•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una segunda acusación del Ministerio Público contra el cirujano plástico David Páramo Sandoval, fue confirmada por las autoridades.

Esta vez por lesiones imprudentes en perjuicio de Allison Molina, a quien le realizó una operación de mamoplastía, que consiste en el agrandamiento de senos.

La segunda imputación contra  el médico fue asignada al Juzgado Sexto Local Penal de Managua y en la misma, la Fiscalía le atribuye el delito de lesiones imprudentes en perjuicio de Molina.

En la acusación se asegura que Páramo le perforó el pulmón izquierdo a Molina en una operación de mamoplastía, según la denuncia que la victima presentó en la Fiscalía.

Mirna Siles, fiscal departamental de Managua dijo a El Nuevo Diario en el dictamen "se establece la inobservancia de las normas de cuidado que debe tener todo profesional médico, la inobservancia de procedimientos quirúrgicos, consentimientos informados a la víctima, derechos que tiene todo ciudadano que es sometido a una intervención quirúrgica”.

Agregó que todavía no se ha determinado la fecha de la audiciencia preliminar para este caso, que actualmente solo hay dos denuncias judicializadas en contra de David Páramo.

“Espero que se haga justicia y que la audiencia preliminar contra Páramo, en relación a mi caso sea programada pronto y que le reafirmen la prisión preventiva con el caso de Lizandra Rodríguez, porque puede escapar del país”, indicó Molina, quien confesó que está visiblemente afectada de su respiración, por lo que tiene que nebulizarse.

15 días de prisión

Por su parte, el juez Séptimo Local Penal de la capital, Donaldo Alfaro dictó prisión preventiva al médico Páramo por el homicidio imprudente en perjuicio de Lizandra Jarquín , quien falleció la tarde del pasado 17 de junio después que le hizo una megaliposucción.

“Existe nexo entre el actuar negligente del doctor (David) Páramo y la muerte de la víctima”, dijo el juez Alfaro, al admitir la acusación, agregando que los hechos acusados por la Fiscalía son graves, no solo por la muerte de una persona, sino porque el cirujano no cumplió con los procedimientos médicos.

De acuerdo con el artículo 141 del Código Penal, se establece que "incurre en el delito de  homicidio imprudente, quien de manera temeraria viola las normas elementales del cuidado y por ello se impone una pena de uno a cuatro años de prisión".

La misma norma penal en su párrafo tercero señala  que quien es declarado culpable de homicidio imprudente, es inhabilitado por igual periodo  cuando la muerte es causada en el ejercicio de la profesión u oficio.

El doctor, quien permaneció cabizbajo la mayor parte del tiempo que duró  la audiencia  preliminar volverá para la audiencia inicial de esta causa, el próximo 15 de julio a las 11 de la mañana.

No dio la cara

En la audiencia preliminar que se extendió aproximadamente una hora, el galeno se mostró cabizbajo y por ningún motivo dirigió la mirada hacia el sitio donde estaban Sandra Gómez y Léster Rodríguez, madre y esposo respectivamente, de Lizandra.

El doctor Páramo, a quien los policías no le esposaron ni antes  ni después de la audiencia, llegó vestido de camisa blanca manga larga, pantalón color caqui, calzando zapatillas color café,  despeinado y visiblemente asustado por la situación legal que enfrenta.

Reacciones

Sandra González, madre de Lizandra Jarquín, quien no pudo evitar las lágrimas al escuchar los detalles de la forma en que murió su hija, insistió en que ellos (familia doliente) quieren que se haga justicia.

“Mi hija no estaba apta para una megaliposucción”, afirmó la madre, agregando que al conocer los detalles de la muerte de su hija “lloré porque sentí un dolor desde lo más profundo de mi corazón”.

Por su parte, la fiscal auxiliar, Kenia Jirón señaló que el médico que ahora tiene dos acusaciones en su contra nunca informó a la víctima (Lizandra Jarquín) de los riesgos para su salud de una megaliposucción y tampoco le dijo qué cantidad de grasa que  le iba a extraer de su cuerpo.

Esperanza

Mientras que el abogado defensor, Luis Fernando Aguilar,  quien pidió se rechazar la acusación o la imposición de medidas distintas a la prisión preventiva para su representado dijo que en el juicio con el testimonio de especialistas (médicos) demostrarán que el procedimiento clínico utilizado por el doctor Páramo para hacer la operación estética a Lizandra Jarquín fue el correcto.

Juez y acusado son viejos amigos

Afinidad• El juez Séptimo Local Penal de  Managua, Donaldo Alfaro, antes de iniciar la audiencia preliminar anunció que se inhibirá de seguir conociendo del juicio por ser amigo del acusado.

Alfaro dijo que el año pasado el médico le hizo una cirugía menor y  además pertenecen a una misma comunidad religiosa y son miembros de la Asociación de Caballistas de Nicaragua.

Seguidamente el judicial señaló que el Código Procesal Penal le permite celebrar las audiencias previas al juicio y por ello hizo la preliminar, pero señaló que enviará el expediente al Tribunal de Apelaciones de Managua, para que sea en esa instancia resuelta su inhibitoria.

La postura del judicial generó entre los abogados, quienes expresaron opiniones encontradas entre los litigantes. La abogada Socorro Meléndez, opinó que el juez no debió haber hecho la audiencia preliminar e inhibirse desde un inicio, mientras que un juez de Distrito que pidió el anonimato, criticó la decisión de su colega, señalando que el juez Alfaro no debió realizar la audiencia preliminar, porque eventualmente la parte que se considera afectada al final del juicio podría pedir la nulidad del proceso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus