•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua la tasa de mortalidad infantil se sitúa en el puesto número 84 de 193 naciones presentes en un informe global del Fondo de las Naciones Unidas Para la Infancia. (Unicef), muy por debajo de Guatemala, República Dominicana, Haití y países africanos, los más afectados. 

El doctor Eddy Zepeda Cruz recuerda que en los años ochenta, por ejemplo, la mortalidad infantil en el país superaba los cien menores de cinco años por cada 1,000 nacido vivos.

La tasa de mortalidad se basa en la probabilidad de muerte de menores de cinco años; en nuestro país es de 22 por cada 1,000; en el caso de los menores de un año es de 19.

"La reducción se ha venido dando porque en comparación con los años 80 y 90, los Gobiernos cuentan con mayor presupuesto y se destina cada vez más en salud. Esto permite una mayor cobertura y aumenta la consejería a las familias ", explica Zepeda.

“Negar a cientos de millones de niños una buena oportunidad en la vida significa algo más que amenazar su futuro: al exacerbar los ciclos intergeneracionales de desventaja, se está poniendo en peligro el futuro de sus sociedades”, dijo el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. “Tenemos una opción: invertir ahora en estos niños o permitir que nuestro mundo sea aún más desigual y esté más dividido”, añadió.

Reducir más la tasa

Los objetivos de 2030 prevén reducir la mortalidad neonatal a 12 muertes o menos por cada 1,000 nacimientos vivos, y la mortalidad de menores de 5 años a 25 muertes o menos por cada 1,000 nacimientos vivos. Nicaragua ya ha logrado superar esa meta, pues actualmente presenta 22 muertes por cada 1,000 infantes nacidos. El reto es seguir disminuyendo la cifra, indica la Unicef.

Un total de 69 millones de niños menores de cinco años podrían morir debido a causas que en su mayoría son evitables. 167 millones de infantes vivirán en la pobreza y 750 millones de mujeres habrán contraído matrimonio siendo aún niñas en 2030 -fecha límite para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible- a menos que los países del mundo concentren sus acciones en la situación que enfrentan  los niños más desfavorecidos, revela el informe anual sobre el estado mundial de la infancia publicado recientemente por Unicef.

La cobertura sanitaria universal, otra de las metas de 2030, es una de las condiciones para alcanzar estos resultados. “Estas metas pueden lograrse, pero solo si los Gobiernos concentran su atención en los niños más desfavorecidos. Los descensos primeros y más pronunciados deben beneficiar a aquellos que confrontan los mayores riesgos”, destaca el informe.

Programa infantil

El Gobierno de Nicaragua desde 2010 ejecuta un programa de Primera Infancia denominado “Amor para los más chiquitos”, a través de los Ministerios de la Familia, Salud y Educación. Las acciones de este programa giran en torno a una estimulación infantil adecuada, educación, nutrición, salud y cuidados de la niñez desde el embarazo hasta los seis años.

Con esta iniciativa se ha logrado entregar más de 300 mil cartillas en hogares nicaragüenses sobre el trato a los menores, se ha aumentado la red de Centros Infantiles Comunitarios (CICO), los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), así como el fortalecimiento de la educación preescolar, según el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (Mifamilia).

Recomendaciones

Para reducir aún más las tasas de mortalidad infantil, el doctor Zepeda recomienda incidir más en la parte cultural de la población. 

"Se debe promover una alimentación saludable, combatir el consumo de sustancias tóxicas y bebidas alcohólicas, y tener un control riguroso de las vacunas y vitaminas en las embarazadas", sostiene el doctor.

"Las mujeres deben realizar al menos de cinco a siete controles prenatales durante los nueve meses del embarazo para evitar amenazas de parto y muertes de menores. En la medida que atendemos a la embarazada, garantizamos que el bebé tenga más probabilidades de vida", explica el doctor Zepeda.

Reducir los índices de embarazo en las adolescentes es otro factor determinante para disminuir el número de muertes infantiles,  indica el doctor Zepeda. 

Sin embargo, Zepeda sostiene que reducir los índices de mortalidad infantil  no es tarea solo de las autoridades. "Debe ser una responsabilidad compartida. Si la gente acata las medidas brindadas por las autoridades y asiste a las unidad de salud, se evitarían más muertes", aseguró.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus