está siendo atendida por un equipo de seis policías, que patrullan los sectores de Rancherías, El Higueral, Las Grietas, San José del Obraje, San Juan de las Pencas, Las 20 y San Lucas, que demandan atención", declaró el comisionado Leonel Toruño, jefe de Seguridad Pública de la policía de Chinandega.

“La policía no se retiró. El edificio está en construcción. El presupuesto de esa obra depende directamente de la municipalidad. No hay fecha de entrega de la unidad, pero el equipo al frente del  jefe de sector, Higinio Castillo Centeno, retornará cuando hayan condiciones”, aclaró Toruño, quien agregó que a esa población se le asignó una patrulla.

Toruño acepta que el local fue solicitado por la dueña del inmueble por irregularidad en el pago, cuyo monto era asumido por la alcaldía, porque la policía de Chinandega no tiene partida económica destinada para alquiler de local.

No fue posible localizar a la alcaldesa Aura Lila Padilla, para conocer su versión sobre este caso.

¿Y los padres de  estos muchachos dónde están?

RESPONSABILIDAD • Diversos sectores ven con preocupación los actos de violencia que se registran los fines de semana, sobre todo los que se escenifican en los alrededores de la recién inaugurada cancha municipal, que presupone debe ser utilizada para entretenimiento de la juventud.

Vecinas a esa chancha popular están las instalaciones de la Parroquia “Nuestra Señora de la Candelaria”, que realiza actividades en favor de la restauración del templo, pero cuya feligresía observa los escándalos callejeros.

“Sería bueno que los padres de esta juventud asuman su papel y aconsejen a sus hijos acerca del peligro que implican los incidentes. Yo recomendaría que los jóvenes ocupen su tiempo en el deporte, los estudios, la vida en las comunidades religiosas o los oficios, que son muy productivos y beneficiosos para la población”, dijo el líder religioso, Leandro Vargas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus