•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera vez que Sarah T. Romano escuchó hablar de los Comités de Agua Potable y Saneamiento (Caps) fue durante un encuentro con integrantes de la Coalición por el Derecho al Agua, y su interés era tan grande que decidió hacer su tesis de doctorado sobre esta experiencia nicaragüense.

Romano, amante de la naturaleza y consciente del valor que tiene el agua a nivel mundial, particularmente en Nicaragua, quería entender cómo los Caps han mantenido su autonomía política y a la vez han servido para construir una base amplia y pluralista en varias regiones del país.Sarah Romano.

La norteamericana dedicó 16 meses a la investigación de campo en Caps ubicados en los municipios de Tuma-La Dalia, Matagalpa, San Ramón, San Dionisio y Sébaco.

“Se seleccionó esa zona (Matagalpa) para estudiar la formación y operación de redes municipales de Caps, porque es el departamento donde se encuentran las redes más antiguas y mejor establecidas de esos comités en Nicaragua”, detalló Romano.

  • Sarah T. Romano, profesora asistente de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la University Of Northern Colorado presentó y defendió su tesis de doctorado con el estudio “Los Caps y la gobernanza del agua rural en Nicaragua”.

Se trata de sitios ideales para examinar cómo los Caps se han movilizado, cómo funcionan las redes y cómo siguen evolucionando (incluyendo la red departamental).

San Dionisio fue una de las primeras redes municipales de Caps en formarse (2005) y Sébaco es una de las más recientes (2009). Por tanto, estos casos sirvieron para buscar diferencias y similitudes con respecto a la formación de redes, metas, relaciones con otras organizaciones, expresó la académica.

LEY ESPECIAL

Romano, quien actualmente recorre las comunidades donde realizó el estudio para continuar el contacto con los comunitarios que manejan los Caps, destacó la existencia de la Ley 722, Especial de los Caps, promulgada en el 2010.

Esta ley da a la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) la facultad de extender certificaciones para que los comités sean exonerados del Pago del Impuesto al Valor Agregado y reducir los costos de operación de los Mini Acueductos por Bombeo Eléctrico (Mabe) y de los Mini Acueductos por Gravedad, captados por agua que baja de las montañas.

La Ley 722 es una especie de partida de nacimiento de los Caps, que tienen entre 5 y 30 años de funcionar y que no estaban legalizados, lo que a Romano le parece novedoso.

Por otro lado, la académica considera que en términos organizativos los Caps no son diferentes de otros gerentes de recursos rurales de base comunitaria en cualquier parte de Latinoamérica.

“Los comités son un fuerte ejemplo de empoderamiento orgánico porque gestionan los recursos de agua en áreas rurales y comparten una serie de elementos asociados con regímenes de propiedad”, dijo Romano.

REDES

La investigación de la académica estadounidense examina cómo los administradores de recursos comunitarios y proveedores de servicios de agua trascienden sus comunidades rurales para involucrarse fundamentalmente en nuevas formas de participación política, incidencia y establecimiento de redes.

Considera importante que los integrantes de los Caps intercambien experiencia de manera continua porque a su criterio hay lugares donde las capacidades están más desarrolladas que otras.

“Después de treinta años de gestionar de hecho el agua potable en las áreas rurales del país, miles de comités comunitarios han formado decenas de nuevas redes transcomunitarias y multisectoriales. Estas redes están sirviendo como plataformas para la participación de los Caps en la política formal y su integración en los procesos de formación, ejecución y evaluación de las políticas”, refiere Romano.

En su tesis, Romano sostiene que la autonomía y pluralismo que caracteriza a los Caps se explica por el empoderamiento, capacidades, y legitimidad de los mismos como administradores locales de recursos; sus alianzas con Organismos No Gubernamentales nacionales e internacionales, así como organizaciones multilaterales, alcaldías, instituciones estatales.

Un proyecto que cambia vidas

EXPERIENCIA • El suplicio de caminar largos recorridos para abastecerse de agua terminó para los pobladores de la comunidad El Chompipe, jurisdicción del municipio de Muy Muy, departamento de Matagalpa, cuando constituyeron un Comité de Agua Potable y Saneamiento (Caps), que está integrado por siete mujeres.

Esperanza Sosa, coordinadora del Caps, dijo que a través de un sistema de mini acueducto por bombeo abastecen a 37 familias de forma permanente por una tarifa simbólica de C$20 mensual.

“La ventaja con ese sistema es que no pagamos energía eléctrica, tenemos nuestra certificación y gozamos de la exoneración del IVA en la compra de repuestos, estamos contentos”, refirió Sosa.

Recientemente la directiva del Caps de la comunidad El Chompipe pagó US$100 por un estudio físico y químico de la fuente de agua, la cual de acuerdo con Sosa no tiene arsénico.

Dijo que han reforestado 3.5 manzanas con especies maderables nativas, como parte del compromiso de la reforestación y ahorro del agua.

Sosa contó que durante el verano racionaron el agua debido a la falta de lluvia, pero con el invierno el servicio está disponible las 24 horas.

El próximo reto del Caps liderado por mujeres es la instalación de 37 medidores para el servicio de agua domiciliar mediante llaves.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus